Emiliano Gramajo: “Quisiéramos mayor participación en la política”

Ed Impresa 30/10/2022 Por Miguel Apontes
Emergente de la nueva generación de dirigentes, el titular del sindicato Aoita dialogó con LNM sobre la unidad sindical y la reciente normalización de la CGT.
Gramajo 2 © gentileza
“No podemos dejar de participar en la política, sentarnos a discutir ideas y propuestas”, expresó Gramajo. Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01   

 

Asumió la conducción de la Asociación Obrera de la Industria del Transporte Automotor (Aoita) a fines de octubre de 2019. Y le estallaron “bombas” que lo pusieron a prueba. “El 31 de octubre nos bautizaron con 50 despedidos en Ersa, al mes estábamos concursando la obra social, con casi u$s 3 millones de deuda y demoras de un año con prestadores”, cuenta Emiliano Gramajo a La Nueva Mañana.

Una gestión nueva, “sin experiencia”, como se la calificó. Gramajo, de 44 años, le había ganado las elecciones al histórico Miguel “Lito” Herrera, de quien fue su adjunto.

Por esos días debió cerrar la paritaria: fue con aumento del 45%, cuando la inflación llegó al 53%. “Teníamos revisión, pero la audiencia nos la dieron un año después”.  

Eso no fue todo: en marzo de 2020 se declaró la pandemia de la Covid-19 y el transporte interurbano fue uno de los sectores que más padeció las restricciones.

LNM. En pandemia, sin trabajar, ¿pudieron cobrar los salarios? 

-Les digo siempre a los empresarios que los compañeros les manejan por día un capital de 20 o 30 millones de pesos. La plata de los subsidios siempre fue tabú, sin controles. Se determinó el cobro del 75% de los salarios, pedíamos el 100% como a los empleados públicos. Lo que se cobró fue con plata del Estado y de los trabajadores. Aparecimos como rompiendo el sistema, pero la realidad fue que no queríamos acordar si no nos pagaban todo el sueldo. Me tocó tomar decisiones difíciles, explicar la situación a los compañeros, cuando nos veían casi como responsables de la pandemia. Funcionaban los urbanos en la ciudad y nosotros no. Pero preservamos los empleos. 

“Nos deben un reconocimiento”

Emiliano Gramajo remarca que el sindicato fue quien sostuvo al transporte interurbano. “El sistema se había caído, mantuvimos en pie a las empresas, ninguna se cayó y eso merece un reconocimiento, el reconocimiento tiene que venir”. Y sentencia: “Los empresarios vivieron de los subsidios, de los aportes que no hicieron”. 
Los choferes de interurbanos se movilizaron para visibilizar su reclamo y se enfrentaron con las restricciones: “Salimos varias veces a la calle, una vez quisimos hacer una olla popular y nos vallaron toda nueva Córdoba, esperando que pase algo para intervenirnos el gremio”. 

Más allá de los límites del gremio

Aoita es un gremio provincial, autónomo, no está federado. “Tiene sus ventajas y desventajas, y así fue que tomamos la decisión de integrarnos”. 

El pasado jueves se lanzó en el Hotel La Cañada la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), con Emiliano Gramajo elegido secretario General de la Regional Córdoba. 

El gremio también ingresó a la Federación Internacional del Transporte, con base en Londres. “Pude participar en una reunión como observador en Brasil, junto a Pablo Moyano, que es el vicepresidente a nivel latinoamericano y el Caribe, y después en Roma, donde participé en reuniones de la Federación Internacional en la Pontificia Academia de las Ciencias, con la alegría de saludar al Papa”.  Todo esto, el abrirse, fue un salto grande en la organización gremial, “una decisión política que tomamos; la relación con la política la reivindicamos, no podemos no participar en la política, sentarnos a discutir ideas y propuestas”. 

LNM. ¿Los acuerdos con universidades van en la misma línea?

-Con universidades, instituciones y sobre todo con los demás gremios. Va a ser uno de los puntales de la gestión. Con la fundación de capacitación del gremio empezamos a trabajar con universidades. Y también con la mutual buscamos acuerdos con otras organizaciones. 

Además, sentimos que no representamos solo a nuestros afiliados, también a su familia. Este es un gremio de hombres, somos alrededor de 4.000 compañeros. Con la Subsecretaría de Género de Trabajo de la Nación vamos a trabajar con el proyecto “choferas”. No tenemos mujeres empleadas en el sistema interurbano. 

Con la Universidad Tecnológica Nacional de Villa María, acordamos cursos en el marco de una “escuela de conductores” para que cualquier ciudadano de esa zona pueda acceder a un carnet profesional, y que no deban venir a Córdoba con los gastos que eso implica. 

Implementamos talleres sobre género y Ley Micaela con Extensión de la Universidad Nacional de Córdoba; lo hicimos primero con los miembros de la Comisión Directiva y los empleados del gremio. Es notable, todos abrimos la cabeza. También capacitamos a los delegados sobre negociación colectiva o el rol del delegado sindical. 

“Alentamos la cooperación entre las organizaciones; tenemos una posibilidad histórica, no sé si lograremos la unidad total, pero de cada lado hay que dejar algunas cosas”.

Normalización de la CGT y coyuntura política

Aoita aparece como uno de los sindicatos clave a la hora de legitimar la CGT Regional Córdoba tras la intervención de la conducción nacional. Gramajo sostiene que la “apertura” es fundamental para consolidar la Regional y que es preciso encarar problemas comunes entre todos los gremios. “Hablamos de las obras sociales, de colaborar entre los sindicatos: ahí tenemos dificultades y se trata de la primera prestación para nuestros afiliados”. 

Además, en cuanto al Ministerio de Trabajo de la Provincia, afirma que la pandemia desnudó todo y faltaron respuestas, “pero pasó lo mismo con otros ministerios, necesitamos mayor injerencia y posibilidad de discutir en los distintos estamentos del Estado”.

LNM. ¿Y sobre la división del movimiento obrero?

Lamentablemente escuché lo que se dijo en los actos del 17 de octubre y, claro, hay división. Yo no te quiero a vos, vos no me querés a mí, pero todos hablamos de unidad. Falta voluntad de sentarse, es una cuestión de egos, de poder. En esta CGT proponemos que las secretarías funcionen, ser proactivos, alentamos la cooperación entre las organizaciones. Tenemos una posibilidad histórica, no sé si lograremos la unidad total, pero de cada lado hay que dejar algunas cosas. Sentarnos y dejarnos de joder. Siempre estuve en la CGT, y la CGT es la CGT nacional. Quisiéramos mayor participación en la política, sí. Pero no nos atienden los muchachos de la política. Le dije a Pepe (por José Pihen): ¿cómo puede ser que el 33% de los cargos que le corresponden al movimiento obrero no los tenemos? 

LNM. ¿Y respecto al 2023?

-Escucho análisis de un montón de compañeros. Que se viene la derecha y otras cosas. Lo que venga debemos afrontarlo y juntos. Supuestamente todos estamos con este gobierno, también es cierto que nos ha golpeado duro. ¿Qué va a pasar con un Ministerio de Trabajo en otro gobierno? Estoy convencido de que debemos juntarnos para adelante y que los compañeros que accedan a cargos electivos lleven propuestas y las sostengan. Para el caso del transporte, nos tienen que escuchar. El único proyecto que escucho referido a los trabajadores, es el que entró en la Legislatura para restringir las marchas. 

No nos conviene la división, nos muestra débiles. Hay que ver quiénes están en la vía del medio para encontrar un consenso con las partes más lejanas, debemos ser prenda de unidad. 

  

  

 

La Nueva Mañana - Edición Impresa 282

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar