La Provincia busca un respirador para estimular el turismo

Política / Economía 20/11/2020 Por Facundo Piai
Tras el cimbronazo de la pandemia, los componentes de la oferta turística cordobesa esperan que comience el próximo año para dar vuelta una de las páginas más negras de su historia.
Anuncios aperturas
- Esteban Avilés, presidente de la Agencia Córdoba Turismo, junto a el vicegobernador, Manuel Calvo y el ministro de Salud, Diego Cardozo; durante el anuncio de las nuevas aperturas con fines turísticos.

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Luego de una temporada de verano con performance aceptable, la expansión de la peste esmeriló las cosechas estivales de la industria del turismo. La crisis cambiaria que caracterizó a la gestión anterior, que encareció el dólar y depreció el poder adquisitivo del peso, sumado a los impuestos que la administración de Alberto Fernández impuso a la compra de divisas, favorecieron al turismo interno. Como consecuencia del encarecimiento de viajar al exterior, el verano pasado hubo muchos turistas en la Costa Atlántica y las serranías cordobesas, por mencionar dos de los principales destinos. Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), el número de “excursionistas y viajeros” dentro del país superó los 31 millones, siendo Córdoba uno de los destinos más elegidos. 

En el mismo sentido, las devaluaciones favorecieron relativamente el arribo de extranjeros durante el 2019. Quienes accedieron por vía aérea al país llegaron a la cifra récord de 3,06 millones de viajeros. Sin embargo, supera por muy poco a los arribos de no residentes del año 2010 y 2011, respectivamente. En consecuencia, la ocupación hotelera del país mostraba signos de aumento en los primeros meses de este año, llegando al record durante el feriado de carnaval; en donde Córdoba tuvo una ocupación de su plaza hotelera que superó el 90%. No obstante, luego de un comienzo de año con demanda sostenida de habitaciones en los centros turísticos, como es sabido, la pandemia y la emergencia sanitaria le apagaron la luz a la industria del turismo. Un sector que acumulará diez meses consecutivos con una caída promedio del 90%, según datos oficiales. 

De lo anterior se desprende que los hoteleros, cabañeros y gastronómicos del país vienen de enfrentar la peor crisis de su historia. Para que el sector comience a transitar hacia la recuperación, a principios de esta semana el Gobierno de la Provincia de Córdoba anunció una serie de medidas. El gobernador Juan Schiaretti notificó que a partir de enero podrán arribar a la provincia los no residentes. Además,  dio a conocer políticas de estímulo para la industria del turismo. Se trata de Ingresos Brutos, gravamen del que estarán exentos totalmente quienes conforman la oferta turística cordobesa. En lo que respecta a los impuestos patrimoniales, también percibirán alícuota cero para el impuesto inmobiliario y automotor durante los primeros ocho meses del próximo año.

De este modo el sector turístico de la provincia mediterránea gozará de diferentes exenciones impositivas que abarcan las dos temporadas de mayor actividad, las que corresponden a las vacaciones de verano e invierno, comprendiendo también al fin de semana largo de Carnaval y a Semana Santa que son fechas significativas para el turismo de la región. Asimismo, para que puedan hacer frente a sus deudas, las empresas que conforman la oferta turística y tienen compromisos financieros con el Banco de Córdoba tendrán un periodo de gracia de ocho meses. Hasta fines de agosto el sector tendrá diversas exenciones de tributos provinciales, luego de las temporadas de mayores ingresos, en procura de fortalecer los efectos multiplicadores y alimentando un círculo virtuoso de un sector que aporta el 4,6% del producto geográfico y explica el 9,2% del empleo provincial, de acuerdo a relevamientos realizados en el año 2014.

Leve recuperación de la recaudación

Mientras tanto, en medio de un año crítico para la recaudación por la caída de la actividad, el Gobierno de la Provincia elabora su Presupuesto para el año entrante, en el cual no contará con los recursos que aporta el turismo. En lo tributario, el mes de octubre llevó un relativo alivio al erario público provincial al conseguir la recaudación un incremento de 10% en términos reales (es decir, por arriba de la inflación del período) en relación al mismo mes del año pasado. Así, octubre fue la segunda variación interanual positiva tras 27 meses de caídas. Asimismo, el último informe del Ministerio de Finanzas de Córdoba da cuenta de los rasgos regresivos de la estructura impositiva, ya que, de los impuestos provinciales, Ingresos Brutos explica más del 70% de la recaudación. Mientras que la presión impositiva sobre los patrimonios tiene una incidencia muy menor en los ingresos.

Según información aportada desde Finanzas, el sector que más recursos aporta a la recaudación de Ingresos Brutos es el comercio mayorista y minorista (que paga una alícuota de aproximadamente el 3,8%) y en segundo lugar la intermediación financiera. Por otro lado, la actividad que paga menor alícuota es el sector agropecuario con un promedio de 0,08%. El presupuesto para el próximo año busca elevar la alícuota que pagan los bancos en concepto de Ingresos Brutos y baja de 1,5% a 1,2% la presión impositiva de la industria manufacturera. Mientras que los impuestos patrimoniales, sin cambios en las valuaciones 2020 por la crisis, tendrán actualizaciones; el inmobiliario rural tendrá un incremento promedio del 40%; mientras que el aumento del urbano será del 20% promedio. 

Al ser consultado por este medio sobre cómo repercuten las exenciones al turismo en las cuentas públicas, desde el equipo de Osvaldo Giordano aclararon que se trata de un sector que previo a la pandemia explicaba aproximadamente el 0,75% de la recaudación de Ingresos Brutos y entre marzo y septiembre de este año esa participación cayó al 0,09%. Es decir pasó de recaudar poco más de $7 millones cada mil millones que se perciben a 1 millón de pesos cada mil millones recaudados, durante la pandemia. Por tanto, desde Finanzas descartan que la exención requiera de modificaciones sustanciales para equilibrar las cuentas. Por otro lado, el Ministerio de Finanzas confían que en lo que resta del año, de mantenerse “las condiciones macroeconómicas”, seguirá la tendencia que vimos en octubre. Mientras que sobre la recaudación del próximo año sostuvo que “la proyección es que el 21 será de recuperación pero todavía por debajo del 2019 (que fue un mal año)”

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar