Rosario y Córdoba, capitales internacionales de la Lengua Española

Suplementos 05/04/2019 Por
Nuestro país tiene el privilegio de haber sido sede del Congreso de la Lengua Española en dos ocasiones. Cada una de ellas con su impronta particular.
CILE Rosario-Cba

Suple 10 - CILE 2019_Bnr


¿Rosario o Córdoba? Para quienes tuvimos la dicha de poder vivir los dos congresos internacionales, a esta altura no podemos realizar una elección.

Hasta unos días antes del comienzo de este VIII CILE, pensaba que aquel de 2004 sería muy difícil de superar en cuanto a organización y participación. Pero fundamentalmente porque quienes viajamos a la ciudad santafesina coincidimos en que Rosario fue el encuentro con las grandes figuras de la literatura iberoamericana.

Durante esos bellos días de noviembre de 2004 pasaron por el imponente Teatro El Círculo algunos de los representantes de una generación de escritores que fueron base del pensamiento del siglo XX. Entre ellos: Carlos Fuentes, intelectual y diplomático; Héctor Tizón, con sus relatos norteños; José Saramago, con sus cálidas palabras; Ernesto Sábato, quien llegó con su sencillez a recibir el homenaje; Francisco Ayala, el narrador casi centenario por aquellos años, y Ernesto Cardenal, que con gran lucidez explicó la incorporación del “tú” en su poema más emblemático: “Al perderte yo a tí”.

La cuota de humor la había puesto el fallecido también, Roberto Fontanarrosa. Al hablar de las malas palabras se dio el lujo de tomar en broma el apellido del por entonces director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha. Este académico fue protagonista en Córdoba por el homenaje que recibió. En su agradecimiento desde un video García de la Concha recordó que durante los días de aquel III Congreso de la Lengua, Rosario fue una fiesta, tanto en las calles como en los recintos deliberativos.

fontanarrosa-2
Pero en este 2019 Córdoba no se quedó atrás. Fue una fiesta del colorido de las salas donde se llevaban a cabo las sesiones, de las plazas, de los espectáculos, de las sedes del interior de la provincia, del Festival de la Palabra, de la Feria del Libro, de Las Hablas de Córdoba, del humor, de los debates y discrepancias, y, principalmente, de la gente que salió a las calles a disfrutar de estos días tan movilizantes.

En estos momentos resulta muy difícil realizar un paralelismo. Si bien el lema del III CILE fue “Identidad lingüística y globalización”, durante esos días se debatió “el presente y el futuro del español en el inminente siglo XXI”, concluyeron los catedráticos, quienes posicionaron a Rosario como polo cultural de Latinoamérica.
En ese debate, el escritor Carlos Fuentes “defendió el castellano mestizo en el mundo globalizado”, tema que se trató en varias de las sesiones de este evento que concluyó el sábado pasado.

En el 2004, la RAE presentó la nueva edición de El Quijote de Miguel de Cervantes Saavedra, con motivo del IV centenario de su publicación, además de la presentación del Diccionario Panhispánico de Dudas, de gran utilidad para quienes ejercemos el oficio de correctores de textos. Otro de los hechos trascendentales fue la Certificación del Español como Lengua Extranjera, aprobada también en ese año.

La semana pasada se realizó la presentación de “Rayuela”, de Julio Cortázar, como libro oficial del Congreso, porque el programa de esta fiesta de las letras “sigue el espíritu de la novela del escritor argentino”, acotaron desde la organización. Además, aquí en Córdoba quedó registrado el lanzamiento del Glosario de Términos Gramaticales (GTG) para Latinoamérica y se reafirmó la Certificación del Español como Lengua Extranjera.

Por otra parte, se trataron temas como el lenguaje y escritura digital; la inteligencia artificial; el cambio tecnológico; sobre panhispanismo y los retos del español en la educación; didáctica de la lengua; diversidad cultural; género, los exilios, y lenguas autóctonas, entre muchos otros no menos importantes.

En fin, este nuestro Congreso va a ser muy difícil de superar, como dijeron sus organizadores, sobre todo por el nivel de organización, calidez, colorido, participación y el interés que despertó desde el anuncio de la elección como sede. Todas las expectativas se cumplieron y hasta, me atrevo a decir, se superaron ampliamente.

Por último, parafraseando al escritor cordobés Jorge Vocos Lescano, “el tiempo más hermoso” se vivió durante los cuatro días de esta gran fiesta de la lengua en Córdoba.

Foto: Javier Imaz / LNM

   

   

Suplemento Especial

Seguí el desarrollo completo de este Suplemento Especial 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar