Llaryora intendente: dudas y certezas sobre la nueva gestión

Empiezan cuatro años donde el peronismo vuelve a Córdoba tras la derrota del mestrismo, sin olvidar viejos fracasos de comienzo de siglo. Claroscuros de una nueva etapa.
Llaryora Passerini by Javi LNM
- Foto: Javier Imaz / LNM

chapa_ed_impresa_01

El sanfrancisqueño Martín Llaryora será el primer intendente peronista en Córdoba desde que Germán Kammerath dejó la capital en 2003. Y aunque algunos hablen de que el último jefe comunal justicialista fue José Domingo Coronel (1974-1976), lo cierto es que Llaryora llega a la segunda ciudad más importante de la Argentina de forma similar a como lo hizo el riojano. Ambos fueron vicegobernadores antes de asumir y contaron con el apoyo expreso del mandatario provincial de turno, ya sea José Manuel de la Sota o Juan Schiaretti, dentro del peronismo cordobés. Ese mismo pejotismo que gobierna la provincia desde 1999 debió pagar con derrota tras derrota en la ciudad la pésima gestión de Kammerath, aunque desde el Centro Cívico intenten despegarse del ucedeista desde entonces. Pasaron 16 años hasta que los vecinos volvieran a confiar en un dirigente del mismo color que la Provincia para asumir como intendente.

El pasado martes, en el Teatro Real, Llaryora volvió a la escena pública luego de su silencio desde los comicios del 12 de mayo. Ese mismo día, la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA), gremio opositor a UTA en el transporte urbano, paralizó tres corredores y las líneas 600 y 601. Sobre Plaza San Martín, Rubén Daniele junto a un grupo de afiliados al Suoem llegaron para cantarle a Ramón Mestre el “Bella Ciao” versión cordobesa: “Mestre Chau”. Al mediodía, una movilización de empleados de la Justicia provincial retrasó el arribo del nuevo intendente al Palacio 6 de Julio. Todo con 37 grados a la sombra. Todo normal en Córdoba.

Asuncion Llaryora @ Javier Imaz_12
Llaryora en su discurso de asunción como intendente hizo alusión a las “emergencias” ambiental, sanitaria y económica, pero sin plantear soluciones concretas. (Foto: Javier Imaz / LNM)

Dudas

Llaryora inició su camino como intendente haciendo alusión a las “emergencias” ambiental, sanitaria y económica, pero sin plantear soluciones concretas. Habló del “retroceso” en los CPC desde que Rubén Martí dejó el cargo pero no de cómo se mejorarían y destacó el hecho de “profundizar conceptos” para que se cumpla la “agenda de la gente”. Incluso se refirió al encuentro con Luis Juez sin siquiera nombrarlo, por lo que, más allá del Ferrourbano que ya fue prometido en campaña, el nuevo jefe comunal no dejó ninguna definición clara o medida concreta a tomarse mientras esas “emergencias” se cocinan en el Concejo Deliberante.

El que también habló fue su flamante secretario de Gobierno y una de las personas con mayor poder dentro del Palacio 6 de Julio: Miguel Siciliano. En el primer diálogo con la prensa, sostuvo que “es necesario hacer todo lo posible para juntar todos los fondos necesarios” y negó que peligre el pago de los salarios municipales de diciembre junto con el aguinaldo.

Al día siguiente, durante la jura de secretarios, redobló la apuesta y lanzó que “Córdoba está fundida” y que será necesario ver cómo avanza la coyuntura económica a nivel nacional para determinar medidas en la ciudad. “El intendente Mestre planteó que no nos deja dinero en caja para pagar salarios”, agregó Siciliano. La incógnita más urgente, entonces, es si esta gestión podrá no solo cumplir la única promesa que concretamente refrendó Llaryora en su discurso, sino el tema de los sueldos municipales de fin de año teniendo en cuenta que en tres semanas poco se puede evaluar sobre el desempeño de la economía nacional con los Fernández en el poder. Esa “pesada herencia” que deja Mestre podría ser la primera bomba que explote dentro de la Municipalidad, a menos que desde la Provincia baje la soga necesaria para cumplimentar lo inmediato y empezar a armar un paquete de medidas que, o no se craneó durante la transición o simplemente no se informó hasta el momento.

Asuncion Llaryora @ Javier Imaz_19
Llaryora sostuvo que “es necesario hacer todo lo posible para juntar todos los fondos necesarios” y negó que peligre el pago de los salarios municipales de diciembre junto con el aguinaldo. (Foto: Javier Imaz / LNM)

Certezas

Esa soga se avizoró en las declaraciones de Juan Carlos Massei, hombre fuerte en el armado de la Provincia, que no dudó a la hora de decir: “Nosotros con Martín trabajamos de memoria. Muchas de las cosas las haremos en conjunto”. El apoyo consolidado ante la ausencia del “matiz” que se tenía con Mestre (según palabras de Massei), será clave a la hora de afrontar los desafíos inmediatos de la gestión peronista. Es que el diagnóstico, más allá del enojo de algunos funcionarios salientes ante el no pedido de información, es completamente visible.

La mayor certeza es la situación con los servicios públicos, el color del río Suquía, el estado de las calles y el problema de la basura. Ese día a día no necesita de una declaración de emergencia en el Concejo. Pero el órgano legislativo de la ciudad será clave en la concreción de propuestas y a diferencia de la anterior gestión, no se evidencian grietas como para que peligre la aprobación de ordenanzas. Incluso con el acompañamiento de varios opositores dándole crédito a Llaryora, mientras su imagen siga siendo positiva.

“Lo primero es aprobar todas las herramientas que necesite el Ejecutivo para funcionar estos primeros dos o tres meses. Luego, hacernos eco de las problemáticas sociales que vive Córdoba”, sostuvo a La Nueva Mañana el jefe de la bancada oficialista, Juan Domingo Viola y replicó a su turno Marcelo Rodio, otra figura oficialista.

Comienzan otros cuatro años donde el peronismo deberá aprender de errores pasados, solucionar problemas heredados y no romper lo que se construyó. Buscando no perder nuevamente el favor de la segunda ciudad del país.

El nuevo mapa del Concejo Deliberante

Hacemos Por Córdoba cuenta con 16 ediles que le darán mayoría mínima para aprobar cualquier proyecto que antes haya pasado por comisiones, sumado a un eventual apoyo de Olga Riutort (Libres del Sur) y Juan Pablo Quinteros (Encuentro Vecinal). Los ediles del oficialismo son: Juan Viola, Sandra Trigo, Eva Ontivero, Natalia Quiñonez, Bernardo Knipscheer, Rossana Pérez, Gustavo Pedrocca, Erika Mercado, Diego Casado, Ileana Quaglino, Pablo Ovejeros, Valeria Bustamante, Soledad Ferraro, Nicolás Piloni, Juan Córdoba y Marcos Vázquez.

Raúl La Cava, quien asumió como secretario de Desarrollo Social municipal, Victoria Flores, nueva titular de Esop y Marcelo Rodio (estará a cargo de Tamse) pidieron licencia hasta el 30 de noviembre del 2020.

En tanto, la principal bancada opositora será la liderada por Juan Negri (Córdoba Cambia) junto a cinco concejales: Alicia Migliore, Ricardo Aizpeolea, Armando Fernández, María Eugenia Terré y Haydée Iglesias.

Luego está el bloque UCR con Alfredo Sapp como jefe junto a Cecilia Aro, Daniela Sacchi y Pablo Romero.

Rodrigo De Loredo anunció su bloque propio, Evolución, que compartirá con Esteban Bría.

Completa la lista de 31 ediles Laura Vilches, quien rotará su banca con Cintia Frencia y Alfredo Leytes (FIT Unidad).

concejo delibertante

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar