Últimas noticias

Cascadas y piletones para descubrir en los paisajes de Copina

“La joyita”, otro lugar encantador que ofrece el Río de la Suela, un rincón serrano al que se llega fácilmente y que cuenta con ollitas y toboganes ideales para darse un chapuzón.

Turismo 28/01/2024 Vanina Boco
IMG_20240113_152848906_MFNR
Fotos: Vanina Boco/LNM

Hace mucho tiempo que vengo hablándoles de los distintos lugares de Copina. Esta zona está ubicada entre el sur del valle de Punilla y el de Traslasierra y supo ser la conexión entre ambas zonas desde épocas anteriores a la llegada de los españoles.

En materia geográfica, está justo en la transición hacia las Altas Cumbres por lo que su paisaje se conforma de pastizales, formaciones rocosas y una red de vertientes naturales que forman algunos de los ríos más importantes de la provincia. 

Esto da origen a muchos lugares de una belleza natural única, con arroyos, ríos, cascadas rodeados de los más diversos paredones de piedra. Paisajes a los que se llega haciendo alguna caminata de dificultad variada y otros a los que simplemente es necesario bajarse del vehículo y admirarlos. 

IMG_20240113_160307754_MFNR

Cómo llegar 

Para llegar a este rinconcito que descubrí hace pocos días, hay que ir hasta el parador que está por la ruta 14 hasta antes de cruzar el puente de la ruta 34 que va hacia las Altas Cumbres.  

Ya en ese lugar, a mano izquierda, pasa el Río de la Suela y se abre paso entre una amplia explanada de piedra que habitualmente está repleta de gente que se queda a pasar el día. Es un trayecto corto pero con saltos de agua, ollitas y remansos donde meter los pies en el agua y hasta darse un chapuzón.  

Cruzando la ruta hacia la derecha, se encuentra una casa (o parador) donde ofrecen algunas bebidas y alimentos para comprar, pero sirve solo si te olvidaste de algo o si no llevaste nada, porque no hay muchas opciones. 

IMG_20240113_151820590_MFNR

Primera parada

A esa altura, el río también cruza por debajo de la ruta y a pocos metros de esta vivienda, hay una especie de tranquera que hay que pasar para ingresar al sendero que nos llevará a un lugar más oculto y menos concurrido. 

El trayecto comienza con un caminito angosto, para una persona, y va a la par del río, junto a una arboleda que da buena sombra. Esta parte del recorrido no presenta desniveles y a pocos metros se llega a un diquecito ideal para hacer la primera parada, ya sea para contemplarlo como para quedarse un rato. 

Como ya conocía esta parte, decidí seguir caminando y no pasó mucho tiempo hasta que llegué a un sector distinto que me dejó maravillada: “la joyita”.

La joyita 

Se trata de una parte donde el río se encajona más entre piedras de gran tamaño y comienza a ofrecer saltos de agua de distintas dimensiones y esas formas que el río talla en las rocas. 

Allí se arman piletones, toboganes y hasta hidromasajes naturales que son todo lo que está bien para un día de verano. 

Si bien hay pocos árboles de buen tamaño para refugiarse del sol, se puede encontrar la sombra que brindan las paredes rocosas, pero sin duda vale la pena quedarse un largo rato en este sector.

Y un poco más 

También vale la pena continuar caminando hacia arriba, siguiendo un senderito que bordea el río. El curso del agua va variando de forma y regala nuevas postales, en algunos tramos se muestra calmo, en otras se encajona más, también al ganar altura, se amplía la vista del entorno y se puede tener dimensión de la magnitud y la belleza de toda la zona.

Según el Google Maps, más adelante se encuentra la cascada Bella Lucía, para la cual se debería cruzar el río y continuar caminando. Pero es algo que me quedó pendiente para la próxima vez que visite este rinconcito de Copina.

P1540656Cascada de la Mujer: trekking, ollas y saltos en el corazón de Copina

Te puede interesar
Lo más visto