Cuando la música concentra todos los sentidos

Cultura 21/02/2018 Por Ignacio Martín
Comenzó una nueva temporada del ciclo “Astral - Música a Ciegas” que se desarrolla las noches de los jueves y domingos de cada semana en Espacio 75. La Nueva Mañana conversó con los protagonistas.
Ver galería Música a ciegas00005
1 / 2 - Hay un antes y un después luego de esos 50 minutos donde nuestros oídos son los protagonistas. - Foto: Diego Roscop - La Nueva Mañana

chapa_ed_impresa_01

No es para nada difícil entrar -y usted lector lo puede comprobar ahora mismo desde su celular- a YouTube o Spotify y buscar, por ejemplo, el Sgt. Pepper Lonely Hearts Club Band de The Beatles o F.A.M.E. de Maluma para escucharlos completamente. De principio a fin, canción por canción. Con o sin auriculares. En el colectivo o en la oficina. Trabajando o recostado en el sofá.

Bajo todas esas posibilidades que una computadora o un aparato coreano nos brinda día a día “gratis”, un espectáculo donde el objetivo es sentarse en una sala y escuchar un disco clásico -ahí no entra el ejemplo del cantante colombiano- se presenta como una idea poco tentadora. Si a eso le añadimos que el espacio está totalmente oscurecido y que solo se puede salir de la sala finalizada la escucha del álbum, uno tenderá a pensar que la idea carece hasta de sentido.

Nada más lejos de la realidad. Desde La Nueva Mañana nos acercamos al Centro Cultural Alta Córdoba, ubicado en Jerónimo Luis de Cabrera esquina Rodríguez Peña, donde funciona Espacio 75, una sala acústica montada en el subsuelo del complejo que alberga diversos espectáculos. La mayoría de los mismos, con las luces de rigor encendidas. Otros, “a ciegas”.

Como su nombre lo indica, “Astral - Música a ciegas” se trata de la escucha de un disco clásico completo, en formato 5.1 de sonido envolvente -es decir, con cinco salidas diferenciadas de audio alrededor de la sala y una con efectos de baja frecuencia-, sentados en un lugar absolutamente desprovisto de luz. Sin celulares y sin emitir sonidos que perturben la escucha, con el tiempo no solo el oído, sino todos los sentidos se concentran con lo que está sonando a nuestro alrededor.

Gastón Montenegro, productor del ciclo, nos cuenta que la experiencia sonora surge a partir de este redescubrimiento que se hace de discos con hasta 60 años de antigüedad. Volver a escuchar clásicos de David Bowie, Pink Floyd, Queen, King Crimson, Soda Stereo y hasta Elvis Presley en un formato de calidad extrema, guiados solo por la música, permite reenamorarse de artistas que escuchamos miles de veces.

Y nos da la posibilidad también de enamorarse por primera vez. “Mucha gente se va del lugar encantada con una banda a la que nunca le había prestado atención”, afirma orgulloso Gastón, que a su vez cuenta cómo fueron las primeras experiencias, allá por marzo del año pasado:  “Cuando arrancamos, vimos que la gente no está acostumbrada a estar en la oscuridad total. Nos pasó también a nosotros en el equipo, por eso introducimos a los asistentes sobre lo que van a sentir. Lo que pasaba al principio es que la gente se iba, no aguantaba 30 segundos. Los sonidos son intensos, no se puede hablar durante las funciones y algunas personas se retiraban con algo de miedo al estar en un lugar desconocido. Esas mismas luego volvían arrepentidas queriendo vivir la experiencia completa.”

Hay un antes y un después luego de esos 50 minutos donde nuestros oídos son los protagonistas. Luego de asistir por primera vez, muchas de esas personas recomiendan discos que quieren volver a escuchar a ciegas. “La gente nos pide mucho a Spinetta (afirma Gastón), pero ni siquiera el Artaud se encuentra remasterizado en 5.1. Daft Punk, Tool y Babasónicos son algunas de las bandas que más nos solicitan, el problema es que son pocos los discos grabados para ser apreciados en un espacio como éste. Ante esto, proyectamos armar nuestras propias mezclas en ese formato de discos que hoy en día solo se encuentran en estéreo”.

Además de la escucha de discos, la idea a futuro es realizar recitales completamente a ciegas con bandas de Córdoba. Bandas que incluso grabarían bajo el formato 5.1 material en vivo y nuevos lanzamientos. “Buscamos que la música se aprecie de otra forma. Uno se distrae, usa el celular, charla y el sonido se pierde. Queremos que se genere más consumo de música, que los discos se escuchen completos”, sostiene el productor.

Antes de terminar la charla, Gastón me comenta sobre los artistas que pronto podrán ser escuchados a oscuras en Espacio 75. Amy Winehouse, Lady Gaga, Guns N’ Roses y AC/DC buscarán ampliar aún más el espectro de géneros que se redescubren, cuando las pocas luces intermitentes que iluminan la sala se apagan para darle lugar solamente al sonido. Para que solo actúen la música y sus miles de matices.

Nos dirigimos al interior de la sala. Luego de la introducción de rigor, de las advertencias por el uso de celulares y la única posibilidad de retirarnos del lugar, la sala queda completamente a oscuras. La audición toma el total protagonismo y el resto de nuestros sentidos sigue a su ritmo.

Es jueves por la noche, y la Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band comienza a sonar a nuestro alrededor…

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar