Copa Argentina: Talleres, la frustración que menos duele

Ed Impresa 10/12/2021 Por Federico Jelic
La final perdida ante Boca por Copa Argentina dejó, sin dudas, dolor; pero, a la vez, la sensación de que en barrio Jardín transitan por el camino correcto.
Talleres Boca CA © Diego Roscop00003
(Fotos: Diego Roscop)

chapa_ed_impresa_01  

 

Más allá del dolor y la frustración por los sueños hecho añicos, la derrota de Talleres ante Boca en la final de la Copa Argentina es la menos amarga de todas. Está claro que cuando la ilusión es alta, el golpe es más duro al tocar el suelo y la realidad; aunque, en este caso, pareciera que gracias al proyecto que sustenta la campaña, no habrá retrocesos y que la motivación será volver a intentarlo otra vez. Pero ya con bases y fundamentos, entendiendo de qué se trata y los costos que tiene ser protagonista. 

La campaña de Talleres no debe resumirse ni analizarse con el penal malogrado de Héctor Fértoli, ni por los instintos sin tanta eficacia de Guido Herrera a la hora de atajar remates desde los doce pasos. Desde el juego hizo todos los deberes y solo faltó fortuna (y puntería). 

Pero el proceso goza de buena salud y así lo hicieron sentir los 11 mil hinchas albiazules que acompañaron en la más que calurosa humedad y temperatura de Santiago del Estero. 

Claro que conquistar la Copa hubiera sido la frutilla del postre en un andar con solidez que hace tiempo transita el club de barrio Jardín y hasta quedó flotando la sensación de que mereció más, pero de a poco sus hinchas se fueron acostumbrando a pelear por cosas importantes y no por revisar la calculadora. 

Talleres Boca CA © Diego Roscop00005

Y lo que respalda dicha ilusión es precisamente la organización y el modelo de gestión que impera hoy en barrio Jardín desde la asunción de Fassi. 

Guste o no, y aunque por momentos genere algunas desconfianzas, hay concreciones palpables y de las que el socio debería prestar más garantías. Y respaldar. 

Seguramente hay errores por corregir. El plantel claramente es corto al punto que la jerarquía del banco de suplentes no alcanza a completar los cinco cambios. La política deportiva sigue siendo armar un club vendedor y exportador, equilibrando la balanza financiera y apostando a formar valores. Y a pesar del éxodo, el equipo sigue con un estilo de juego y con la misma jerarquía, con rotación de nombres. 

¿Si se quedaba Federico Navarro el resultado hubiese sido otro? ¿Si hubieran llegado más refuerzos de jerarquía, Talleres estaría hoy con la Copa Argentina? Es algo contrafáctico. La calentura en su momento del “Cacique” Medina fue real y justificable. Pero así y todo Talleres llegó a la final de la Copa, estuvo más cerca en el juego y en la Liga Profesional marcha segundo. Y hasta ilusionó a sus hinchas con más, hasta que River, ya sin chances en la Libertadores, apostó al torneo local y se lo llevó, demostrando su invulnerabilidad total en el mercado local. 

Y ahora Talleres vuelve a meterse en Copa Libertadores, tercer torneo internacional en tres años, algo que era improbable años atrás. Y esa clasificación es resultado, saldo y consecuencia del buen desempeño del proyecto, incluso con juveniles, como dejando en claro que nadie es imprescindible en este contexto dirigencial. 
Por supuesto que Medina fue la piedra fundamental y el catalizador de todo el proceso deportivo; y que si el Albiazul regresó a los primeros planos del fútbol nacional, imposible es sacar de los créditos al entrenador uruguayo.  

En definitiva, Talleres está de pie y más allá del dolor por una nueva chance que se escapa, no debe relativizarse el hecho de volver a disputar una final luego de 43 años. Ni que formó valores que hoy se disfrutan en Selecciones del continente. Y que presentó un Centro de Alto Rendimiento de talla europea y que sus inferiores son caldo de cultivo y terreno fértil para seguir descubriendo valores.  

Fassi asumió hace dos semanas su re-reelección por cuatro años más y la tónica de trabajo será la misma, augurando repetir la campaña y transitar por la senda que lo hizo subir peldaños en la consideración general, ganándose el respeto de los demás clubes, no solo en lo futbolístico sino en su modelo de gestión. 

Está claro que necesita más regularidad y que solo se consigue manteniendo las bases; sin embargo, sigue prendido, en boca de muchos que miran con algo de asombro (y envidia) el espacio recuperado.  Ya se lo mira de otra forma, más allá de algunas miradas desconfiadas sobre decisiones antipáticas. Y mientras tanto sueña, con la premisa de lavarse la cara, secarse las lágrimas y volver a intentarlo.

Todos los campeones de la Copa Argentina desde su retorno

Copa Argentina 2012    Boca
Copa Argentina 2013    Arsenal
Copa Argentina 2014    Huracán
Copa Argentina 2015    Boca
Copa Argentina 2016    River
Copa Argentina 2017    River 
Copa Argentina 2018    R. Central
Copa Argentina 2019    River
Copa Argentina 2021    Boca

Plantel

Arqueros
Guido Herrera, Joaquín Blázquez y Laureano Martínez.
Defensores
Enzo Díaz, Juan Cruz Komar, Rafael Pérez, Nahuel Tenaglia, Julián Malatini, Ángelo Martino, Renzo Paparelli, Julián Velázquez, Gonzalo Rodríguez y Federico Torres.
Volantes
Francis Mac Allister, Juan Ignacio Méndez, Gastón Torres, Cristian Ludueña, Rodrigo Villagra y Diego García.
Delanteros
Matías Córdoba, Mateo Mamani, Mauro Ortiz, Guilherme Parede, Diego Valoyes, Carlos Auzqui, Gonzalo Álvez, Mateo Retegui, Michael Santos, Matías Sosa y Héctor Fértoli.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar