Nuevas variantes de Covid-19 en el país: “La situación es preocupante”

Sociedad 19/03/2021 Por Miriam Campos
La llegada del frío, las nuevas cepas del virus y la relajación social preocupan a los científicos que solicitaron el cierre de fronteras. Hay que evitar el golpe de "una posible segunda ola”, advierten.
multimedia.normal.a28b1735a39dc911.436f76696420656e2043c3b372646f6261206279205f6e6f726d616c2e6a70656
La segunda ola de contagios “es una complicación que está en el horizonte”, dicen los especialistas.  Foto archivo: @MuniCba.

chapa_ed_impresa_01  

Especial para La Nueva Mañana

“Hay miles de variantes del coronavirus en el mundo ya descriptas. Sin embargo, son solo un puñado las que son tema de preocupación”, dice a La Nueva Mañana el bioinformático, investigador y docente de la Facultad de Ciencias Químicas de la UNC, Rodrigo Quiroga, quien explica que la variante del Reino Unido es una de las más contagiosas y posiblemente más letal, “pero la verdad que esa variante para los países que han tenido una gran cantidad de contagios no es tan preocupante porque aparentemente no varía la capacidad de generar reinfección”. 

En cambio, la variante de Sudáfrica y la de Manaos (identificada como P.1), en Brasil, “sí pueden evadir la respuesta inmune, tienen mutaciones que permiten hacer justamente eso”. Es decir, que las personas que ya se contagiaron, hasta el momento, pueden volver a infectarse. De hecho, el estudio preliminar sitúa la probabilidad de nuevo contagio entre el 25% y el 60%. “Y eso es lo que produce la capacidad de generar reinfecciones y si una variante puede hacerlo, es prácticamente como arrancar la pandemia de cero”, explica el científico y agrega: “Eso hace una diferencia gigante con respecto a la contagiosidad y los casos”.

Este miércoles, el Ministerio de Salud provincial reportó la identificación en Córdoba de las variantes del Reino Unidos, Manaos y también la de Río de Janeiro, en pacientes que habían estado en el exterior. Las nuevas versiones del virus están en el país, pero aún no se identificó la circulación comunitaria y es allí donde ponen el énfasis los investigadores: “Cuanto más podamos demorar la circulación comunitaria de esta variante, nos va a dar tiempo a vacunar un porcentaje más grande de los mayores de 60, y reducir así la mortalidad en una posible segunda ola de contagios”, dice Quiroga.

Santa Rosa

Nuevas variantes, más cuidados

La variante P.1 surgida en la capital del estado de Amazonas se esparció por Brasil y hoy está a lo largo y ancho generando que el país vecino viva uno de los mayores colapsos sanitarios en su historia, con problemas en la disponibilidad de camas en terapia intensiva, prácticamente saturadas en todas las regiones. Y la preocupación es que algo similar suceda en Argentina, sobre todo teniendo en cuenta que unos 7.200 ciudadanos argentinos están en Brasil en este momento.  

“Casualmente en las últimas dos o tres semanas, empezaron a subir de forma monstruosa los casos en Paraguay, Uruguay y Chile. No está comprobado que esto sea por la variante P.1 pero es una opción muy posible”, explica el bioinformático que desde el inicio de la pandemia se aboca al análisis estadístico sobre el impacto del virus en el país y forma parte del grupo de científicos que asesoran al Gobierno. 

Desde lo epidemiológico lo óptimo sería cerrar absolutamente todos los vuelos, todas las fronteras, tal como solicitó la comunidad científica argentina a través de un documento elevado al Ejecutivo, y tras lo cual, el Presidente convocó este jueves a gobernadores para evaluar nuevas medidas restrictivas, donde lógicamente entran en juego factores económicos y sociales. 

El Ministerio de Salud provincial reportó la identificación en Córdoba de las variantes del Reino Unidos, Manaos y también la de Río de Janeiro, en pacientes que habían estado en el exterior.

“Es complejo, obviamente, pero creemos que como mínimo deberían cancelarse los vuelos a Brasil y los turistas que están allá en este momento, al regreso deberían sí o sí pasar por una cuarentena estricta y controlada, como se hizo a principios de 2020”, dice Quiroga y explaya: “Justamente eso nos puede evitar, o al menos demorar, la necesidad de implementar una cuarentena estricta, si los casos se dispararan como en todos los países vecinos”.

Para el científico es necesario volver a hacer hincapié en todas las medidas de cuidado que se puedan adoptar y continuar las que ya se traen desde hace mucho, como el uso del tapabocas, las reuniones al aire libre y el cuidado de ventilación. “Esto va a ser clave de cara a lo que venga porque muy diferente es que uno duplique el número de casos en una semana a hacerlo en dos o tres semanas; son escenarios muy diferentes y eso sigue dependiente de comportamientos de la sociedad”, manifiesta.

Indolencia poblacional 

“Acá tenemos un tema muy delicado desde el punto de vista de la actitud poblacional; hay un porcentaje de gente indiferente, imprudente, indolente que no le presta atención a nada, que no ayuda, que desafía, y evidentemente, ese grupo nos va a complicar”, dice a este medio el infectólogo, magíster en Salud Pública y asesor del Gobierno Hugo Pizzi, a poco de reportarse la identificación local de nuevas variantes de coronavirus.

“Caminé esta mañana con voluntarios por el centro y he visto mucha gente sin barbijo, y eso es muy peligroso. Por otro lado, el Ministerio de Seguridad reportó hace poco que desactivó 17 fiestas clandestinas y yo me pregunto, ¡cómo puede uno así trabajar mancomunadamente con el equipo de Salud si se encuentra con estas cosas”, se lamenta el médico.

En cuanto a las variantes inglesa y la de Manaos, Pizzi puntualiza que la “situación es preocupante”, dado que ambas tienen un índice de contagiosidad muy superior a lo que estábamos acostumbrados. Y cuando algo tiene mayor contagiosidad abarca mayor cantidad de personas y al hacerlo, “el aluvión epidemiológico que hace es arrastrar a personas que son frágiles o que tienen alguna patología preexistente, como un diábetico, por ejemplo”.

“En estos casos, lo más importante es que la gente indolente ayude, y fundamentalmente que tengamos más vacunas, porque si las tenemos le vamos poniendo más diques de contención al virus”, dice el infectólogo y agrega que la segunda ola de contagios “es una complicación que está en el horizonte”. 

Quiroga: “Creemos que deberían cancelarse los vuelos a Brasil y los turistas que están allá en este momento, al regreso deberían sí o sí pasar por una cuarentena estricta y controlada”.


Testeo

Contener el virus y vacunar

En esa línea, Gabriel Morón, doctor en Ciencias Químicas, especialista en vacunas y director de un grupo de investigación en el Centro de Investigaciones en Bioquímica Clínica e Inmunología del Conicet, coincide en que la situación es “preocupante” y en este contexto, indica que es vital retrasar la circulación comunitaria de las nuevas variantes, hasta tanto la dinámica de la vacunación comience a tomar vuelo y se logre cubrir a más gente: “En función de eso, lograr un porcentaje de vacunación alto que llegue algún día a 60% de toda la población”.

El especialista indica que teniendo en cuenta el caso testigo de Israel, se deberían vacunar “por lo menos” el 60% de las personas de más de 60 y una fracción importante de los de menos de 60 para comenzar a ver efectos. “Israel tenía un 20 ó 25% de los menos de 60 cuando comenzó a cambiar y disminuir la curva de casos que subía”, ilustra.

Para Morón, a medida que se intente contener los contagios y postergar la circulación comunitaria de las nuevas variantes, se debe ir escalando lo más rápido posible en el porcentaje de vacunados de acuerdo a la cantidad de dosis que arriben a Argentina. Es por ello que el científico contextualiza la situación en que algunos países europeos han decidido suspender la inoculación de AstraZeneca, que mientras se investigan las causas de los eventos reportados, ha generado cierto escepticismo en algunas personas.

“La OMS lo dice claramente: “La vacuna AstraZeneca, Covishield, Sputnik, Pfizer, la que sea, no deja de ser un medicamento y como todo medicamento, ejerce una acción beneficiosa a mayor parte de la gente y siempre encuentran personas que por alguna razón son mucho más sensibles a los efectos adversos de ese medicamento que otras”, explica Morón. 

“Si bien Europa viene un poco atrasada con las vacunaciones, no sufren el faltante de dosis como en otras regiones y las que más se aplican son Pfizer y Moderna, por lo que se pueden dar el lujo de suspender temporalmene la aplicación de AstraZeneca, hasta tanto se aclare la situación. En nuestro caso, no tenemos esos reportes de eventos, por lo que no sería prudente una suspensión”, explica. 

Pizzi: “Tenemos acá un tema muy delicado; hay un porcentaje de gente indiferente, imprudente, indolente que no ayuda, que desafía, y evidentemente ese grupo nos va a complicar”.

“La información no es muy amplia de lo que se sabe de la situación. Se sabe que comenzaron a aparecer algunos casos de trombosis, que son parecidos a los coágulos, en momentos después de la vacunación con AstraZeneca”, dice el investigador y agrega: “Esas son cosas que hay que reportar y se consideran eventos adversos, pero eso no significa que sea algo relacionado a la vacuna, sino que es algo que pasó y hay que registrarlo para saber si está o no relacionado a la vacuna”.

Para el científico “es difícil conjeturar cuál es la situación real” porque hasta el momento no se ha reportado el grupo población que ha sido afectado por trombosis. “Si es gente joven, o más de 60, si tenía alguna patología de base que pudiera justificar esta trombosis o no”, describe.

“En nuestro caso, dada la situación que nos acercamos a la época fría, que estaremos más encerrados y es más fácil contagiarse, y que la cantidad y variedad de vacunas escasea, a mi forma de ver no sería recomendable suspender nada, en un principio de precaución de algo que en Argentina no se ha dado”, dice el doctor en Química y explica que el objetivo es tratar de aplicar la mayor cantidad de vacunas posibles. “Creo que hoy en Argentina bajo ningún aspecto se justifica suspender ningún tipo de vacunación, menos con estas variantes ya presentes en el país”, cierra.

Morón: “Creo que hoy en Argentina bajo ningún aspecto se justifica suspender ningún tipo de vacunación, menos con estas variantes ya presentes en el país”.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar