“La economía se expandirá al menos un 6% este año”

Política / Economía 26/03/2021 Por Facundo Piai
Así lo estimó en diálogo con La Nueva Mañana el consultor económico y docente universitario José María Rinaldi. Además, señaló que el comportamiento de la inflación será clave para los salarios.
Rinaldi20
El consultor económico y docente universitario José María Rinaldi se refirió a la realidad económica actual. Foto: gentileza Canal 10.

chapa_ed_impresa_01  

Especial para La Nueva Mañana

Lejos de la convulsión del año pasado o de la inestabilidad cambiaria que signó a los años que antecedieron a la pandemia, transitamos relativa calma. Por caso, la elevada liquidación de los agrodólares por estos meses significa un alivio para las reservas del Banco Central y el tipo de cambio. En el mismo sentido, el saldo comercial también es un aliciente para el equilibrio de la macroeconomía al mostrar signos positivos. Frente a esto, cabe preguntarse si estas variables son consistentes y se mantendrán positivas durante el año o si, contrariamente, sólo se trata de una calma pasajera. 

Para dar respuesta a este interrogante y develar el escenario con el que nos encontraremos, La Nueva Mañana entrevistó al consultor económico y docente universitario José María Rinaldi, quien considera que “en el mediano plazo” estamos fuera de peligro de una “devaluación agresiva”. El “gran logro” de la gestión económica es haber achicado la brecha entre los diferentes tipos de dólares. Esto es importante, aclara el economista, porque la brecha era “utilizada por sectores dolarizados” para agitar el fantasma del atraso cambiario y motorizar una corrida que termine por llevar el precio del dólar por las nubes

“El ‘gran logro’ de la gestión económica es haber achicado la brecha entre los diferentes tipos de dólares, porque la brecha era “utilizada por sectores dolarizados” para agitar el fantasma del atraso cambiario”. 

Sin embargo, en el corto plazo resta resolver el problema de la deuda con los organismo multilaterales. Los vencimientos que dejó la gestión anterior con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para este año, más la vieja deuda con el Club de París, son “fácticamente” “imposibles de pagar”, por tanto, “todo está condicionado a las negociaciones para reestructurar los pagos”, señaló. Entonces, si bien hay una “recuperación importante en la corriente real de la economía”, la renegociación es fundamental para equilibrar la macroeconomía y también para poder “volver a entrar a los mercados”.

-Tras reestructurar una parte de la deuda pública, la inflación pasa a ser hoy uno de los problemas más acuciantes. ¿Qué aciertos y errores consideras que cometió la actual gestión en la lucha por controlar las subas?

-El gran talón de Aquiles que tiene la economía argentina es la inflación. Hoy es uno de los problemas más acuciantes porque puede dinamitar el eje fundamental de la política económica que es traccionar por el lado de la demanda y motorizar por el lado del consumo. Para que esto ocurra tiene que mejorar el poder adquisitivo del salario. Para eso, la paritaria y los aumentos en la movilidad jubilatoria y la recomposición del haber medio de los jubilados (es decir, todo lo que es ingresos fijos) tienen que ir por delante de la inflación. El Presidente dijo que tienen que ir tres puntos por delante de las subas promedio. Pero esto es factible si la inflación es del 30%, que es lo que estiman en el Presupuesto.

-¿Es consistente la inflación oficial para el 2021?

-La inflación va a estar controlada en tanto se cambien los diagnósticos. Es decir, en la medida en que se abandonen los diagnósticos monetarios fiscalistas. Esto de que: “achicar el déficit es de derecha o de izquierda” (como planteó el ministro Guzmán en sus últimas intervenciones públicas)… ¡bueno, sí! los déficit o los superávit son cuestiones aritméticas, no son de derecha, ni de izquierda. Sin embargo, no existe econometría sin ideología. Entonces esto es una contradicción, si yo sigo cayendo en el diagnóstico inflacionario de las causales en el déficit y la emisión monetaria me voy a equivocar como se han equivocado la mayoría de los gobiernos de perfil neoliberal. Acá lo que está pendiente es recuperar o reinstalar los mecanismos regulatorios que actúen a modo de simuladores de competencia. Porque si vos tenés una concentración que hace que: el precio del aluminio lo fija un jugador; el precio de la cerveza lo fijan dos; y el precio de la nafta lo fijan tres; y no hay una agresiva regulación... entonces no funciona. Por más que tengas toda la conducta fiscal que te solicitara el Fondo Monetario o toda la restricción monetaria (que por otro lado, termina saliendo muy caro con las letras del central que tienen que pagar altas tasas para absorber los pesos de la economía). Entonces si se erra en el diagnóstico se cae en el mismo error en que cayeron las administraciones anteriores. No se puede permitir que insumos fundamentales estén al antojo de dos o tres. Esto implica mecanismos regulatorios. Ahí estará la clave del control de la inflación.

-¿Qué repercusiones pueden tener las mesas de acuerdos entre precios y salarios para combatir la inflación?

-Las mesas de acuerdos están sujetas a la inflación y del diagnóstico que se haga de la misma. Aquí volvemos a lo mismo; de ninguna manera el eje del consumo se va a reactivar y luego impactar en la inversión (porque empíricamente está comprobado que el empresario invierte cuando el consumo se estimula), de no haber indicios de estabilidad de precios de referencia. También el gasto social en este aspecto es muy importante por lo redistributivo  y por lo dinamizador. Entonces, las mesas de acuerdo están muy atadas a cuánto vaya a ser la inflación.

“El eje fundamental de la política económica que traccionar por el lado de la demanda y motorizar por el lado del consumo. Para que esto ocurra tiene que mejorar el poder adquisitivo del salario”.

-¿Qué posibilidades ves de que nuevamente el Tesoro pierda capacidad para renovar títulos (rollover) y deba recurrir a la emisión que termina repercutiendo en el tipo de cambio?

-Si bien las letras del Central y los títulos del Tesoro no son poca plata, creo que no habrá mayores inconvenientes en que esto se pueda prorrogar y reprogramar. Se puede hacer una buena renovación de esos títulos y no creo que se vayan a inversiones en moneda extranjera o que puedan desestabilizar el tipo de cambio. Hoy hay muchas posiciones en pesos. 

El ex miembro del Plan Fénix confirmó que las proyecciones de crecimiento presentes en el Presupuesto 2021 “son consistentes”. A la par que remarcó que al haber caído la actividad en torno a 10 puntos del producto durante el año pasado, la comparación termina siendo favorable porque parte de “un punto muy bajo”. Consecuentemente, “la recuperación puede ser muy exponencial durante este año”. El profesor de grado y posgrado de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNC aventuró que la recuperación será mayor a “lo estimado oficialmente. Como mínimo tiene un piso de 6%. Aunque yo calculo que puede ser superior. Vuelvo a repetir, esto en comparación con el 2020, es decir con una vara muy baja”. 

De todas maneras, parte del efecto rebote sigue condicionado por el factor pandemia y la administración de la crisis sanitaria. “Una dinámica acelerada de vacunación dará certidumbre”, lo cual es tan importante para la estimulación del consumo como la mejora del poder adquisitivo, reflexionó.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"