De Mendiguren: “Los números de la recuperación económica son elocuentes”

Política / Economía 03/09/2021 Por Daniel Salazar
Lo aseguró el presidente del Bice, al referirse a la tendencia alcista de los números de la economía argentina. En diálogo con LNM, no se guardó nada y cargó contra la oposición.
José Ignacio de Mendiguren © NA
El dirigente industrial y diputado nacional con licencia para asumir la presidencia del Banco de Inversión y Comercio Exterior (Bice), José Ignacio de Mendiguren, habló sobre la actualidad política y económica del país. Fotos: NA.

chapa_ed_impresa_01  

Especial para La Nueva Mañana

El dirigente industrial y diputado nacional con licencia para asumir la presidencia del Banco de Inversión y Comercio Exterior (Bice), José Ignacio de Mendiguren, habló sobre la actualidad política y económica del país de cara a las elecciones legislativas, remarcó las diferencias entre el modelo actual y el que llevó adelante el gobierno de Mauricio Macri y aseguró que los números de la recuperación son muy elocuentes para no verlos.

¿Cómo entiende usted que en la campaña electoral mientras Macri niega el fracaso de su gobierno, sus candidatos no quieren hablar de ese pasado pero insisten con el mismo camino?

Yo creo que es muy difícil negar la evidencia, yo ya no lo analizo desde un punto de vista partidario sino objetivamente. Ese gobierno tuvo récord de inflación, la más alta desde la hiperinflación, tuvimos una devaluación del 500 por ciento, y tuvo récord histórico de saldo negativo de la balanza comercial. El gobierno que se decía pro mercado tuvo récord de fuga de capitales, récord de endeudamiento y de caída de la economía en los cuatro años que gobernaron. La pobreza que era el índice por el que quería que se lo juzgara, porque habló de pobreza cero, aumentó 10 puntos. En conclusión, fue un gobierno catastrófico por donde se lo mire y no hay posibilidad de discusión; esto ocurrió hace solo un año y medio, entonces es muy raro que nadie quiera hablar de ellos, todos siguen la agenda mediática que le han puesto para hablar de cualquier cosa menos de lo importante, que es hablar de estos temas: cómo dejaron el país y cómo seguir para adelante.

Pero estamos en elecciones; cómo no vamos a discutir el modelo económico que queremos porque –insisto- nos estamos jugando nada menos que el crecimiento de la Argentina y en este sentido es imprescindible entender que en esta elección se están proponiendo dos modelos contrapuestos: uno -como escucho decir a un candidato opositor en la capital, el economista Martín Tetaz- que hay que hacer lo que aplicaron cuando fueron gobierno con las consecuencias nefastas que describí, pero más rápido; y el otro -con este gobierno que lo ha planteado el año pasado en medio de la crisis sanitaria con una definición política determinante- que es acudir al rescate más importante del que tengamos memoria desde el sector público al sector pyme y al sector industrial de la historia, y a partir de allí un programa de desarrollo productivo.

Mendiguren 2  © NA
“Tenemos récord de producción de maquinaria agrícola, reactivación en la industria automotriz, del sector de la construcción, de recuperación del empleo; y el índice de crecimiento industrial está arriba de 6 puntos”.

¿Por qué cree que ese otro modelo que aplicó el macrismo y en otros periodos siempre reniegan de la producción? ¿Cuál es el objetivo que tienen si cierran fábricas y después reclaman trabajo que reemplacen los planes sociales?

Bueno, lo importante que hay que comprender es lo que está detrás de todo esto porque no son errores. Es un tema que tiene que ver con el “club del subdesarrollo”. Hay mucha gente que lucra con el subdesarrollo de la Argentina. El mundo desarrollado a nosotros nos quiere como proveedor de materias primas y recursos naturales, como en la colonia, y ésta es la lucha de fondo, donde se agrega el valor. En la historia, las potencias desarrolladas tomaban con los ejércitos los países productores para llevarse sus recursos. Acá el mundo quiere que nosotros tengamos una minería extractiva, nos dejan el agujero y se llevan los materiales. Requiere que nosotros vendamos poroto de soja y no biocombustible, quieren nuestro trigo, no nuestros fideos para ellos desarrollarlos en sus países centrales. 

Ahora, en vez de mandar ejércitos mandan una legión de ocupación que son todos estos economistas neoliberales que trabajan para ellos, que vienen con discursos absolutamente alejados de un proyecto de desarrollo para seguir respondiendo al modelo de los países centrales que quieren para la Argentina.

¿Cómo afianzar ese modelo productivo que propone el gobierno de Alberto Fernández?

Si uno entiende que el fondo del problema de la Argentina es el subdesarrollo estaremos dando un paso adelante. Hoy el 85% del trigo que Argentina vende es a granel como en el siglo diecinueve, a 200 dólares la tonelada, eso transformado en harina son 400 dólares la tonelada y transformado en pastas y galletitas son 1.800 dólares la tonelada, pero el negocio de las cerealeras internacionales es llevarse el trigo para que los fideos los hagan otros. 

Esto implica una batalla que requiere de la unidad del campo nacional atrás de estos objetivos y tener claramente identificado el juego de quiénes son el “club del subdesarrollo”, que no trabajan para los intereses nacionales. Y el resultado está muy claro: más de 40% de pobreza en aumento, indigencia, caída de todos los índices de desarrollo posible.

Hay que profundizar el diálogo con las pymes y con el sector agroindustrial, solamente el proyecto de esa cadena agroindustrial lleva las exportaciones argentinas a 100.000 millones de dólares, este es el único camino necesitamos aumentar la producción de la Argentina; pero fíjese que esta agenda en la oposición ni la conocen, porque lo único que saben es ajustar y ajustar y vienen además con los mismos equipos siempre, el equipo de López Murphy, Patricia Bullrich, Sturzenegger, Rodríguez Larreta… Ya estuvieron en el estallido del 2001 y hace un año y medio la volvieron a estrellar.

¿Cómo encuentra al oficialismo estas elecciones? ¿Hay signos de recuperación de la economía a pesar de la pandemia?

Lo encuentra como a todos los oficialismos del mundo; es una crisis muy grande, como una bomba atómica que le cayó al mundo y la gente, cuando hay una crisis, siempre se la agarra con el que gobierna. A pesar de esa generalidad yo veo al Gobierno que está en el rumbo adecuado. Hoy en la Argentina nos quejamos de la emisión o de la inflación, del déficit fiscal que llegó al 8,8 por ciento pero en Estados Unidos fue del 13% el año pasado, y la inflación que estaba en 1,8 la están proyectando casi al 5%, la están triplicando, porque el año pasado nuestro Gobierno tuvo que tomar la decisión de inyectarle liquidez a la economía para que no se caigan los empleos, las industrias y lo hizo. 

Argentina entró a la pandemia no con un auto cero kilómetro como Estados Unidos, sino con un Renault 12, picado, gomas lisas y sin frenos y, sin embargo, se evitó. No había otro camino, que se cayeran las empresas, no quiero ni pensar que hubiera pasado si el macrismo agarraba esta crisis. 

No obstante, los números de la recuperación son demasiado elocuentes como para no verlos. Y son resultado de un modelo de crecimiento con inclusión, muy diferente al de ajuste y especulación que ya llevó a cabo y sigue planteando la oposición. Tenemos récord de producción de maquinaria agrícola, reactivación en la industria automotriz, del sector de la construcción, de recuperación del empleo y del índice de crecimiento industrial, que está arriba de 6 puntos respecto a 2019. Llevamos 8 meses consecutivos de la balanza comercial favorable, este año la Argentina tiene la posibilidad de crecer el 8 por ciento; entonces todo lo que parecía un rebote inicial hoy ya se está transformando en tendencia.

Ed 222 © Pito CamposRepunte de la economía: la industria hace punta en la recuperación 2021



 

  

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar