“El de Cecilia fue un crimen atroz tapado por el Poder Judicial y policial”

Los padres de la mochilera asesinada en Capilla del Monte criticaron la elevación a juicio, y afirmaron que la fiscal Paula Kelm “tapa” el esclarecimiento del femicidio.
Basaldua familia00005
Susana Reyes y Daniel Basaldúa, padres de Cecilia, viven la peor pesadilla jamás imaginada.

chapa_ed_impresa_01  

“La fiscal Kelm nunca dio la cara y sigue tapando”. Sin pelos en la lengua, contundentes en su dolor, los padres de Cecilia Basaldúa refirieron a La Nueva Mañana sus sensaciones de cara a la noticia más inesperada: tras menos de un año de instrucción, la fiscal Paula Kelm consideró cerrada la investigación por el femicidio de la mochilera, que permaneció tres semanas desaparecida hasta que su cuerpo fue encontrado en las afueras de Capilla del Monte.  

Entrados en sus seis décadas de vida, Susana Reyes y Daniel Basaldúa, salteña ella, entrerriano él, viven la peor pesadilla jamás imaginada. Superada la crianza de sus cuatro hijos, Daniel refiere que “no teníamos ningún problema, estábamos tratando de vivir la vida”, hasta que “nos apareció esto así de golpe”. Susana completa: “Lo principal que le dimos a nuestros hijos fue la educación, que sean gente de bien para la sociedad, y desgraciadamente nos pasó esto”.

“Esto” es quizás lo peor que puede pasarle a un ser humano: la muerte de una hija. Y de la manera más bestial, asesinada por –se presume- varias personas que actuaron con total impunidad. A la fecha el expediente tiene un único imputado y detenido, Lucas Bustos, quien desde el primer momento fue considerado “un perejil”. Así y todo, con indagatorias y  medidas de prueba pendientes, la familia Basaldúa se encontró con que el viernes 5 Kelm pidió la elevación a juicio.   

Basaldua familia00004
“Yo realmente no me esperaba otra cosa de la fiscal: nunca va a jugar a favor nuestro y está muy apurada en elevar eso a juicio”.

-En primer lugar quería consultarles acerca de qué opinan de esta medida de la fiscal del caso.

Daniel Basaldúa - Yo realmente no me esperaba otra cosa de la fiscal: nunca va a jugar a favor nuestro y está muy apurada en elevar eso a juicio; por qué, no sé. Todavía falta que eleve pruebas y cosas que hemos pedido, como el Luminol en la casa de Mainardi (N. de R.: la persona señalada como sospechoso) que dio positivo y ella lo desechó. El investigador principal que ella tenía está preso por violento, Ariel Zárate; yo lo había denunciado porque nosotros le mandábamos cosas a él y no las ponía en el expediente. Y ella no da lugar a nada, pero nosotros vamos a luchar para que no lo logre y que se investigue de verdad. Esas cositas tiene la fiscal, por eso estamos indignados.

Susana Reyes - A casi un año, estoy cada vez más sorprendida del proceder de la Justicia, especialmente de la fiscal Paula Kelm, que siendo mujer y autoridad está para defendernos y ayudarnos y no nos dio el pésame, nunca le vimos la cara y las veces que estuvimos en la Fiscalía de Cosquín hemos esperado hasta tres horas en el patio, en días de mucho frío, con la edad que tenemos y el dolor que cargamos encima. No tuvo consideración.

La Secretaría de DD.HH. de la Nación es querellante en la causa. De la provincial, o del Gobierno cordobés en general, ¿han recibido algún tipo de apoyo o ayuda?

D.B. - De la provincia de Córdoba no hemos recibido ninguna ayuda. Al principio se acercaron desde el Polo de la Mujer, pusieron dos psicólogas muy buenas que nos acompañaron, y hubo alguna ayuda económica en ese tiempo, pero nada más. Realmente hubiésemos esperado que algún político se acerque a nosotros, pero bueno, es lógico que no lo iban a hacer, porque hay algo que se está tapando. La investigación del caso de Cecilia la llevaron para cualquier lado, quiere decir que ahí se tapa, la fiscal está tapando, sigue tapando y nosotros estamos luchando para que no pase eso. Muchos políticos salen todos los días y hablan de que Córdoba te espera; a mi hija Córdoba la esperó pero para matarla.

Basaldua familia00001
El matrimonio Basaldúa fue recibido por el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti.

¿Pudieron reconstruir algo de esos días de Cecilia en Capilla del Monte?

D.B. - Ella no tuvo ningún apoyo; llegó dos días antes de la pandemia y la echaron de todos lados, donde iba la echaban. No tuvo ninguna contención. Córdoba es muy turística pero deja mucho que desear en esos casos. Yo vi cómo maltratan a alguien porque va con una mochila; vas con una mochila y parece que fueras un pordiosero y no es así, todo el mundo tiene derecho a andar como quiera. Eso es lo que no se respetó.

Ustedes han estado en Capilla del Monte exigiendo justicia por su hija. ¿Qué percibieron en el lugar?

S.R. - La impresión que tuvimos al llegar a Capilla del Monte fue de desamparo y desprotección por parte de la Policía. Nos sacaron fotos del auto el mismo día que llegamos: una amiga nos prestaba para que nos quedásemos en San Marcos Sierras pero con la foto de la patente nunca nos dejaron entrar, nos escoltó la Policía y nos dieron alojamiento en el camping. Desde ese momento, para nosotros la Policía no era protección. Conocimos muy buena gente, demasiado mansa, que se aguanta muchas cosas de la Policía y de las autoridades, los tratan mal, los amenazan, muchas cosas rarísimas que vimos y que la gente nos contó; por ejemplo que cuando iban a protestar por Cecilia después se les presentaban en sus casas. La verdad que eso es terrorífico. 

¿Cómo recuerdan a su hija?

D.B. - Cecilia era un ángel, ella lo único que quería era viajar y ayudar a la gente; no iba a las grandes ciudades a ver cómo era un cine o un teatro, ella lo que hacía era ir a ver a los pueblos originarios. Estuvo en muchos lugares y le gustaba viajar sin medios, a dedo. Así recorrió toda Latinoamérica. Yo muchas veces le decía si tenía miedo y ella me decía ´Pa, tengo la palabra´. Y lamentablemente en Capilla del Monte no le sirvió, porque se encontró con hijos de puta. Nosotros la recordamos como era, una chica sencilla, solidaria y muy culta, que leía mucho. Para nosotros está en un largo viaje, en algún momento la encontraremos nuevamente. Pero estén seguros de que Mainardi y compañía la van a pagar.  

Las abogadas querellantes señalan que la elevación a juicio puede devenir en la absolución de Bustos, por falta de pruebas. ¿Ustedes qué opinan?

DB - Este crimen no tiene que quedar impune. Ojalá que toda la sociedad cordobesa se preocupe un poquito y divulgue esto, porque esto fue un crimen atroz, encima tapado por el poder judicial y policial, hay toda una trama ahí. 


Todos de acuerdo, menos la fiscal

El expediente que investiga el femicidio de Basaldúa tiene una particularidad poco común: los seis abogados intervinientes están de acuerdo en la inocencia del imputado. Desde el  Equipo Justicia por Cecilia, que representa a la familia, la abogada Gisella Videla señaló que contra Lucas Bustos “no hay pruebas certeras” y que el imputado “podría ser absuelto en un juicio”. “Queremos saber qué es lo que se está encubriendo en Capilla del  Monte; este crimen se ha cometido entre varios, y algo se está encubriendo”, dijo, y completó: “El principal sospechoso de las querellas está libre impunemente y pudo salir de la provincia en plena cuarentena”.

Su par Daniela Pavón adelantó la oposición al pedido de elevación a juicio y aseguró que “es un desastre la investigación”. “Llega con un detenido sin prueba que lo vincule” señaló, y lamentó que el cierre de la investigación se da cuando “había prueba y testimonios por introducir, pero evidentemente el nivel de impunidad y de encubrir asesinos pudo más”.

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, que también es querellante, señaló en un comunicado que “la causa está repleta de irregularidades” y que “la única evidencia que pesa sobre el acusado es una supuesta confesión realizada en una comisaría, cuyos únicos testigos son dos agentes a quienes Bustos denunció por torturas”. “Tanto la familia como la Secretaría de Derechos Humanos solicitaron en reiteradas ocasiones que se profundice la investigación respecto de Mario Mainardi, en cuya casa se hospedaba la víctima, y que además fue la última persona que la vio con vida”, abundó. Los abogados del área también analizan oponerse a la elevación a juicio, y el titular de la dependencia, Horacio Pietragalla Corti, señaló que “la decisión de la fiscal nos preocupa mucho, porque hay una persona detenida sin pruebas y hay otros sospechosos a los cuales no se ha investigado”.

“Tenemos una fiscal que nos vuelve a poner en evidencia a un Poder Judicial que no funciona y que es parte del problema”, cerró.

El abogado Sergio Sánchez, codefensor de Bustos, sostiene que no hay ninguna prueba que vincule al acusado con Basaldúa, pide su libertad y de seguro se opondrá a la elevación a juicio. “En toda mi carrera como profesional del Derecho nunca tuve que utilizar tantas herramientas legales como en este expediente”, se quejó. Ninguno de sus escritos, refirió, fue aceptado por la fiscal.

Ante el unánime acuerdo acerca de la inocencia de Bustos y de la necesidad de profundizar la investigación, la fiscal Kelm replica que “se ha concluido la instrucción, tras once meses de investigación y 16 cuerpos de expediente”. La funcionaria destacó que en la causa “participaron todas las partes”, que “se ofrecieron peritos de control en todas las pericias que he ordenado” y que “excepcionalmente se ha otorgado la intervención de la secretaría de Derechos Humanos”.   

“Luego de haber agotado todas las líneas investigativas, la única que prosperó y avanzó hasta alcanzar la probabilidad exigida por la ley para elevar una causa a juicio es la autoría del abuso sexual y femicidio por parte de Lucas Adrian Bustos”, completó.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar