Tras dejar Afganistán, EE.UU. reagrupa sus tropas para enfrentar a China

Sociedad 10/09/2021 Por Flavio Colazo
La Nueva Mañana conversó con el periodista y analista internacional Andrés Repetto sobre las repercusiones geopolíticas del retiro de tropas estadounidenses del territorio afgano.
Retirada EEUU
EEUU ha quedado debilitado fuertemente en su credibilidad como potencia aliada estratégica, o socio político-comercial.

chapa_ed_impresa_01  

Especial para La Nueva Mañana

El triunfo de la resistencia talibán sobre la gran potencia mundial ha modificado sustancialmente el cuadro de relaciones internacionales entre las naciones/potencias y sus países socios (o aliados). El autor de La última cruzada (2006), licenciado en Relaciones Internacionales -y analista político-, Andrés Repetto, acercó a LNM su análisis sobre el actual estado global de situación política desprendida del colapso militar de EEUU en Afganistán; así como las consecuencias que la derrota estadounidense acarrea para el mundo, la región y nuestro país. 

¿Cómo se ha modificado el mundo desde que usted publicó La última cruzada hasta el día de hoy?

-Lo que traté de señalar en ese libro es la simplificación que estaba en curso, la de ver “el otro” como enemigo. Actualmente creo que quienes tratan de hacernos ver al “otro” no como un prójimo, y sí como un enemigo, hoy están ganando esa batalla. Hay un surgimiento de fanatismos y fanáticos de toda índole –religiosos, xenófobos, clasistas, etc.- Hay, por ejemplo, fanáticos que en nombre de la democracia invaden y bombardean países sin excusas, y a la vista de todo el mundo.

¿Desde allí se puede explicar el fenómeno de resistencia afgano?

-En cierto modo podría considerase como una resistencia fanática, pero es un asunto más complejo.

Andres Repetto © Motivar
Andrés Repetto: “Yo vislumbro que se está preparando una nueva generación de terroristas con capacidad operativa mundial, y con posibilidades de acceso a armas de destrucción masiva”.

-Tres potencias mundiales (el Reino Unido de Gran Bretaña, la URSS y los EEUU) han salido perdedores del suelo afgano desde 1919 a la fecha. ¿Cómo pueden explicarse estas derrotas pese a la constante evolución tecnológica -en cuanto a armamentos e instrumentos para la logística- y el incesante incremento de tropas por parte de los invasores vencidos? 

- Para analizar esas derrotas hay que comprender que, más allá del avance tecnológico, está el terreno, inmodificable y, por lo visto, inabordable; no ha habido herramiental logístico que logre dominarlo. También está el gigantesco costo económico de las ocupaciones, que es altísimo. Pasa que se invade tras la prosecución de determinados intereses y, al no ser alcanzados estos rápidamente, los costos económicos y políticos entran, por así decirlo, en una espiral inflacionaria sin fin. Por otro lado, los talibanes fueron siempre ayudados, entre sombras, por otras potencias rivales al imperio invasor de turno. No es en vano que Afganistán se ha ganado el apelativo de “cementerio de imperios”.

- La última invasión, la de EEUU en 2001, ya hace varios años que daba por descontado su fracaso -de esto dan cuenta los varios planes anunciados para el retiro de tropas durante cada presidencia-. ¿Por qué piensa usted que Biden realizó este retiro de tropas de modo tan súbito y  caótico? ¿Es posible pensar que EEUU falló en los cálculos en lo referente al control de daños de la retirada; o piensa que la caótica situación actual fue perseguida con algún fin premeditado; y cuál podría ser dicho fin?

-Todos los presidentes estadounidenses anteriores sabían que había altos costos a pagar a la hora de asumir la retirada. Biden implementó el plan preparado por Trump; pero hoy Biden es el comandante en jefe, y los costos irán a parar a su cuenta. Paradójicamente, después de  muchos años de reflexión sobre la retirada, Biden fue pésimamente asesorado. La retirada le dejó dos tremendas derrotas: la militar –vergonzante y humillante-, y la no menor “derrota de imagen”. 

-¿Cómo pueden tomar los países aliados de Estados Unidos el estado de abandono en que la gran potencia dejó a muchos de sus socios en Afganistán? ¿Qué pasará con las decisiones -y acciones- que llevan a cabo esos aliados contando con el total respaldo de EEUU? 

-EEUU ha quedado debilitado fuertemente en su credibilidad como potencia aliada estratégica, o socio político-comercial. En el momento en que se producía la retirada de Afganistán Kamala Harris, la vicepresidenta estadounidense, estaba visitando diversas naciones del Este asiático -más precisamente en Vietnam- para mostrar, paradójicamente, a los EEUU como un buen socio ante el avance incesante de China; la pregunta que les surgió a los vietnamitas – y que se extendió como un reguero de pólvora hacia todos los socios, actuales o potenciales, de EEUU – es: ¿Será así?

En 1989, luego de la derrota en Afganistán, comenzó el derrumbe de la URSS (ver Afganistán, el Vietnam de la URSS. LNM 15/02/2019) ¿Puede EE.UU. pagar un precio similar ahora?

-No me atrevería a aseverarlo. Creo que esta retirada obedece a un reagrupamiento – y un reordenamiento- de sus tropas propias en vistas al gran enfrentamiento actual de EEUU que es, fundamentalmente, con China.

-¿Cómo cree usted que ven la situación los países fronterizos con Afganistán?

-China va a asumir un rol protagónico de primer orden en la reconstrucción de Afganistán -los talibanes acaban de agradecerle públicamente a China por la ayuda brindada-, y van a intentar sacar el mayor rédito comercial posible. Igual lo harán los países limítrofes de la ex URSS; buscarán sacar tajada de este caos y, quizás, tomar alguna revancha de la derrota de 1989. Irán -más allá de que toda derrota de enemigo alegra- es chiita, y el Talibán, sunnita, por lo cual no son aliados naturales; pero estas alianzas siempre están presentes en el menú de opciones estratégicas.

-¿En qué magnitud se han incrementado las posibilidades de que las diferentes organizaciones terroristas islámicas establezcan sus bases en Afganistán y organicen desde allí atentados para ser llevados a cabo en otros países?

- Y… se ha vuelto a fojas cero, y la especulación que usted plantea es totalmente válida. El 11 de septiembre se cumplen 20 años de la “lucha antiterrorista” desplegada a partir de la caída de la Torres Gemelas. Esta estrategia ha demostrado no solo ser inútil, sino que ha sido tremendamente perjudicial. Hoy los grupos terroristas son muchísimo más poderosos –baste ver lo que ocurre en Siria y en Iraq con el ISIS-. De Al Qaeda nació un monstruo aun peor: el ISIS -ahora también, está presente en Afganistán-. Y Al Qaeda, según informes recientes, aún está activa en Afganistán. Yo vislumbro que se está preparando una nueva generación de terroristas con capacidad operativa mundial, y con posibilidades de acceso a armas de destrucción masiva. Cada vez estas armas son adquiridas con mayor frecuencia, aún por países “pobres”… Entonces, ¿cuánto falta para que puedan ser adquiridas por organizaciones terroristas ricas? Creo que muy poco. 

Taliban © NA

-¿Cuáles son las naciones que sienten mayor peligro de ser susceptibles a un ataque terrorista debido a esta nueva situación?

-En primer lugar todas aquellas naciones que son consideradas “el enemigo”-EEUU, Israel, la principales naciones europeas-, pero también aquellas que han prestado colaboración con “el enemigo”.

- ¿Qué consecuencias para Argentina se desprenden de la situación en Afganistán?

-Argentina sabe sobradamente –desde los atentados a la embajada israelí y a sede de la AMIA en la década del 90- que los grupos terroristas suelen atacar al “enemigo” en emplazamientos erigidos en otros países diferentes al de origen donde tienen intereses poco custodiados o con baja seguridad que son considerados “objetivos blandos”. Así las cosas, conviene pensar que lo “lejano” y lo “cercano” ya no pueden ser evaluados como en el siglo XX.

 ¿La pandemia dificulta el tránsito de terroristas?

-Seguramente, al menos, los complicará un poco; porque los terroristas no se mueven, generalmente, por vías tradicionales. Hay muchos lugares en el mundo donde el movimiento de personas no se detiene, por ejemplo, las fronteras argentinas por las cuales se ingresa caminando. Son muy pocos los países del mundo con total control de sus fronteras.

- ¿Puede modificarse la situación actual en la Triple Frontera (argentino/paraguaya/brasileña)? 

- La Triple Frontera siempre estuvo más observada respecto a la presencia de Hezbollah. No creo que en lo inmediato se modifique esta visión. 

tropas rusas en afganistan©infobaeAfganistán 1989, el Vietnam de la Unión Soviética

“Brasil atraviesa una preocupante debilidad institucional”

Bolsonaro © NA
(Foto: NA)

“En estas horas, después de que en Brasil hubiera una masiva marcha de apoyo a Bolsonaro, éste atacó a las instituciones basales de la democracia brasileña –amenazó a jueces, a la Corte Suprema, con producir un golpe de Estado, etc.- de modo frontal. Brasil atraviesa una preocupante debilidad institucional, y en el corto plazo nadie puede descartar la opción de un golpe estado en el gigante país vecino; y un golpe de estado, por sí mismo, puede despertar cuadros de situación insospechados hasta el momento en cualquier zona del país en que el golpe ocurra”, manifestó Repetto ante la consulta sobre posibles modificaciones en zona la Foz de Iguazú y alrededores durante la administración del presidente Jair Bolsonaro. 

¿Piensa que peligran las próximas elecciones en Brasil? Esta delicada situación política brasileña, ¿podría afectar a la Argentina?

-Bolsonaro lleva adelante una suerte de “trumpismo”. Creo que el  proceso electoral brasileño va a sufrir muchísima tensión en los próximos meses. Trump y Bolsonaro son personas impredecibles, y puestos en cargos tan importantes, son extremadamente peligrosos, no solo para el país que representan sino también para sus vecinos. Yo lo vengo advirtiendo desde la destitución, en Guatemala, de Zelaya, en 2009. Desde entonces se han vivido un sinnúmero de situaciones de debilitamiento institucional de suma gravedad. (en Paraguay, Bolivia, Nicaragua, Venezuela, Colombia, Chile, Ecuador, etc.).  Según analizo, creo que después de la toma del Capitolio en EEUU cualquier tipo de descalabro institucional -aún el más descabellado-, en cualquier país, es susceptible de ser evaluado como posible.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"