La transformación del plástico como herramienta de inserción social

En Río Cuarto se lleva adelante un programa que apunta a recuperar el plástico generando un circuito virtuoso con un interesante impacto en lo social, en lo económico, y en el cuidado del medio ambiente.
Llamosas Block
- El intendente Llamosas recorre la Planta Recicladora de Plásticos para conocer la nueva máquina bloquera que permitirá la construcción de ladrillos y adoquines a partir de material reciclable.

Suple 21 - Vida Sustentable XI - Bnr

  
 

La Municipalidad de Río Cuarto incorporó una bloquera para producir ladrillos ecológicos, a partir del procesamiento del plástico que recogen los recuperadores urbanos que trabajan complementando el servicio de recolección de residuos. 

Pablo Bertea es el subsecretario de Desarrollo Social del municipio riocuartense. Dentro de su área se desarrolla este proyecto que engloba fines sociales, económicos, y ambientales, y que comenzó hace dos años con la planta de tratamiento de plásticos.

Esta planta de tratamiento fue creada sobre dos ejes. “Uno de los ejes de la planta de tratamiento urbano es darle un poco de valor agregado al plástico, que es un insumo que en la provincia de Córdoba no tiene valor, pero que organizado en términos logísticos, en una instancia entre los recuperadores urbanos y el gobierno municipal, se obtiene un mejor precio en Buenos Aires”, comentó Bertea. Esto permite darle una mano a los recuperadores y que todo ese material que obtienen pueda tener un valor económico.

“El segundo eje es ambiental, porque teníamos puntos verdes pero no se había avanzado en las anteriores gestiones, en las líneas de producción para ver qué se hace con ese material que puede ser recuperado o revendido para grandes recicladores de ese material”, señaló.

Pablo Bertea_02
Pablo Bertea, subsecretario de Desarrollo Social de la Municipalidad de Río Cuarto.

El procesamiento del plástico

La Subsecretaría de Desarrollo Social tiene a su cargo el Programa de Recuperadores Urbanos, a través del cual se van reemplazando los carros a tracción animal por zootropos o motocargas. La Capital Alterna de Córdoba posee más de 50 puntos verdes donde se genera el proceso de separación en origen, entonces, en vez de levantar los residuos el camión de servicios públicos esa tarea la efectúan los recuperadores urbanos.

“Presentando con gestión exclusiva de la Municipalidad, gestionando fondos de la Nación, articulando con el Ministerio de Desarrollo Social, con el Programa Manos a la Obra, y articulando con el INAES, con los subsidios que tiene a disposición para los programas de producción, más fondos de la Fundación Social Río Cuarto, se empezó en una primera etapa con la línea de procesamiento de plástico”, explicó el funcionario de Desarrollo Social. 

La línea de procesamiento consiste en tres etapas. Una de ellas es el hilado, donde se hace una especie de soga de plástico al procesarlo con una máquina especial; la segunda es el prensado, que sirve para acondicionar el material para la venta a las recicladoras de plástico en Buenos Aires u otros puntos del país. Y la tercera línea es la chipeadora, que es una máquina que esencialmente rompe el plástico, lo deja de un tamaño muy reducido. Esta es la línea de producción que está destinada a hacer el insumo de la bloquera que llegó hace pocas semanas. 

“Se está trabajando en la instalación eléctrica para ponerla en los próximos días en uso. De ese plástico de botella molida sale el insumo para la bloquera, que reemplaza el contenido de arena en los ladrillos block. Las mismas proporciones de arena y de portland que de plástico y de portland. Eso quiere decir que, en la medida en que nosotros tengamos abastecimiento de plástico, todo eso pasa a ser chipeado y termina en un ladrillo. Después también la bloquera va a funcionar para producir adoquines y ladrillos comunes, siempre teniendo como prioridad el insumo plástico”, precisó Bertea.

Reunión con recuperadores urbanos
Personal del municipio coordina las acciones con los Recuperadores Urbanos.

Ladrillos para la comunidad

El programa de utilización del plástico recuperado y procesado tiene sus etapas. “A pesar de la magnitud de plástico que se tira en una ciudad como Río Cuarto que tiene una cantidad importante de habitantes, para recoger la materia prima hay muchos caminos que superar. Como nosotros nos abastecemos de los puntos verdes tenemos un insumo plástico que en una primera instancia nos permite visibilizar la utilización de estos ladrillos para cosas que sirvan a la comunidad”, indicó el titular de la Subsecretaría de Desarrollo Social. 
La idea inicial es utilizar esos ladrillos ecológicos para hacer centros comunitarios, garitas para el transporte urbano, entre otras opciones que tienen que ver con el servicio público. 

“Hoy por la información que tenemos, entendemos que no hay ningún municipio de Argentina que tenga un procedimiento de separación de basura tal como debe ser. Río Cuarto está trabajando en esto desde hace unos años y tenemos expectativas de, en un mediano plazo, tener un funcionamiento ideal, pero hasta tener eso los insumos plásticos son limitados. Mientras tanto, el ladrillo plástico va a ir a la utilización de la comunidad en general, en una primera instancia”, apuntó. 

Pablo Bertea expuso la particularidad de este procedimiento. “Una vez que tengamos mayor ingreso de insumo de PET, porque es importante aclarar que la planta procesa el plástico de botella, ya sea el cristal o de algún color. Ese es el plástico que lleva el ladrillo, no es cualquiera. El plástico de envases de otros productos como agroquímicos o productos de limpieza es distinto. Es un plástico más duro, de otra composición química diferente al PET y no puede utilizarse para ese fin”, precisó.

“Río Cuarto está trabajando en esto desde hace unos años y tenemos expectativas de, en un mediano plazo, tener un funcionamiento ideal…”

Un salto cualitativo

“Estamos muy contentos porque esto viene a cerrar un circuito que es una cuestión de Estado en Río Cuarto, porque nosotros le hemos dado un salto cualitativo muy importante”, destacó. Ese circuito virtuoso comienza en los 50 puntos verdes, en donde el vecino puede acercarse a separar en origen. El plástico se recupera de cada punto verde a través de un recuperador urbano, que dejó el caballo y subió a un zootropo para formalizar también su actividad. Ese plástico llega al Área Social de la Municipalidad para ser procesado, vendido y de esa venta el recuperador urbano se lleva un precio que no consigue en el mercado.

“Nosotros tenemos hoy 40 recuperadores urbanos, en 40 motocargas en la ciudad de Río Cuarto. Uno de los grandes beneficios del programa es que al estar inmersos en el programa de recuperadores urbanos el municipio también nos abre las puertas para ir a las empresas de la ciudad para que los papeles se reciclen, que también sea responsabilidad del recuperador urbano ir a retirarlo. Así con el cartón, así con el vidrio. Ir a los comercios gastronómicos para los húmedos, y queda todo en un programa municipal donde también el vecino de Río Cuarto que quiera sumarse se siente cómodo porque sabe que hay un control del Estado”, recordó.
“Hoy en la planta de tratamiento de plástico tenemos 5 mujeres y un varón que son becarios, que llevan adelante las líneas de plástico. Con la bloquera en marcha vamos a necesitar seguramente más personal”, aseveró.

“Esto está mirado desde un lugar productivo pero siempre con inserción. Todos los becarios son hijos de recuperadores urbanos, a los efectos de que ellos puedan dar un paso adelante respecto al trabajo en la economía social que venía haciendo su familia”, acotó. 

“Es seguir por la misma línea, pero dándole un marco de formalidad a ese círculo que no solo tiene que ver con lo productivo sino con lo social”, enfatizó Pablo Bertea.

“Todos los becarios son hijos de recuperadores urbanos, a los efectos de que ellos puedan dar un paso adelante respecto al trabajo en la economía social que venía haciendo su familia”

Una política integradora

Desde mediados de junio la Planta Recicladora de Plásticos cuenta con una nueva máquina bloquera que permitirá la construcción de ladrillos y adoquines a partir de material reciclable. En ese momento el intendente Juan Manuel Llamosas visitó el establecimiento que fue inaugurado hace poco más de un año. Esta planta les permite a los recuperadores urbanos tener una salida laboral mediante una tarea de reciclado y cuidado del medio ambiente.En la ocasión Llamosas expresó: “estamos muy contentos con esta fábrica recicladora que es modelo en la provincia, y que sigue creciendo y aportando nuevas herramientas que dan más posibilidades de trabajo a los recuperadores y más soluciones para nuestra ciudad”.

La nueva herramienta es una bloquera de última generación que fue solicitada al Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) el año pasado. Se trata de una máquina que puede hacer bloques de cemento de 13 a 18 cm de ancho por 9 de alto. También permite la fabricación de adoquines y ladrillos reciclados, y cuenta con una capacidad de trabajo de 700 ladrillos por hora.

La Planta Experimental de Tratamiento de Plástico funciona desde mayo de 2019. Su instalación demandó una inversión de más de 5 millones de pesos, y está ubicada sobre calle Godoy Cruz al 300, en el sur de la ciudad. El lugar tiene una superficie de 572 metros cuadrados cubiertos y cuenta con cuatro máquinas  para el desarrollo de las tareas: chipeadora, plast-hiladora, prensa PET, y la recientemente incorporada bloquera. Los vecinos interesados en colaborar con la entrega de botellas plásticas pueden acercarlas a la propia planta o depositarlas en los 50 Puntos Verdes que se encuentran distribuidos por toda la ciudad.

   

   

Suplemento Especial

Seguí el desarrollo completo de este Suplemento Especial 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar