En un momento de marcada tensión, la oposición cruza a Schiaretti

La gestión de la pandemia, el futuro económico, social y político de la provincia se pone en juego en la etapa final del año. LNM habló con cuatro referentes de la oposición.
Schiaretti

chapa_ed_impresa_01

 

En una combinación nefasta de variables, Córdoba parece estar al borde del colapso. Sanitario, ambiental y, por qué no decirlo, político. Sucede que en medio del peor momento de la pandemia, y con el fuego devastando todo lo que tiene a su paso en las sierras, la presencia del Gobernador pendula entre el empeño puesto en la comunicación de temas (que en este contexto parecen) colaterales y un silencio advertido ya no sólo por la oposición sino por el grueso de la ciudadanía, que empieza a expresar su descontento. 

“Claramente, el Gobierno tiene una agenda distinta a la de la gente, que necesita gestos, valores y acciones concretas”, dice Ramón Mestre. “Cualquiera, en cualquier lugar del mundo, hoy necesita certezas y eso en Córdoba no existe”, señala la máxima autoridad del radicalismo provincial consultado por La Nueva Mañana.

Ramón Mestre
Mestre: “Tenemos un cóctel complicado y con las consecuencias negativas que están a la luz, pese al silencio del gobernador Schiaretti”.

“Veo a un gobernador falto de reflejos”

Veo un Gobernador que en la primera etapa tomó decisiones atinadas; que hizo algún intento por convocar a la oposición, aunque finalmente eso quedó para la tribuna. Hoy lo veo falto de reflejos como nunca lo había visto y todos notamos las fallas estructurales en cuanto a la salud, la economía, la inseguridad y la pobreza”, afirma el ex intendente capitalino. “Tenemos un cóctel complicado y con las consecuencias negativas que están a la luz, pese al silencio del gobernador Schiaretti. Lo respeto mucho, pero creo que los cordobeses y cordobesas estamos viendo hoy los resultados de un tipo de liderazgo cerrado o tradicional que dejó de funcionar hace mucho; con un silencio abrumador y una falta de tacto importante para enfrentar problemas estructurales, arrastrados por más de 20 años”, asegura. 

Para Luciana Echevarría, “el Gobierno provincial acumula crisis sin mostrar ninguna señal a favor de las mayorías que viven de su trabajo y haciendo oídos sordos a los reclamos y planteos que desde los trabajadores y las trabajadoras de la salud se le hacen insistentemente”. “No es casual que, descontando el AMBA, seamos la segunda provincia con más contagios y que el sistema de salud esté al borde del colapso. Es fruto de la política del gobierno que abrió irresponsablemente infinidad de actividades económicas no esenciales”, dice la legisladora del MST. “Es evidente que Schiaretti está ajeno a los temas importantes, mientras la familia de Blas, las comunidades que ven arder el monte nativo, los miles de niños y niñas que pasan hambre, y los desocupados que en nuestra provincia superan por mucho la media nacional, siguen esperando respuestas”, asegura a La Nueva Mañana. 

Luciana Echevarría
Echevarría: “Hay elementos que preanuncian un salto en el malestar que seguramente se va a expresar en más luchas y organización sindical, social y política”.

En esa misma línea se inscriben las críticas de su par legislativa Soledad Díaz García, que asegura que el gobierno “ha fracasado rotundamente en el manejo de la crisis y eso se ve a las claras con las colas de más de un kilómetro en el que se junta gente para realizarse los hisopados”. “El desconocimiento de los reclamos básicos del sector de la salud nos llevó a tener un pico de contagios y a tener un gran número de personal contagiado. Eso hace que nuestro mayor problema sea no tener con el personal para enfrentar pandemia. El gobierno privilegió la salud privada y hoy privilegia los pedidos del sector empresarial que necesita que los trabajadores vuelvan a producir”, asegura. 

Con las críticas apuntadas en otra dirección, Gregorio Hernández Maqueda también advierte sobre lo que considera un mal manejo de la situación por parte del gobierno. “Tomó medidas análogas a las del AMBA, cuando nuestra situación era mejor, en vez de haber conformado un comité de crisis para tomar las decisiones y no crear un COE no representativo y sin visión integral de la realidad. Se priorizó únicamente la no propagación del virus, cuando Córdoba no estaba afectada. Esto perjudicó enormemente al sector productivo cordobés, las pymes y los autónomos. Fue un grave error que hoy pagamos con un aumento del desempleo, pobreza y delincuencia, y sin resto económico para medidas ante un aumento vertiginoso de los contagios”, señala el titular de la Coalición Cívica cordobesa. 

Gregorio Hernández Maqueda  © Redacccion alta gracia
Hernández Maqueda: “Se priorizó únicamente la no propagación del virus, cuando Córdoba no estaba afectada. Esto perjudicó enormemente al sector productivo cordobés”. (Foto: Redacción Alta Gracia)

Urgencia y prioridades

Entendiendo transversalmente las problemáticas sanitarias, sociales y económicas, los referentes opositores coinciden en la necesidad de redoblar esfuerzos para asistir al grueso de la población golpeado por la pandemia. 

“El conjunto de los trabajadores en Córdoba está por debajo de la línea de pobreza porque la canasta básica está por encima de los 60 mil pesos”, señala Díaz García. “La política parece ir a contramano porque, en este marco, se rebajan las jubilaciones y se reducen los salarios en medio de una crisis social se hace cada vez más evidente”, asegura a la vez que advierte sobre la problemática de acceso a la vivienda y las tomas de tierras, que también considera un tema candente en nuestra provincia. “Es urgente dejar de poner los recursos del Estado al servicio de los negocios de unos pocos y abocarnos a responder a estas necesidades que no pueden esperar”, señala Echevarría, que pone el acento sobre el combo problemático que hoy representan las áreas de salud, educación, trabajo, vivienda y ambiente.  

Por su parte, Hernández Maqueda brega por “una drástica reducción del gasto público, empezando por la propaganda de gobierno, y de inmediato bajar y en lo posible eliminar los impuestos regresivos tales como ingresos brutos y sellos”. “Así se aliviaría la pesada carga al sector privado y a la clase media que se ve obligado a ir a la informalidad ante la necesidad de subsistir”, asegura.

Para Mestre, “las prioridades debieran ser cómo Córdoba va a salir de la pobreza, de la inseguridad y cómo va a enfrentar un nuevo tiempo con inclusión desde la salud, la educación y el empleo; por ejemplo, acompañando a las pymes y no ahogándolas como pasa ahora”. “Soy de los que creen que todos los problemas que tenemos son de educación. De ahí se desencadena todo. La prioridad es tener un plan que hoy, lamentablemente, Hacemos por Córdoba no tiene”, afirma el radical. 

Soledad diaz garcia
Díaz García: “El gobierno ha fracasado rotundamente en el manejo de la crisis y eso se ve a las claras con las colas de más de un kilómetro de gente para realizarse hisopados”.

El futuro y la pospandemia

Aunque resulte demasiado difícil imaginar una provincia saliendo de la pandemia, las proyecciones al menos se analizan desde las diferentes fuerzas de cara al futuro inmediato. Con un mundo, un país y un territorio propio en crisis, al gobierno se le abren nuevos frentes de batalla que tendrá que enfrentar en un marco que, encima de todo, tendrá un round electoral en menos de diez meses. 

“La población ha dado sobradas muestras de paciencia, pero todo tiene un límite: el hambre, el salario deteriorado, el miedo a enfermar, el cansancio de los trabajadores de la salud, la falta de contención social y económica por parte del gobierno, son todos elementos que preanuncian un salto en el malestar que seguramente se va a expresar en más luchas y organización sindical, social y política”, afirma Echevarría, que apunta a fortalecer al Frente de Izquierda Unidad para “hacer crecer una voz alternativa a los delirios de la derecha y al ajuste del gobierno”. 

“El gobernador tiene la suma del poder público, por lo tanto, no le interesa escuchar a nadie que pueda hacerle mirar la realidad de otra forma. No vemos posibilidad de que con un liderazgo cerrado y autocrático como el de él pueda haber un cambio de rumbo en el corto plazo. Sólo la institucionalización y coordinación del principal frente opositor, que es Juntos por el Cambio, podría obligar al gobierno a recapacitar”, afirma aún más crítico, Hernández Maqueda. 

“Yo creo que no podemos pensar en la Córdoba del futuro si no le buscamos una salida distinta a los problemas estructurales que tiene Córdoba”, dice Mestre. 

“Córdoba, por su salud, necesita un recambio de formas, de contenidos y de un liderazgo que motive, sobre todo, a los jóvenes y niños. La provincia necesita una alternativa que sostenga las buenas decisiones y que, fundamentalmente, le proponga a la ciudadanía respuestas a esas demandas que nunca llegaron”, dice el radical. “No alcanza con un solo partido político; e incluso, es necesario abrir el juego en serio a las organizaciones, los gremios, las empresas, los partidos políticos y las instituciones de la democracia. La receta del patrón de estancia que habla cuando quiere no funciona”, asegura. 

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar