Cooperativa La Esperanza y su proyecto de puntos verdes para la ciudad

La cooperativa de trabajo agrupa a unos 600 socios, mantiene 16 merenderos solidarios y organizó un sistema solidario de asistencia en salud para sus integrantes.
Ver galería Esperanza © Coop La Esperanza00009
1 / 5 - (Fotos. Cooperativa La Esperanza)

chapa_ed_impresa_01

La Cooperativa “La Esperanza” cumplió 11 años de vida. Desde su creación, viene renovando sus autoridades cada dos años y quien se mantuvo siempre como presidente fue Carlos Andrada, uno de sus socios fundadores.  En la actualidad agrupa a carreros y recicladores y cuenta con 600 socios. “La unión hace la fuerza, y esta cooperativa nos permite trabajar y vivir dignamente”, asegura Andrada a La Nueva Mañana.

Dentro de la entidad, hay 250 trabajadores que trabajan bajo convenio con la Municipalidad de Córdoba como servidores urbanos y se cuenta con aportes sociales que reciben desde el gobierno nacional que se reparten con el resto de los socios. 

El acuerdo es que los socios presten cuatro horas de trabajo por día durante toda la semana y a su vez que ayuden a los 16 comedores comunitarios que le dan de comer chicos y grandes. Son aproximadamente 30 mil porciones al mes que se reparten en los comedores ubicados en diferentes barrios como en La Lonja, Ferrer, Asentamiento Renault, Angelelli, Argüello, San Jorge, villa El Nylon, Villa los Galpones, Las Flores 2, José Ignacio Díaz y Ciudad Evita, entre otros”, relató el presidente de la organización cooperativista. 

Esperanza © Coop La Esperanza00018

Aportar para sostener los comedores

Asimismo, en cada barrio donde tienen delegados existe un lugar de acopio que permite el reciclaje. “Mayormente, los socios se dedican a la poda, a la recolección de escombros, jardinería y los servidores urbanos prestan servicio en espacios públicos municipales”, precisó Andrada.

“Cada vez que se cobra, el socio realiza un aporte mensual a la cooperativa, que permite sostener los comedores pero también le vuelve al socio a modo de cobertura de salud. Hicimos una especie de obra social, y el que se enferma cuenta con cobertura de medicamentos, tratamiento y contención mientras no puede trabajar. Recibe ayuda por parte de la cooperativa”, explicó.

En ese sentido, Andrada explicó que en la actualidad, la cooperativa puso toda su energía en acompañar a uno de sus socios con un problema de salud complejo. “Es un chico de 20 años que diagnosticado con un cáncer de pulmón que se ramificó. Está necesitando 30 ampollas de una vacuna que salen 12 millones de pesos y que se consique en Canadá. Es para un tratamiento prequirúrgico para un trasplante de médula”, indicó Andrada. 

Según dijo, la cooperativa le pidió al gobierno nacional que la compre porque está en juego la vida de una persona: “Si no llega en estos días, vamos a presentar un amparo judicial para que un fiscal intime a la Nación. Nosotros entre todos los socios pusimos 100 mil pesos para la familia. Con los abogados estamos presentando un amparo para llevarlo a Tribunales federales porque la Provincia y la Municipalidad no tienen acceso a esa vacuna que le permitirán preparar al organismo para que no rechace la operación del trasplante”.

Cambio de gobierno y propuestas para elevar a la Municipalidad

Para el presidente de la Cooperativa La Esperanza, los cambios de gobierno en la Nación obligan a la discusión que entre todos “tenemos que aportar para que este país cambie. Hace cuatro años que se venía gobernando solo para pocos y si este gobierno va a ser más equitativo, queremos ayudar con eso”, afirmó Andrada. 

Al mismo tiempo, con el cambio de administración municipal, y la asunción de Martín Llaryora, explicó que la cooperativa tiene un proyecto diseñado que buscará elevar al municipio de Córdoba con un fuerte eje en el tema ambiental. “Queremos forestar, y evitar que el crecimiento inmobiliario siga produciendo desmonte. Profundizar el desmalezamiento, que repercuta positivamente en la seguridad y la salubridad de la población. Y también aportar una solución para el problema de la basura que vive la ciudad”, señaló.

“Nosotros generamos trabajo y  trabajamos en pos de una política ambiental , tanto como trabajadores como ciudadanos. En ese sentido tenemos un proyecto amplio que incluye puntos verdes y evitar los enterramientos en Piedras Blancas, para generar el menor impacto ambiental posible porque las consecuencias están a la vista: lo perciben los vecinos en la piel, y en su salud”, aseguró.

Esperanza © Coop La Esperanza00012

La discusión por la tracción a sangre 

Respecto a tracción a sangre, Carlos Andrada explicó la postura de los carreros y el porqué defienden la utilización de los caballos para su trabajo. “Desde la época romana, un caballo siempre tiró un carro. Nosotros estamos dispuestos a sustituir pero no queremos una bicicleta porque una persona de 60 años no puede tirar un carrito con el peso que le permite darle de comer diariamente a su familia. Con 30 kilos de cartón. que es lo que puede un ser humano soportar tirando un carro con bicicleta, no lográs sostener a tu familia. Porque se necesitan 200 kilos para poder alimentar a un grupo familiar solo medio día (salteando la cena)”, explicó.

Si bien está muy cuestionado por los proteccionistas la tracción a sangre, el presidente de la cooperativa La Esperanza explicó: “El caballo es un medio de trabajo. Muchos de los que nos critican, por la noche pueden dormir en una cama con somiers o comen a cualquier hora. No se les vuela el techo con una tormenta como ocurre con nosotros. Tenemos una realidad diferente y no podemos discutir sobre lugares distintos”, aseveró.

“Pero si a un carrero se le quita un animal, se afecta el día a día de esa familia. Es como cuando salimos a reclamar a las calles porque se retrasa el municipio en los pagos mensuales. Si al otro día no cobramos, las cuentas nos devoran. Nadie nos pregunta qué sentimos cuando nuestros chicos se acuestan por las noches  alimentados solo con una tacita de yerbeado que le dieron en algún comedor”, explicó Andrada.  “Esta es una realidad instalada, pero hay que trabajar soluciones a conciencia”, concluyó. 


Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores 

Carlos Andrada, además de la Cooperativa La Esperanza, también preside la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores (FACCYR), que integran 19 cooperativas de trabajo y que pronto sumará otras 15. “Todos los que conformamos esta federación coincidimos en que tenemos que apuntar a un proyecto ambiental, en manos de los trabajadores y no por la privatización. La mano de obra está acá y tenemos trabajos dignos y realizamos trabajos como servidores públicos, desagotando desagües, revolviendo en la basura, levantando podas... Nosotros siempre dijimos que no queremos recibir planes: somos trabajadores que queremos tener el reconocimiento que corresponde por la tarea que realizamos”. 

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"