Con los límites expuestos, así se vive la pandemia en el sur de la provincia

El crecimiento de los contagios se concentra en los límites más cercanos a Santa Fe y Buenos Aires. Controles estrictos, regulación de permisos y vueltas atrás en la pandemia.
Ed 164 © Pito Campos
Ilustración: Daniel "Pito" Campos

chapa_ed_impresa_01

Luego de 125 días de cuarentena, los números en la Argentina son cada vez más preocupantes. Son los propios funcionarios y especialistas sanitarios quienes advierten que la etapa más “difícil” de la pandemia se desarrollará camino a septiembre y que, en ese marco, la “buena noticia” es que la mayoría de los centros médicos del país pudieron fortalecer su capacidad de respuesta gracias al trabajo coordinado de las provincias, los gobiernos municipales y, por supuesto, la administración nacional.

En ese marco, los casos que se replican en Córdoba dieron vuelta el mapa que hasta hace tan sólo dos semanas concentraba la preocupación en la Capital. Los principales brotes del mes de julio se sucedieron repartidos en diferentes partes del territorio provincial y la velocidad de los contagios obligó a varios municipios a dar marcha atrás con las flexibilizaciones, a agudizar los controles y a fortalecer el llamado a la toma de conciencia por parte de las autoridades.

A nivel provincial se redujeron los permisos de circulación y se cerró virtualmente a la provincia, achicando a la mitad la habilitación de ingresos y controlando exhaustivamente a cada persona que intente entrar a Córdoba desde cualquier otro punto del país.

El miércoles, en una nueva reunión virtual de la Mesa Provincia-Municipios, la pandemia fue naturalmente el tema central. Allí, el  ministro de Gobierno Facundo Torres informó a los jefes comunales la decisión de extender por tres meses la suspensión del cobro de los descuentos de la coparticipación, y volvió a la carga en lo que respecta a la coordinación del trabajo conjunto. “El rol que ocupen en este momento es crucial en la pelea contra el coronavirus”,  les dijo al momento en que trasladaba un pedido explícito del personal sanitario y el Gobernador. “Extremen los esfuerzos”, pidió.

Esos esfuerzos no sólo tienen que ver con el control eficientes de las disposiciones sanitarias y la atención sobre los sectores más necesitados que ven su situación empeorar de modo exponencial a medida que la pandemia se proyecta, sino que en algunos casos, esas responsabilidades se extienden a los controles en las rutas y los caminos que rodean cada territorio.

Control Sanitario - Rutas Cba_02

El riesgo en los límites 

Desde el pasado miércoles, los accesos a la provincia están totalmente controlados. Las autoridades sanitarias entienden que la entrada al territorio de personas provenientes de las zonas con mayor circulación es una de las dos razones principales que sirven para explicar el aumento de casos en el interior.  

A lo largo de la pandemia, Corral de Bustos, la ciudad del departamento Marcos Juárez, ubicada en el límite sudeste con la provincia de Santa Fe, sólo tuvo tres casos positivos. La zona aparece como un ejemplo de aquellos sectores de la provincia que se mantienen en una situación sanitaria óptima a pesar de estar ubicados en regiones peligrosamente expuestas a la circulación viral.  A diferencia de las localidades que limitan con otras provincias al norte cordobés, las regiones ubicadas en el sur provincial aparecen como las más preocupantes, sobre todo aquellas que tienen contacto directo con Santa Fe, que restringió férreamente sus fronteras desde ayer y suspendió las reuniones familiares en Rosario, su distrito más poblado.

“Hasta la semana pasada, nosotros teníamos cuatro rutas que servían para ingresar a Córdoba: la RN9, la RN8, la RP6 y la RP11, que pasa por el centro de la ciudad de Corral de Bustos. Hasta ese momento nosotros trabajábamos la coordinación con la Caminera que controlaba el acceso de quienes venían desde Santa Fe. A partir de los cambios implementados en estos días, la RP6 queda restringida al tránsito particular y la RP11 queda como una vía de posible acceso”, comenta el intendente de la localidad, Roberto Pacheco.

El temor luego de esas modificaciones se concentró en aquellas personas que pudieran intentar utilizar los caminos provinciales que pasan por la ciudad para ingresar sin los permisos correspondientes. Por eso se realizó el pedido al Gobierno provincial que derivó en la instalación de puestos sanitarios en el acceso oeste en la RP11 con características similares al de las rutas de jurisdicción nacional. “Los controles son mucho más minuciosos y por suerte no hemos identificado casos positivos que nos hubieran obligado a activar algún tipo de mecanismo sanitario de traslados, internación o aislamiento”, señala el Intendente. “Nosotros no tenemos el mismo tráfico de cargas que tengan algún tipo de actividad más internacional como le puede suceder, por ejemplo, a San Francisco. La mayoría del transporte que circula por esta ruta es transporte local y nacional”, reconoce.

En San Francisco, efectivamente, los controles ubicados en el cruce de las rutas 158 y 19, ya contabilizan cerca de 30 testeos que activaron el alerta sanitario y aislaron a transportistas en el Hospital Iturraspe, cuando las autoridades sanitarias decidieron sumar estaciones virológicas a la altura de la localidad de El Fortín y en el cruce de las rutas 1 y 17, a la altura de Brinkmann

“Por San Francisco cruza la denominada Ruta del Mercosur, que es la que se utiliza para los traslados entre Brasil, Uruguay, y usualmente también Paraguay, hacia Chile. Eso hace que entre 80 y 100 camiones internacionales por día pasen por nuestra localidad”, explica el coordinador del COE regional Valentín Vicente a La Nueva Mañana. Aunque reconoce que la situación en el Departamento San Justo está “tranquila”, el también director del Hospital Iturraspe advierte sobre la importancia de “contar con los puestos de control virológico” que existen sobre uno de los caminos más importantes entre los que conectan a Córdoba con los países del Mercosur. 

Control Sanitario - Rutas Cba_04

Preocupa la velocidad de los contagios en las zonas rojas

La cantidad de contagios que se sumaron durante las últimas semanas provocaron una decisión que empujó a una drástica vuelta atrás en el corredor que une Río Segundo con General Roca. Desde ayer, en esas ciudades a las que se suman Pilar, Laguna Larga, Manfredi, Oncativo, Oliva, Pampayasta Sud, Pampayasta Norte, James Craik, Tío Pujio, Villa María, Villa Nueva, Ballesteros, Morrison, Bell Ville, San Marcos Sud, Monte Leña, Leones y Marcos Juárez el COE decidió suspender las actividades gastronómicas, unificando el regreso a las fases del aislamiento más duro luego de identificar una velocidad preocupante en la propagación del virus.

Hay algunas localidades en las que la preocupación llegó antes. Una de ellas es Marcos Juárez, que por estas horas cumple su día 12 desde el regreso a la fase 1. “La ciudad está totalmente inactiva, en cuarentena, guardada”, describe el intendente Pedro Dellarossa que también entiende que los resultados de la vuelta al estadío más duro del aislamiento viene dando “buenos resultados”. Con más de un centenar de casos confirmados y dos mil personas en cuarentena, el mandatario local valora el trabajo realizado hasta el momento para intentar contener el brote.  “Estamos teniendo un buen control a partir de una base de datos muy importante que va a ser valiosa cuando salgamos de la fase 1 y vayamos avanzando”, dice Dellarossa a La Nueva Mañana. “Cuando llegue el momento de reabrir algunas empresas, nosotros tenemos que saber si en la nómina de trabajadores hay personas que tendrían que cumplir la cuarentena, contactos estrechos o casos sospechosos”, explica.

Pese a la cantidad de casos que dan forma a uno de los brotes más importantes de la provincia por estas horas, las autoridades señalan que el sistema sanitario se mantiene en óptimo estado. “El de Marcos Juárez está considerado como un ‘hospital blanco’ porque los casos positivos que se complican son trasladados hacia el Pasteur, en Villa María”, describe. Vale recordar que para las atenciones básicas a pacientes contagiados, el municipio cuenta con unas once camas de cuidado específico y también dispone de un hotel especialmente destinado a aquellos familiares que deban permanecer fuera de sus hogares al momento en que alguien se encuentra cumpliendo la cuarentena.  

Control Sanitario - Vice Gob Calvo en Arias_02
El vicegobernador Manuel Calvo visitando y supervisando controles sanitarios en Arias.

Más controles y menos permisos

Tanto en aquellas ciudades que se encuentran con mayor cantidad de casos como también las que se mantienen transitando las etapas más livianas del distanciamiento, la atención central está puesta en la circulación. En la zona sur de la provincia, el corazón de la Pampa Húmeda, en la que la circulación de transportistas forman parte del ecosistema habitual de cada localidad, los cuidados se extremaron en las últimas semanas. Los permisos se fueron acotando y los controles se hicieron cada vez más estrictos. De hecho, en los camiones de carga, las puertas llegan a “fajarse” para que los camioneros no puedan descender de los vehículos mientras los operarios locales realizan su trabajo de carga y descarga.  

Pero la circulación por sí sola no explica la expansión del virus. Por eso, como los controles en los ingresos a cada localidad en particular se fueron haciendo cada vez más duros, también se fueron multiplicando los operativos policiales. Sucede que, aunque todos los intendentes identifiquen una mayor toma de conciencia entre los vecinos, nadie parece poder romper la tendencia creciente a la realización de fiestas clandestinas y reuniones sociales no permitidas

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar