Día Internacional de las Cooperativas: el desafío de la reconstrucción

El sector, que en Córdoba representa unos 40 mil empleos directos y un 10% del PBI, llega a este 3 de julio afectado por la crisis general pero con desafíos en el porvenir.
Cooperativa-0
La Cooperativa de Trabajo El Abasto nuclea a unos 300 changarines y changarinas. Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01  

La tragedia asociada a la pandemia impacta en todos los sectores del quehacer humano, y las cooperativas, claro, lejos están de ser una excepción. Ante el coronavirus, ese modo organizativo y de vida basado en la solidaridad y la cooperación afronta una encrucijada clave: la reinvención para la subsistencia y el crecimiento. De hecho, no es casual que el lema de este Día Internacional de las Cooperativas –sábado 3 de julio- es  “Reconstruir mejor juntos”, hacerse fuerte en la resiliencia para “surfear” un tsunami llamado Covid.

Un funcionario del Inaes, un referente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, un cooperativista bien popular y la propia editora de este medio son parte del informe elaborado para esta fecha, donde se traza un panorama del sector en la provincia y –fundamental- los desafíos de cara a lo que viene.

Más protagonismo de la economía social y solidaria

El periodista y docente cordobés Nahum Mirad, vocal en el directorio del Instituto de Asociativismo y Economía Social (Inaes) representando al Estado nacional, destaca que “la pandemia por Covid-19 nos plantea enormes desafíos, como el aislamiento intermitente” y subraya que “estos desafíos aparecen en un mundo con creciente desigualdad, concentración económica y diferencias notorias en el acceso a la salud y la educación”. 

Mirad elige recordar que “a los derivados de la situación de pandemia, en nuestro país se sumaron cuatro años de políticas públicas que lejos de priorizar la producción y el trabajo, desplazaron estas cuestiones de su agenda”, pero que a pesar de ello “hay cooperativas muy activas, por ejemplo las vinculadas al rubro de los agroalimentos”. 

Nahum Mirad
Nahum Mirad, vocal en el directorio del Instituto de Asociativismo y Economía Social (INAES)

El director del Inaes destacó además que “las cooperativas, con su incansable iniciativa, su capacidad de innovación y articulación, no dejan de proponer ante una situación completamente novedosa y llena de dificultades, generando e impulsando proyectos que implican reconversiones en sus actividades”. 

“Sin estas organizaciones, el tejido social que articulan y el capital social que logran administrar, los efectos de la pandemia -especialmente en los circuitos de economías locales y/o regionales- sin dudas serían mayor”, consideró Mirad. “El gran desafío es consolidar esa capacidad de resiliencia e ir desde ella a un protagonismo creciente de la economía social y solidaria en el proyecto de un país productivo e inclusivo; para el Estado nacional, estas organizaciones son parte fundamental de las políticas productivas.”, cerró.

“Si se cumplieran las reglamentaciones tendríamos más trabajo”

Miguel Ángel “Peco” Cabrera preside la Cooperativa de Trabajo El Abasto, que nuclea a unos 300 changarines y changarinas del Mercado homónimo. Se unieron “cuando empezó a escasear el trabajo, hace unos doce años, porque teníamos que buscar una salida”; en el interín, el dirigente se fue formando –“hice un Diplomado en Economía Social y otro en Economía Popular”- y “muchos compañeros que no sabían leer ni escribir pudieron hacer primario  y secundario”. La actividad del changarín consiste en la carga y descarga, al aire libre y en una refinería; un grupo carga por la mañana en las cámaras frigoríficas, y por la tarde, otro grupo en los puestos carga los vehículos de los verduleros.

La cooperativa es muy celosa de las condiciones laborales y de sanidad, y cada seis meses celebra una suerte de paritaria con los dueños de los puestos, en la que se define el precio por bulto. Con la Municipalidad han venido articulando medidas preventivas por la pandemia, y con el Gobierno, aspiran a conveniar estrategias para absorber al total de los changarines del Abasto, unos 800.

Por lo pronto, Cabrera señala que “hay reglamentaciones internas del mercado que no se cumplen y que queremos que se cumplan, porque así los compañeros van a  tener más trabajo. Por ejemplo, no puede haber trabajo en negro: o se está afiliado a una cooperativa o se está en blanco en algún puesto”.

“Peco” recuerda: “Nos costó mucho armar la cooperativa” y destaca que “en todos estos años la seguimos peleando”. “Siempre buscamos alguna mejora para los compañeros”, cierra.

Respecto a una alianza estratégica con el Estado

Pablo Tissera, referente de la Filial Córdoba del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, destaca que “todas las cooperativas están viviendo un momento muy difícil ante la crisis que provoca la pandemia, que profundiza la que ya traíamos del período 2015-2019”. Desde el IMFC, una federación de cooperativas con eje en el crédito, destacan en ese sentido que “terminamos el 2015 con 19 mil cooperativas inscriptas en el Inaes, y a fines de 2019 había 8.900 cooperativas inscriptas. Miles de pymes también han cerrado”.

Pablo Tissera © 2019 Javier Imaz_005
Pablo Tissera, referente de la Filial Córdoba del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (Foto: Javier Imaz / LNM)

Tissera traza el panorama territorial, al señalar que “Córdoba es de las provincias del país que más desarrollo tiene, donde hay muchas cooperativas agrícolas y de servicios públicos en pequeñas y medianas localidades del interior; de trabajo y de vivienda más en los centros urbanos; y un cooperativismo de crédito que se encuentra tanto en pequeñas y grandes localidades como en los grandes centros urbanos”. Para el dirigente, el sector entraña “un 10% del producto bruto geográfico” y “genera unos 40 mil puestos de trabajo”.

“La recesión pega de lleno, pero desde el Instituto venimos haciendo un trabajo muy fuerte en varios planos: la cuestión integrativa, que es cooperación entre cooperativas, con otras catorce federaciones de cooperativas de la provincia de Córdoba y la federación de mutuales; la información a las cooperativas de base de los programas estatales para el desarrollo y fortalecimiento de las cooperativas y el acompañamiento de la gestión de los mismos; capacitación en educación cooperativa y administración del programa nacional de microcréditos”, expresó.

Tissera defendió “al Estado como garante de los derechos populares, haciendo hincapié en la defensa del mercado interno, con un modelo productivo con inclusión social” y dijo que “con ese Estado tenemos que tener una alianza estratégica”.

“Entre otros, algunos desafíos que se nos presentan a futuro son seguir trabajando la integración cooperativa con el sector mutual y de la economía popular, y fortalecer la articulación con la pequeña y mediana empresa”, finalizó.


“Seguir vigentes en el mercado”

Gabriela Yalangozian e © 2016 Javier Imaz - LNM_01
Gabriela Yalangozian, presidenta del Consejo de Administración, Cooperativa de Trabajo La Mañana de Córdoba Limitada. (Foto: Javier Imaz / LNM)

La cooperativa que edita este medio en sus formatos papel y web no es ajena a todos estos avatares. Gabriela Yalangozian, presidenta del Consejo de Administración, coincidió en que “las cooperativas se encuentran golpeadas por la situación de crisis económica” pero destacó “la ayuda por parte del Gobierno nacional para transitar la situación de ASPO y completar los retornos de los socios”. “Este año se está a la espera de información para ver si esa ayuda se reinstalará y en qué condiciones”, señaló, y detalló que “en el caso de La Nueva Mañana se ajustaron los gastos y los ingresos de los socios en concepto de retornos aún no lograron ser actualizados; aun así se están evaluando alternativas para poder hacerlo a la brevedad”.

Las estrategias para avanzar están relacionadas con “buscar estrategias publicitarias que permitan mantener el producto”, un tema que “no es sencillo porque las empresas que nos acompañan tienen mucha incertidumbre en torno a las medidas restrictivas que puedan ir tomándose en virtud de la ola de contagios y las nuevas variantes del Covid-19 que surgieron en el 2021”. 

A pesar de las dificultades, y readaptaciones mediante, esta cooperativa de apenas una veintena de socios “adopta el teletrabajo como una herramienta sumamente necesaria a la hora de priorizar la salud de los socios, donde cada uno de ellos cumple un rol fundamental”. Y de cara al futuro, Yalangozian señala que “el mayor desafío es estar atentos a las oportunidades que surjan; buscar nuevas estrategias y nuevos servicios que permitan adaptarse a la necesidad de la gente; leer las elecciones de consumo que tienen los cordobeses; y apostar a mantenerse en actividad, con el firme objetivo de seguir vigentes en el mercado”.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"