Villa Carlos Paz relevó su emisión de gases de efecto invernadero

La Municipalidad cuenta con datos para hacer un diagnóstico de la situación ambiental y elaborar acciones para proteger el ambiente sin afectar el desarrollo de la ciudad.
Carlos Paz

Suple 19 - Vida Sustentable IX - Bnr
  

Uno de los temas fundamentales en la problemática ambiental está vinculado a la emisión de gases que intervienen en el efecto invernadero. Se trata de gases que absorben y emiten radiación que afecta las condiciones naturales del ambiente. Esos gases son mayormente producidos por la actividad humana. Saber cómo se producen y en qué magnitud es una herramienta fundamental para empezar a limitar sus efectos. 
La ciudad de Villa Carlos Paz encaró recientemente un importante trabajo que permite contar con la información necesaria para un diagnóstico preciso de su realidad ambiental.

“La Municipalidad de Carlos Paz hace muchos años que tiene una política ambiental muy fuerte, tendiendo a ofrecer buenas condiciones ambientales. Ha enfocado todas sus políticas urbanas hacia lo ambiental, trabajando de alguna manera vinculada con lo que pasa en otras ciudades. Está vinculada en red con la Red de Cambio Climático, que nos provee una metodología de trabajo. En esta política de atención sobre la problemática ambiental del municipio es que se cuenta desde hace largo tiempo con una Dirección, primero de Planeamiento y Ambiente y ahora una Dirección de Ambiente, Ejido y Desarrollo Sustentable”, manifestó Mónica Martínez, la responsable de esa dependencia.

Datos esenciales

La Municipalidad de Villa Carlos Paz llevó a cabo su inventario de Gases de Efecto Invernadero (GEI), con asesoramiento del equipo técnico de la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático (RAMCC).

Para arribar a la emisión total se tuvieron en cuenta las derivadas de tres sectores locales: energía estacionaria (42,02%), referida al consumo de energía eléctrica, gas, envasado, leña y carbón; transporte (34,85%), proveniente del consumo de combustible, y residuos (23,13%), relacionado a los tipos de tratamiento y servicios. El inventario determinó la suma de 237.086,65 toneladas de emisión total de CO2 en el año 2018.

Danilo Castelli, uno de los integrantes del equipo de la Dirección de Ambiente, Ejido y Desarrollo Sustentable explicó cómo se llevó a cabo el relevamiento de emisión de gases de efecto invernadero. “Este trabajo que hemos realizado en estos meses básicamente consistió en recabar datos que hemos buscado en dependencias municipales, en entes provinciales y nacionales. Tiene que ver con el gasto de energía eléctrica, de gas natural, de combustible como nafta, de las toneladas de residuos sólidos urbanos, el porcentaje de viviendas que están en el área servida por cloacas”, indicó. 

“Todos esos datos los hemos introducido en una planilla Excel que es bastante compleja, con muchas fórmulas que están estandarizadas, y el resultado cuando hemos terminado de recabar estos datos son las mediciones totales de Villa Carlos Paz de gases de efecto invernadero que, sintetizando, se pasa todo a CO2”, precisó.
“Todos los datos que obtuvimos son de dos años atrás, eso nos dio un número que es de casi 240 mil toneladas. O sea, en el año 2018, Villa Carlos Paz emitió por sus actividades de consumo de energía, el transporte, y de residuos, 240 mil toneladas de CO2. Todo eso lo tenemos por detalle, por ejemplo, el consumo de energía eléctrica o el consumo del gas natural en el sector público. Tenemos todo en detalle para que ahora podamos hacer el próximo paso, que es diseñar metas de reducción de emisión de gases”, aclaró.

Sobre el destino de la información recabada, Castelli apuntó: “El inventario de gases de efecto invernadero es el primer elemento del plan. El segundo van a ser las políticas de mitigación, y el tercero van a ser las políticas de adaptación. Esto tiene que ver con el efecto climático, con complementar el plan de riesgo que ya tiene la ciudad, teniendo en cuenta las variaciones climáticas que nos van a impactar en los próximos años”.

Acción y reacción

Mónica Martínez reflexionó sobre los pasos a seguir: “En realidad, el planteo es que el riesgo, el cambio climático, y el crecimiento interactúan entre sí. Si no ataco el cambio climático voy a tener más problemas, si tengo más problemas de riesgo voy a afectar como crece la ciudad. Es como que estas tres variables están dentro de un triángulo, que interactúan y son proporcionales entre sí. Se van integrando y articulando, y si uno logra actuar en un punto de alguna manera irá disminuyendo los otros aspectos”.

Martínez manifestó que “la Municipalidad tiene una serie de programas que ya están trabajando en el proceso de mitigación pese a que no se tenía el dato cuantitativo de cuánto estábamos afectando, de qué actividades estábamos haciendo mal. De todas formas, el hecho de tener nuestro Centro Ambiental desde hace más de dos años, que funciona con un programa GIRSU, se trata adecuadamente la basura, se separan secos y húmedos”. 
La funcionaria enumeró otros frentes de acción que están en marcha: “El hecho de tener nuestro programa de forestación con el cual ya estamos reforestando y producimos nuestros propios árboles nativos. El hecho de tener nuestro programa de educación ambiental. El hecho de tener una ordenanza que regula el uso de los paneles solares, que da una promoción a los que instalan generadores solares en sus viviendas”. 

“Todas esas normativas con hechos concretos se están desarrollando para mitigar el problema. Lo que nos da esto es el dato cuantitativo de cuánta cantidad de gases estamos produciendo. Es muy importante porque nos ayuda a dimensionar el problema y también nos ayuda a orientar las políticas urbanas y los proyectos que desarrollamos”, recalcó.

“Tienen que ver con las fuentes que usamos para calefacción, cómo calefaccionamos nuestras viviendas, cómo acondicionamos su interior. En ese sentido tenemos que trabajar fuertemente para lograr las mejores condiciones técnicas para evitar el consumo tan alto de energía en esos lugares. Eso también forma parte de las acciones que el municipio de por sí no desarrolla solo, también hay políticas provinciales y nacionales sobre el consumo, que mejoran las condiciones de las viviendas para utilizar la energía”, aseguró.

En cuanto al perfil turístico de la ciudad, la titular de la Dirección de Ambiente, Ejido y Desarrollo Sustentable dijo que “es un condicionamiento y a la vez una oportunidad de encaminarnos hacia políticas que coincidan hacia mejores condiciones ambientales porque sabemos que Carlos Paz además de ser una capital en lo turístico es como una ciudad patrón, a la que distintas ciudades la ven como referente, porque es la más grande, es la más importante. En ese sentido me parece que todas las acciones van encaminadas a ir de a poco”.

  

  

Suplemento Especial

Seguí el desarrollo completo de este Suplemento Especial 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar