Crece la adhesión a la recolección diferenciada en Villa María

Suplementos 24/07/2020 Por Redacción La Nueva Mañana
La Municipalidad de Villa María presentó un informe que revela un incremento en el volumen de los residuos de la recolección diferenciada. El aumento del 20% respecto al año pasado indica que hay más vecinos que separan la basura.
Coop 7 de febrero

Suple 21 - Vida Sustentable XI - Bnr

 
 

Con el objetivo de mejorar los hábitos sociales y de disminuir el impacto ambiental de la basura a través de la recolección, desde la Subsecretaría de Ambiente se inició en el mes de mayo una campaña para invitar y brindar herramientas a los vecinos sobre cómo se ejecuta la separación de residuos y promover el uso de la recolección diferenciada, reforzando dicho programa.

A mediados de julio, el organismo que depende de la Secretaría de Ambiente, Obras y Servicios Públicos presentó un informe que refleja un gran avance en el uso del servicio. De acuerdo a los datos recogidos, se advierte un aumento en un 20% aproximadamente, en comparación con 2019, en la cantidad de residuos secos que han ingresado a la planta de separación que funciona  en el vertedero municipal y que es operada por la Cooperativa “7 de febrero”.

El relevamiento muestra la evolución en los distintos sectores de la ciudad. En este aspecto, el
barrio Centro fue el área en donde se evidenció mayor utilización de la recolección diferenciada, con un aumento del 74% y 20% en relación al mismo período analizado durante el año anterior. Esto es así porque la recolección recorre ese sector los días miércoles y viernes, evidenciando diferente variabilidad en ambas jornadas. 

En cuanto a los miércoles, se pasó de recolectar 2.000 kilogramos a 3.483 promedio por recolección. En tanto los días viernes se evidenció un aumento del 23%, con 3.098 kilogramos recolectados en 2019 a 3.795 en el mismo período pero del 2020.

Según las estadísticas, los vecinos de barrios Sarmiento, Santa Ana, Rivadavia y San Justo también hicieron mayor uso de la separación de residuos. En esos lugares se pasó de recolectar 4.060 kilogramos promedio por día de recorrido en 2019 a 4.862 en 2020, reflejando un aumento del 19,76% del uso del servicio.

De mismo modo lo hicieron vecinos de barrios Almirante Brown, Trinitarios, Parque Norte y Carlos Pellegrini, en donde el volumen aumentó de 2.867 kilogramos promedio en 2019 a 3.382 por pasada en 2020, siendo en términos porcentuales un 18% más.

La importancia de que los vecinos hagan mayor uso del servicio tiene que ver con que la separación de residuos ayuda al reciclaje o recuperación de materiales reutilizables. Así, los mismos pueden pasar a ser recursos en lugar de basura.

Para la Municipalidad de Villa María es importante promover estas prácticas para lograr entre toda la comunidad un mejor desarrollo sostenible y sustentable de la ciudad, con beneficios y resultados de vital importancia para el cuidado del medio ambiente.

Desde la Subsecretaría de Ambiente  se pone el acento en que la separación de residuos sólidos urbanos facilita el manejo integral de ese material, y permite la recuperación e inserción de muchos elementos que ingresan  nuevamente al proceso productivo a través de su tratamiento. Para cumplir con ese objetivo  todos los ciudadanos son una parte fundamental, ya que su participación comienza con la toma de conciencia y la división de la basura según tipos de componentes, tamaño, y peligrosidad.

El concepto esencial que se pretende transmitir a través de la campaña de concientización es que si los residuos domésticos son separados y clasificados pueden convertirse en recursos, en lugar de basura.

¿Cómo clasificar los residuos?

Para la separación primaria en los domicilios es importante identificar y separar “limpios y secos” de “húmedos y sucios”. Con una mínima organización, la separación en origen es fácil y posible mediante la aplicación de algunas recomendaciones. 

Para que sea eficiente, desde el municipio villamariense se recalca que la separación debe realizarse de manera que los residuos reciclables puedan ser clasificados y procesados posteriormente por la Cooperativa “7 de febrero”, en la planta construida a tal fin, para lo que es importante que estén limpios y secos.

Los denominado residuos secos son compatibles con el reciclado en gran medida. Algunos de los que pueden integrar esta clasificación son:

- Papeles y cartones: En este apartado encontramos el papel blanco impreso o no, diarios, revistas, cajas, fotocopias, libretas, cuadernos, formularios, sobres, guías telefónicas, folletos, libros,  envases tipo tetra brik.
- Plásticos: Este grupo se integral con botellas de bebidas, productos de higiene y de limpieza, de bazar, bolsas de plástico, sillas de este material, envases, sachets, bidones, tapitas, potes, vajilla descartable, papel film.
- Vidrios: Esta diferenciación incluye botellas, frascos, vasos, vidrios de ventanas, parabrisas, espejos, lámparas eléctricas, tubos de luz, botellas, envases, vasos, platos, frascos (enteros, no rotos). Es importante destacar que si los vidrios están rotos, deben ser desechados envueltos en papel de diario.
- Telas: Ropa, retazos, manteles, sábanas, trapos.
- Metal: Latas, llaves, candados, papel aluminio, grifería, ollas, elementos de acero, aluminio, plomo, zinc, cobre, bronce.

El material no reciclable

Otro punto a tener en cuenta para llevar adelante una correcta separación en origen es que no son reciclables el papel de fax y el encerado, pañuelos y pañales descartables, papel higiénico, papel carbónico, papel aluminio, bolsas y envases laminados en nylon  como los que tradicionalmente envuelven frituras, galletitas y golosinas, los vasos térmicos, envases con restos en el interior, como pinturas, solventes, pegamentos, agroquímicos, biromes, pañales, CDs, y DVDs.

Residuos húmedos

En tanto, en los denominados residuos húmedos se incluyen todo tipo de restos orgánicos, tales como frutas, verduras, cáscaras de huevo, yerba, te o café, restos de poda, y corte de pasto. Con estos residuos puede elaborarse el compost.

La materia orgánica supone habitualmente más del 40% de una bolsa de basura, y se trata de material imprescindible para los suelos. En ese sentido, una recomendación valiosa es realizar, cuando sea posible, un pozo en la tierra y enterrar estos residuos para que se incorporen al suelo a través de un proceso natural. 

   

   

Suplemento Especial

Seguí el desarrollo completo de este Suplemento Especial 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar