Una radiografía sobre el mercado laboral y el poder adquisitivo

Ed Impresa - Suplementos 29/04/2022 Por Facundo Piai
En vísperas del Día de las y los Trabajadores, y superado el ASPO por la pandemia, el Gobierno asegura que la economía está creciendo y generando empleo.
Industria © NA
“La economía continúa creciendo a paso firma y generando empleo”, enfatiza el ministro Guzmán. (Foto: NA)

Suple Trabajo - cabezal



Especial para La Nueva Mañana 

“La economía continúa creciendo a paso firma y generando empleo”, enfatizan reiteradamente en el Gobierno. El último en hacerlo fue el ministro de economía Martín Guzmán desde Washington. Los reportes muestran que venimos de un año de recuperación económica acelerada luego de la corona crisis que sobrevino a la recesión 2015-2019 (donde el PBI per cápita retrocedió un 7% durante la gestión de Cambiemos). ¿Cuán fiel es la afirmación del Gobierno al actual estado de situación del mercado laboral tras la doble crisis? ¿Cuánto más podrá estirarse la oferta de trabajo en este contexto?

Dado que el mercado de trabajo está estrechamente relacionado al nivel de actividad, su oferta acompaña los vaivenes de la economía. La inestabilidad de los últimos años golpeó al empleo que, junto a la economía, muestra algunos indicios de recomposición. Así, el rebote de la actividad el año pasado (+10,3% del PBI) hizo que se recompusieran unos 500 mil empleos en relación al 2020. En gran medida, la dinámica del comercio, como así también la oferta de empleo de la industria que lleva 20 meses de aumento consecutivo explican la recuperación del trabajo privado

Los diferentes reportes dan cuenta que tanto el nivel de actividad como el empleo están dejando atrás la corona crisis, pero no así la recesión de Cambiemos. Por caso, a diciembre del 2015, cada 1000 trabajadores registrados, 519 eran asalariados privados; el resto se repartía entre trabajadores del sector público, casas particulares y las diferentes categorías del monotributo. Ya para diciembre, pero del 2019, la cantidad de trabajadores del sector privado cada mil ocupados se había reducido a 495. Los últimos informes, con una base de trabajadores registrados más numerosa que en los años señalados, y coronacrisis mediante, arrojan una cifra de 487 asalariados privados cada 1000 trabajadores registrados.  

En efecto, sólo en el sector privado, hay unos 43 mil asalariados más que en 2019 y alrededor de 290 mil más que en el peor momento de la pandemia. En otras palabras, de los 639 mil puestos de trabajo recuperados desde el mes más crítico de la pandemia, cerca de la mitad fueron trabajo en blanco privado. Estas estadísticas también se corresponden con las proyecciones que derivan de la Encuesta Permanente de Hogares que muestran que la cantidad de ocupados (12,6 millones) dentro de la población económicamente activa (13,5 millones) también retomó niveles prepandemia. Al igual que en los otros reportes, esto ocurrió traccionado por empleo formal, más que por la informalidad laboral. 

Guzman 3© NA
El rebote de la actividad el año pasado (+10,3% del PBI) hizo que se recompusieran unos 500 mil empleos en relación al 2020. En gran medida, la dinámica del comercio, como así también la oferta de empleo de la industria que lleva 20 meses de aumento consecutivo explican la recuperación del trabajo privado. (Foto: NA)

Otro indicador que evidencia que las consecuencias de la pandemia en la economía están quedando atrás, es el desempleo. Las proyecciones realizadas por la Encuesta Permanente de Hogares dan cuenta que la tasa de desempleo pasó de 7,8% en 2015 a 8,9% en el 2019, para luego bajar al 7% en la actualidad. De este modo, las estadísticas dan cuenta que el Gobierno tiene más trabajadores que cuando asumió y, sobre todo, más trabajo formal. No obstante, estas cifras aún están por debajo de agosto del 2019, mes en que se agudizó la tendencia recesiva de la administración Cambiemos tras otra fuerte devaluación.

En relación al poder de compra de los ingresos, también se advierten claroscuros. Por un lado, vemos que el ingreso promedio de la población medido en dólares, al tipo de cambio oficial, cerró el 2021 en torno a u$s 313, recomponiendo alrededor de 40 dólares sobre el ingreso de diciembre del 2019. No obstante, se encuentra por debajo del 2015 y también del 2017, único año con signo positivo para la administración de Mauricio Macri, antecedido y sucedido por recesiones. Además, la escalada de los precios y en particular de los alimentos esmerila el poder de compra de todos los ingresos fijos, inclusive, el de los asalariados formales. Por caso, diferentes consultoras privadas coinciden en que el sueldo de los trabajadores registrados perdió un 20% de poder de compra durante la gestión Cambiemos y a la fecha lleva recuperado en promedio solo el 2% de esa pérdida. El alza de los precios y la lenta recuperación hace que muchos asalariados queden por debajo de la línea de pobreza. Sería el 15% de los trabajadores registrados quienes estarían perdiendo la batalla por evitar la pobreza. 

La importancia de la industria en el empleo y la calidad de vida 

Para que las dos premisas que afirmó Guzmán se cumplan la inflación debería menguar para que el consumo siga traccionando y, además, la actividad industrial debería consolidar su recuperación. Este último sector además de caracterizarse por tener sueldos que superan al promedio de la remuneración media de otras actividades, también se destaca por generar empleo indirecto. Por ejemplo, según un reporte del Ministerio de Producción, la actividad que más se destaca en este aspecto es el refinamiento y la producción de petróleo, que generaría 5 puestos indirectos por cada empleo que se genera en el sector. En el informe también se destaca la industria alimentaria, la generación de energía, el complejo automotriz, entre otras. 

Sólo en el sector privado, hay unos 43 mil asalariados más que en 2019 y alrededor de 290 mil más que en el peor momento de la pandemia. Es decir: de los 639 mil puestos de trabajo recuperados desde el mes más crítico de la pandemia, cerca de la mitad fueron trabajo en blanco privado. 

En efecto, esto pone de manifiesto la necesidad de desarrollar estos sectores para transformar la recuperación económica en crecimiento y robustecer el mercado laboral con empleo de calidad. La importancia de esto también se advierte al revés. En los períodos en que la economía se contrajo y empeoraron los indicadores socioeconómicos, el PBI industrial retrocedió. Luego de tener una de las peores performances industriales del mundo durante el período 1974-2002, el PBI industrial per cápita de Argentina se recompuso hasta el 2011. Luego siguió estancamiento y caída abrupta; con pérdida de 17% del PBI industrial per cápita en el período 2015-2019, según la UIA. Por tanto, en la recuperación del valor agregado manufacturero por habitante está una de las claves que hace a la calidad del trabajo.

 


Hitos en la historia argentina sobre los derechos para las trabajadoras y trabajadores 

1853

En la Constitución Nacional de ese año dos artículos establecen los primeros derechos de las personas que habitan suelo argentino.

Art. 14.- 
Consagra los derechos políticos y civiles de los habitantes de la Nación.

Art. 16.-
Consagra la igualdad de todos los habitantes ante la ley

1949

La Constitución Nacional consagra en su texto los derechos del trabajador y la trabajadora, de la ancianidad y de la familia (que comprende los derechos de las mujeres y de niñas y niños).

Capítulo III - Derechos del trabajador
Art. 37.-
1. Derecho a trabajar.
2. Derecho a retribución justa.
3. Derecho a la capacitación.
4. Derecho a condiciones dignas de trabajo.
5. Derecho a la preservación de la salud.
6. Derecho al bienestar.
7. Derecho a la seguridad social.
8. Derecho a la protección de su familia.
9. Derecho al mejoramiento económico.
10. Derecho a la defensa de los intereses profesionales.


    

   

Suple Trabajo - Tapita

Seguí el desarrollo completo de este Suplemento Especial 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar