Hugo Roland: “El sistema sanitario en Córdoba está a nivel de desborde”

El reconocido infectólogo, encargado del Centro de Covid de Daspu, aseveró que por el aumento de contagios, la situación sanitaria está próxima a la saturación total.
Ed 174 © Pito Campos
Ilustración: Daniel "Pito" Campos, para La Nueva Mañana.

chapa_ed_impresa_01

 

Durante la última semana, la curva de contagios por Covid-19 en la provincia de Córdoba se disparó y causó alarma, en especial en los equipos de salud ante la necesidad de dar respuestas y evitar muertes. 

Para el infectólogo Hugo Roland, encargado del Centro de Covid de Daspu y ex director del Hospital Rawson, el sistema sanitario de Córdoba está a nivel de desborde y su visión es que resulta necesario volver a una fase de restricción importante de circulación y aislamiento social para evitar el colapso. Así lo expresó en una entrevista realizada para La Nueva Mañana en la que enfatizó además que el equipo de salud de la provincia “está agotado”.

Mi sensación es que estamos próximo a un nivel de saturación total. Tenemos una demanda muy alta y sostenida y la respuesta es igual o menor que en un principio. En el punto de partida de la pandemia esa oferta no era la óptima, y se ha empobrecido aún más con el correr del tiempo porque tenemos problemas con el equipo de salud que se enferma, tiene que aislarse o incluso muere”, aseveró Roland.

“Este desbalance entre la demanda creciente y la oferta decreciente hace que estemos yendo hacia un lugar muy poco deseado para todos. El equipo de salud está agotado, más allá de que viene devaluado y depreciado, está muy cansado por la epidemia y por el pluriempleo que es otro de los factores que hay que destacar: tener varios trabajos y tener que salir corriendo de un trabajo hacia otro. Por ejemplo, un enfermero termina trabajado 16 horas por día porque tiene dos trabajos. Eso hace que la calidad de la prestación no sea buena, porque si ese profesional ya venía agotado de antes, ahora con la pandemia la situación es mucho peor”, precisó. 

Hugo Roland 01
Hugo Roland: “Mi sensación es que estamos próximo a un nivel de saturación total. Tenemos una demanda muy alta y sostenida y la respuesta es igual o menor que en un principio.”

-¿Qué respuesta puede dar la Provincia ante esta situación que describe?

- Yo creo que es muy difícil que le pueda dar una respuesta porque la conformación de las unidades críticas, que en este caso es lo que se está requiriendo, tiene como protagonista fundamental al personal sanitario. Y el personal para estar en condiciones óptimas para dar respuesta tiene que tener una capacitación que lleva años. Puede existir aparatología en forma suficiente, pero no hay quien maneje esos aparatos y a los pacientes. 

- ¿Las convocatorias que realiza el gobierno de personal de salud en forma permanente no rinden sus frutos?

- Se intenta convocar más personal, pero no es fácil y menos hacerlo en forma rápida. Esto revela que nuestro sistema de salud no estaba optimizado desde el punto de vista de los recursos humanos.

- ¿Qué salida le ve a esta situación en un futuro próximo? 

- La única salida que veo es disminuir la demanda, y para que esto ocurra tenemos que poder controlar y administrar la epidemia resolviendo la cuestión de la movilidad de las personas y estimulando el distanciamiento social. Eso se hace tomando medidas políticas concretas y muy estrictas. 

“El equipo de salud está agotado, más allá de que viene devaluado y depreciado, está muy cansado por la epidemia y por el pluriempleo”.

- ¿Las multas que la Provincia estableció ante el incumplimiento de las medidas de contingencia en la pandemia no tuvieron la efectividad deseada?

- Para nada, muy por el contrario. La conciencia colectiva es que la situación que estamos viviendo es normal, y eso se debe a que penetró el discurso anticuarentena en una forma importante desde los medios con la ayuda de gente que ayudado a una comunicación que ostensiblemente es errónea.

Uno de los ejemplos de estrategias erróneas ha sido cuando se comunicó que Córdoba estaba a la vanguardia del país con las reuniones familiares. Lo que resultó de eso fue una convocatoria a la celebración: la gente se juntó más que de costumbre. En nuestros focos encontramos que en una inmensa proporción los contagiados adquieren esa infección en una reunión familiar. 

Otra situación grave es la de los bares. Un lugar donde no se puede guardar el distanciamiento, no se puede estar sin barbijo y no se puede estar menos de 15 minutos. Habilitar estos lugares va en contra de todas las medidas de bioseguridad que estamos proponiendo. Hay una contradicción notable en el discurso y la población recibe esto como si no pasara nada, como si no hubiera que hacer nada, y entonces ocurre lo que ocurre.

“La conciencia colectiva es que la situación que estamos viviendo es normal, y eso se debe a que penetró el discurso anticuarentena en una forma importante desde los medios”.

- La Provincia tomó una resolución respecto a interrumpir la circulación del transporte interurbano. ¿Piensa que para reducir la movilidad se debe limitar la circulación del transporte urbano?

- Si los colectivos o cualquier actividad transgrede estas normas básicas de distanciamiento tiene que ser puesto en análisis los beneficios de tenerlos en marcha. Lo que estamos proponiendo algunas personas es que exista una restricción extrema durante un lapso de 14 días, que es aproximadamente lo que lleva un período de incubación. De esa manera, buscar bajar la carga viral de la población en general. Porque ahora es muy alta, en especial en los jóvenes que se movilizan y transportan el virus. Creo que esa sería la forma de bajar la circulación viral y disminuiría la demanda de nuevos casos positivos, con menos gente contagiada, consiguiendo administrar la epidemia.

- ¿Usted dice volver a fase 1 por 14 días?

- Lo que digo es volver a una fase importante de restricción. 

- De tomar esa resolución, una de las grandes presiones que tendría el Estado sería profundizar la crisis económica que se viene sosteniendo estos seis meses…

- Desde antaño se conoce que las epidemias causan siempre un efecto sobre la economía similar a una guerra. Yo soy médico, que no opino sobre economía, pero lo único que puedo decir es preguntarme por qué ese efecto no iba a suceder en este país con esta pandemia.

“Lo que estamos proponiendo algunas personas es que exista una restricción extrema durante un lapso de 14 días, que es lo que lleva un período de incubación”.

- ¿Cree que las esperanzas de salir de esta situación deben estar puestas únicamente en encontrar una vacuna que contrarreste el virus?

- Si no se toman medidas no va a ser sostenida la respuesta porque estamos a nivel de desborde. Por más que los números de contagios que se logren nos conformen en alguna medida, yo le puedo asegurar que desde el punto de vista del trabajo cotidiano estamos en una situación límite. Y lo que preocupa es que esta situación de la que estamos hablando está divorciada del discurso, porque lo que percibe la gente es que todo está bien, que se puede circular normalmente. Se puede ver en las plazas que hay chicos sin barbijo, gente compartiendo bebidas o el mate. En las calles se ve una imagen que remite a otra época con otra realidad sanitaria. 

Noticia relacionada:

Schiaretti COE habilitación reuniones familiares¿Cambió la estrategia de Schiaretti frente a la pandemia?

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar