Las demandas y propuestas del campo que alimenta otra Córdoba posible

Ed Impresa 25/11/2022 Por Adrián Camerano
En un contexto de crisis de alimentos y ambiental mundial e inédita en el pasado reciente, desde los territorios surgen propuestas en clave de buen vivir y vida digna.
Campesino00001
La provincia sostiene apenas el 3% del monte nativo original. Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01   

 

El planeta vive un combo letal de crisis ambiental y alimentaria nunca antes visto, al que se suma el crecimiento exponencial de la población. La Tierra llegó a 8 mil millones de pasajeros, la pandemia de coronavirus primero y el conflicto Rusia-Ucrania agravaron las desigualdades y el actual es un escenario peor del que imaginaron quienes años atrás eran tildados de apocalípticos. Aunque más no sea por reacción, surgen en este contexto otras miradas y modelos productivos que desplazan a lo económico y financiero como centro de todas las cosas, con la supervivencia digna en el centro de la escena.

En una provincia que sostiene apenas el 3% del monte nativo original, donde el cemento se impone por goleada y la mayor parte de la superficie cultivable está consagrada a las commodities, desde los territorios crecen propuestas y demandas que ponen la mirada en la necesidad de otra Córdoba posible.

Tierra para alimentar a los Pueblos

Un nuevo congreso provincial del Movimiento Campesino de Córdoba (MCC) volvió a poner el foco en la brecha existente “entre el campo de la agricultura industrial y nuestro campo diverso que alimenta”. Unos 370 referentes de los distintos territorios en los que el MCC tiene representación deliberaron del 12 al 14 de noviembre en Villa de las Rosas, e insistieron en la necesidad de “políticas públicas integrales pero dirigidas a nuestro sector de la agricultura familiar campesina indígena, que tiendan a transformar las desigualdades estructurales en nuestra provincia”.

Nacido hace más de dos décadas, el MCC alertó acerca del “avance del capital financiero sobre la producción agropecuaria, la concentración en todos los eslabones de la cadena de los alimentos y el agronegocio y su especulación como única referencia en mundo agropecuario”, y señaló que “unas pocas empresas se han enriquecido a costa de la destrucción de nuestros bienes naturales, el desalojo de millones de familias del campo y el aumento desmedido de los precios de los alimentos”.

Para la organización, “la Provincia no es ajena a esta crisis: la profundiza con políticas diferenciales para el campo rico y que produce para la exportación en el sur provincial. La pobreza crece en las periferias de pueblos y ciudades, y las familias campesinas y trabajadoras somos parte de la solución si se nos reconoce como productores, se fortalecen nuestras unidades productivas y nuestras experiencias de distribución y comercialización”.

Campesino00007

Políticas de acceso a la tierra para producir; un ordenamiento territorial que reconozca la posesión ancestral, tenga en cuenta la trashumancia y controle al agronegocio y el “desarrollismo” inmobiliario; acceso a la vivienda digna; a las políticas públicas de salud y las especialmente focalizadas en mujeres y diversidades; reglamentación de leyes ya aprobadas para el sector y la educación en la ruralidad son algunas de las demandas que explicitó un Congreso donde el MCC reavivó la llama de la lucha.   

“Nuestro desafío es producir alimentos que logren dar de comer a nuestros pueblos sin dañar nuestro territorio, reconociéndonos como una organización que trabaja en contra del capitalismo feroz, el patriarcado y el racismo”, cerraron. 

Tierra, Techo, Trabajo y Conectividad

A 173 kilómetros, del otro lado de las Sierras Grandes, el Refugio Libertad desarrolla una experiencia de Tierra, Techo, Trabajo y Conectividad en una comunidad rural organizada. En lo que fuera el ex Grupo de Artillería 141 José de la Quintana, centro clandestino de la detención durante la última dictadura cívico-eclesiástica-militar, fue presentado un plan integral estructurado en cuatro ejes: relocalización e infraestructura habitacional; trabajo y producción en el marco de la Agricultura Comunitaria y la Economía Popular; conectividad y apropiación comunitaria de tecnologías; y Desarrollo Sociocomunitario, Memoria y Derechos Humanos. La iniciativa tiene un presupuesto total de $289.823.999 (fondos internacionales y aportes de la contraparte) y resultó entre los 21 seleccionados de una convocatoria nacional con 664 postulantes.

“Es quizás el proyecto más ambicioso, desafiante y de mayor envergadura implementado en estos territorios”, destacó en la presentación Mercedes Ferrero, coordinadora del plan que la Asociación Civil Semillitas de Libertad lleva adelante en alianza con Alter Mundi. Con avales de universidades, agencias del Estado nacional y provincial, cooperativas y entes autárquicos, se prevé la creación de 61 puestos de trabajo directos, puestos de trabajo indirectos, impactos positivos en los comercios de la zona y relocalización de familias en una “vuelta al campo” en clave de Memoria y soberanía alimentaria.

“Se trata de un fortalecimiento del campo comunitario Refugio Libertad, apuntalando lo que ya funciona aquí como semilla”, completó Ferrero, destacó la fenomenal crisis alimentaria que atraviesa al mundo y reafirmó que “no se puede recuperar la tierra sin recuperar la Memoria”.

Por una relación más hermana

A unos 80 kilómetros, pequeños productores venden verduras y otros productos de la economía popular en la céntrica la plaza Vélez Sársfield. Agrupados en la flamante Federación Rural para la Producción y el Arraigo, una de las variantes de ese “otro campo” que no representa la vetusta Mesa de Enlace luchan también “por tierra, techo, trabajo; créditos para mejorar la producción, mercados sin especulación; y acceso a alimentos sanos”. 
El referente Edgardo Barbosa señaló a La Nueva Mañana que ya tienen presencia en 17 provincias, y que en Córdoba no sólo incluye productores de 20 localidades del interior, sino en el estratégico cinturón verde que provee de alimentos a los grandes mercados abastecedores.

En coincidencia con el MCC, Barbosa criticó que “las políticas son direccionadas hacia el campo agroexportador y el campo que produce los alimentos para las familias argentinas no está siendo escuchado”. Y remarcó un punto nodal, que no suele aparecer en los grandes medios: “El alimento de la población viene de la agricultura familiar y los pequeños productores”.

La creación de condiciones para favorecer el arraigo rural, la modificación del sistema agroalimentario, la reformulación de los modos de producción y el beneficio mutuo entre consumidores y productores de alimentos sanos, con pocos o ningún intermediario, son algunas de las líneas en las que viene trabajando la Federación. “La relación entre el campo y la ciudad tiene que ser más hermana”, concluyó.


Hay comida para todos y todas

El primer Informe Anual de la Situación de la Soberanía Alimentaria aporta algunos datos claves; el principal, que “las cantidades de alimentos producidas en el país son suficientes y aún excedentes para cubrir las necesidades de sus pobladores, siendo el 99% de lo que se consume de producción nacional”.

La investigación destaca que la Agricultura Familiar “es la responsable del 59% de la producción de hortalizas, mientras que no supera el 30% en la producción de oleaginosas y cereales”. Y alerta que “el 64% de la superficie cultivable es producida con cultivos transgénicos, empleo de pesticidas de síntesis y fertilizantes químicos”, en un proceso de fuerte concentración y marcada desigualdad en el acceso a la tierra. La inflación y la especulación, dos caras de la misma moneda, hacen que en la actualidad “lxs consumidorxs pagaron 5,2 veces más los alimentos de lo que cobraron lxs productorxs”, dice el informe. Para romper ese panorama es que desde los territorios surgen las ferias, los mercados populares, los agrupamientos, distintos modos de concebir la producción, la comercialización y el consumo. Otras formas de vida ante la crisis inédita de un modelo que se revela agotado.

Noticias relacionadas:

Grupo de Artillería 141Los daños tras el paso del Ejército por el señalizado ex Grupo de Artillería 141
campesinosEl MCC cumple 20 años de lucha y realiza su Congreso Provincial en Traslasierra


  

 

La Nueva Mañana - Edición Impresa 285

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar