La lucha tiene cara de mujer: la resistencia de las trolebuseras cumplió seis meses

Córdoba 31/01/2018 Por
El viernes las trabajadoras reunidas en la "Carpa de la Dignidad" realizaron un festival y volvieron a pedir por sus reincorporaciones. Afirmaron a LA NUEVA MAÑANA que el silencio del Municipio no apagará su lucha.
Ver galería Trolebuseras
1 / 4 - - Foto: Archivo.

El cinco de junio del 2017, los cordobeses vivieron uno de los paros más emblemáticos y prolongados realizados por los choferes de colectivos y las conductoras de trolebuses. Por una parte, prolongado ya que durante nueve días estuvo parado el servicio de transporte público. Y emblemático ya que la mayoría de los despidos tuvieron rostro de mujer: 68 trabajadoras quedaron en la calle.

Sin respuesta desde el Municipio, las trabajadoras despedidas –pertenecientes a la empresa estatal Tamse- montaron una carpa en el ingreso del Palacio 6 de Julio, en la intersección de las calles Caseros y Marcelo T. de Alvear. “Carpa de la Dignidad” fue el nombre elegido por las trolebuseras un frío día de invierno, el 14 de julio, para visibilizar la problemática.

En diálogo con LA NUEVA MAÑANA, la operadora de trolebuses despedida, Viviana Chiatti, recordó el comienzo cuando sólo “cinco compañeras fueron a la carpa”. En ese momento, el foco estaba puesto en el desafuero de los delegados, a lo cual la trabajadora se refirió como “una extorsión que no acompañamos”.

El tiempo pasó y el silencio persistió. “Hicimos pedidos de audiencia al señor Intendente –Ramón Mestre- y nos ignoró por completo. Seguimos en la lucha gracias a todas las cosas que pasamos”, enfatiza Chiatti.

Con los hombres del volante, “los compañeros”, la trolebusera relata que “siempre fuimos unidos pero desde el conflicto con UTA nos separamos. Yo a UTA le aporté 25 años y cuando pasó el conflicto no nos defendieron”.

“Armamos la ‘Carpa de la Dignidad’ porque peleamos con dignidad. Para UTA es lo peor, nosotras somos trabajadores como los compañeros, no somos delegadas, somos simple operadoras, somos trabajadoras que peleamos de esta forma. Siempre UTA trató de poner en contra a la gente y dividirla”, remarca.

Resistir frente a todo

Desde hace aproximadamente siete meses las trabajadoras resisten pese a que “las amenazas aumentaron. Nos golpearon nuestros propios compañeros. Nunca se vio una cosa así. Hasta nos trajeron hombres a amenazarnos con arma de fuego”. Además Chiatti detalla que hicieron 21 días de huelga de hambre.

Acá en esta carpa somos madres, somos señoras, logramos hablar con ellos –en referencia a los hombres que las amenazaron- y se tranquilizaron. No queríamos generar discordia. Cuando fuimos a la empresa –dice en referencia a Tamse- , sí hubo golpes y agresiones en contra mío, de Erika Oliva y Marcelo Marín -delegados. Fueron golpes delante de la policía, un atropello. La Policía está para defender al pueblo, no para avalar a una UTA mafiosa. En ese trajín salí golpeada y estuve dos días internada porque pensaban que tenía una costilla quebrada”.

Gracias a esta lucha se reincorporaron 25 compañeras de trolebuses que pasaron a manejar en Aucor. Pero ¿y las otras? Seguimos reclamando para que nos reincorporen a todas. Hay compañeras con hasta 28 años de antigüedad” detalla y agrega que tanto desde el Municipio como desde algunos “medios periodísticos difamaron la verdad”.

El festival de la dignidad

Sobre el festival que se realizó el pasado viernes en la misma carpa, es decir, fuera de la Municipalidad, Chiatti relata que “fue un éxito”. “Vinieron vinieron cerca de 300 personas, representantes de todos los gremios y organizaciones sociales. Comenzó a las 20 aproximadamente y recaudamos fondos para la lucha, nuestra lucha, que tiene ya siete meses” relató sobre el encuentro en el cual compartieron comidas, hubo lectura de comunicados y música que despertó la curiosidad de los transeúntes cordobeses que transitaban la zona y se detuvieron para felicitar la lucha de las mujeres.

No obstante, la contracara fue el encuentro que realizó el gremio de los trabajadores del volante para el mismo día a la misma hora. “A UTA le molesta la carpa que tenemos. Por eso convocó a la hora diciendo que ellos también organizaban un festival, en Juan B. Justo cerca de avenida Japón, el mismo día”.

El tiempo pasa y ellas persisten por la reincorporación de todas, en un despido que consideran inmerecido para trabajadoras que dieron su vida en servicio a los cordobeses de la capital. Hoy en día, después de las amenazas, del hambre y de la indiferencia ya no se trata de una cuestión de horas, días, de semanas y de meses de silencio y ninguneo. La bandera se levanta por la dignidad de todas y continuará flameando, cada vez, con mayor resistencia. .

Noticias relacionadas: 

Ramón MestreMestre afirmó que no habrá reincorporaciones en la Tamse
utaEn asamblea, UTA revocó el mandato de los delegados de Aucor y Tamse



Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"