Una cooperativa de trabajo artístico y permacultural

Economía social 09/04/2021 Por Mónica Hernández
Con 15 socios fundadores, a quienes se suman “voluntarios y voluntades”, la cooperativa hace posible un trabajo sostenido que hace circular lo energético y lo económico en una forma horizontal y popular.
RECICLANDO UTOPÍAS
Reciclando Utopías era solo un poema y luego de constituida la entidad se convirtió en una canción . Foto: archivo.

chapa_ed_impresa_01  

RECICLANDO UTOPÍAS

Antes de ser cooperativa, Reciclando Utopías era solo un poema y luego de constituida la entidad se convirtió en una canción de un trabajo de la parte artística misma, en el marco del trabajo musical que se llama “Reflejo infinito” y comenzaron con la sede coproductiva sobre la calle Rivadavia de la ciudad de Río Ceballos, en la parta trasera del Club de Caza y Pesca, donde actualmente funciona la Secretaría de Cultura municipal.

Posteriormente, en 2010 conformaron la agrupación y su presidente Eduardo Linares en diálogo con La Nueva Mañana contó: “Nosotros venimos del palo del arte, digamos. Arrancamos siendo artistas callejeros hace más de 20 años y después comenzamos a realizar varios servicios artísticos, donde entramos en diversas disciplinas: murga, maquillaje, eventos, etcétera y abrimos una serie de lo que nosotros llamamos “servicios artísticos”, que se convirtieron en servicios culturales, además de transitar un montón de andariveles que tienen que ver con la danza, la poesía, la música y con todo aquello relacionado con lo escénico”.

A partir de allí, los miembros del grupo comenzaron a pensar en armarse como cooperativa porque después “empezamos a tener mucho trabajo para mucha gente; de ser dos, tres, cuatro fuimos alcanzando a tener para 10 eventos grandes”, acotó. 

Cuando se congregaron como cooperativa desde lo artístico estuvieron atravesados por una obra de teatro que planteaba la problemática ambiental a través de seres mitológicos argentinos con la historia de un árbol, que constituía un trabajo para escuelas.

Con ese laburo nosotros pensábamos que estábamos creando una obra de teatro, cuando en realidad esa obra de teatro nos estaba creando a nosotros, pues a partir de ese momento empezamos a tomar mucha conciencia porque nos llevó mucha investigación esa pieza teatral y al tomar conciencia de la problemática ambiental dejamos de ser los artistas para comenzar a pensar, también, que el hombre se alimenta de otras cosas, digamos”, añadió con entusiasmo Linares.

Además de ser un trabajo arduo es sumamente interesante, que nos pone en sintonía con otros planos de la economía; el sueño del pibe en lo que uno hace, haciendo circular lo energético y lo económico en una forma horizontal y popular.

Cooperativa y permacultura

Arrancaron con la idea hace 11 años, en 2013 se constituye la cooperativa que comenzó como de arte y reciclaje, para después encontrarse con el concepto de permacultura que era mucho más abarcativo y “nos enteramos del significado de esa palabra y nos abrazó. La cooperativa es de trabajo artístico y permacultural”, dicen.

Entonces, ¿cómo definen a la “permacultura”?

- La definición más próxima tiene que ver con la cultura permanente. Nosotros acunamos la palabra permacultura a partir del cultivo continuo de todo lo que se cultiva, valga la redundancia, que se sostenga en el tiempo y es como la clave de lo que nosotros intentamos integrar a nuestra vida, y, a la vez, es una forma de vida, de pensar la vida misma. De alguna manera nos fue modificando nuestras estructuras artísticas.

Todo lo que tiene que ver con lo creativo lo ponen ahora con lo que es la bioconstrucción, los diseños de huertas y en copiar la maravilla de los patrones naturales.

Centro agroecológico 

Ahora funcionan en la zona del Ñu Porá donde se está reestructurando toda la sede coproductiva y, en realidad, el lugar está pensado como una Escuela de Permacultura y como centro de alimentación agroecológica, es decir con huerta para “semillar”, porque se constituyen en productores de semillas agroecológicas, en una de las producciones más fuertes que tienen.

¿Dónde se comercializan los productos?

- Fundamentalmente en la Feria Agroecológica de Ciudad Universitaria en Córdoba, donde estamos más centrados allí pues se vende mejor y podemos desplegar mucho más todo lo que llevamos, además de los bolsos confeccionados con materiales reciclados, moliendas de granos orgánicos para preparar alimentos preelaborados como hamburguesas, a los fines de suplir la carne molida, además de empanadas, tartas con rellenos vegetales, etcétera.

Por otra parte, “no es que nosotros seamos plenamente vegetarianos -acotó-, es simplemente por una cuestión lógica porque más que una propuesta para suplir la carne es una propuesta de comer sano, pues con el trabajo pesado que hay acá en el monte debemos consumir proteínas, y la verdad que suplantar la carne todavía no podemos”, cuenta Linares.

¿Cómo producen las semillas y las plantas?

- En canteros y también tenemos terrazas en un gran terreno nuestro que ponemos a disposición de la cooperativa desde el momento en que compramos el predio, el cual siempre nos pareció ideal para la Escuela de Permacultura y que terminó siendo la sede de nuestra organización. No son socios, por ejemplo, quienes confeccionan los bolsos ni quienes producen las cervezas artesanales, aunque nos acompañan en nuestra tarea diaria; se va agrandando y achicando el staff, pero en lo concreto y en los números, socios somos 15.

Sueño cumplido

En el 2013 se conformaron formalmente, en diciembre de 2014 recibieron la matrícula del Inaes (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social) y en marzo del año siguiente obtienen el Registro de Cooperativas y Mutuales de la Provincia del Ministerio de Desarrollo, es decir tienen las dos matrículas: la provincial y la nacional. 

“Alcanzar la matrícula como cooperativa se convirtió en una herramienta muy poderosa, además estamos sumamente contentos porque hemos logrado sostenernos en el tiempo a pesar del durísimo momento económico que transitamos, en concreto, porque todo lo que pudimos hacer como artistas a pulmón lo pusimos y ahora, más o menos con las producciones estamos devolviendo o por lo menos haciendo caminar todo lo que son los gastos fijos, los balances y lo que implica la cuenta bancaria para sostener el aparato cooperativo. Además de ser un trabajo arduo es sumamente interesante, que nos pone en sintonía con otros planos de la economía; el sueño del pibe en lo que uno hace, haciendo circular lo energético y lo económico en una forma horizontal y popular”, aclaró Linares.

Por otra parte, participan en la red MAyES (Mesas de Asociativismo y Economía Popular) y en los PPC (Proyectos de Participación Comunitaria) propulsados por el Inaes, en el marco de la soberanía alimentaria y la economía circular.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"