Comenzó a funcionar la Escuela Popular de Género “Cecilia Basaldúa”

Los padres de la artesana asesinada en abril de 2020 estuvieron presentes en Capilla del Monte para asistir al acto de inauguración y participó el primero de los ocho talleres.

Ed Impresa 25/02/2023 Gabriela Yalangozian Gabriela Yalangozian
escuela basaldua00005
El sábado pasado comenzó a funcionar la Escuela de Género Cecilia Basaldúa. Foto: Facebook Movimiento Plurinacional Disidente y Feminista de Capilla del Monte

chapa_ed_impresa_01   

 

Este sábado 18 fue inaugurada la Escuela Popular de Género, que comenzó a funcionar en Capilla del Monte y que lleva por nombre “Cecilia Gisela Basaldúa”, en homenaje a la mujer que fue asesinada en esa localidad en abril de 2020. La escuela  fue creada con el apoyo de los padres de la víctima del femicidio, Daniel Basaldúa y Susana Reyes, quienes viajaron especialmente desde Buenos Aires y estuvieron presentes en la apertura. Este espacio es impulsado por el Centro de Protección Familiar La Falda, la Cooperativa Viarava Capilla del Monte, el Movimiento Plurinacional disidente y feminista de Capilla del Monte y el Movimiento Popular La Dignidad. 
Su objetivo es que el nombre de Cecilia no sea olvidado y que algunos de los textos que ella escribió durante el viaje que realizó como mochilera por Centroamérica sean difundidos en los ocho talleres que se brindarán todos los sábados de 17 a 21.

Al respecto, Karina Lucero, referente Centro de Protección Familiar La Falda, comentó que la idea comenzó a gestarse hace dos años, en el marco de un programa de propuestas educativas que subsidiaba el Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad de la Nación.

“Propusimos en ese marco crear la Escuela Popular Comunitaria Cecilia Basaldúa, teniendo en cuenta que ella fue víctima de un femicidio que todavía no está resuelto. De hecho, ahora está comenzando una segunda investigación, mientras que el fiscal del juicio que se desarrolló el año pasado apeló la sentencia del tribunal que dejó en libertad al único detenido en la causa, Lucas Bustos, por falta de pruebas”, comentó Lucero. “Gracias a todo el movimiento de mujeres de Córdoba y de Argentina, que se puso a la par para luchar y pedir justicia por el femicidio de Cecilia Basaldúa, se logró que se ponga en marcha esta segunda investigación judicial”, agregó.

Ocho talleres con temáticas fuertes

Sobre el por qué abrir esta escuela, Karina Lucero señaló: “Nuestra intención es llegar a la comunidad de Capilla del Monte y de otras localidades de Punilla, que son muy conservadoras y donde está muy arraigado el patriarcado y el machismo, sobre todo en las fuerzas de seguridad y los ámbitos institucionales. Lo cierto es que en esta ciudad en particular, el personal policial es discriminatorio, no solamente contra las mujeres y contra la identidad de género, sino además contra las personas que luchan en defensa del medio ambiente, a la cual consideran “hippies”. Esto también ocurre por ejemplo en Casa Grande, que es otra localidad elegida por las personas que buscan un ambiente natural para vivir”.

Teniendo en cuenta todo ese contexto es que surgió esta iniciativa para dar herramientas a las personas con poca información sobre temáticas vinculadas al género, para que sepan cómo exigir al Estado. “Lo cierto es que recién el año pasado nos avisaron que la propuesta había sido aprobada por el Ministerio, y este sábado 18 de febrero largamos con el primero de los ocho talleres que hemos propuesto como primera instancia, porque nuestro objetivo es poder seguir trabajando durante todo el año”, aseveró Karina.

escuela basaldua00004

“Estos ocho talleres son los que acompaña la Nación, inclusive ayudando con gastos económicos, materiales, porque en cada encuentro a los y las asistentes se les da una cartilla para que vayan armando una carpeta. El sábado iniciamos con la temática ´roles y mandatos de género del sistema patriarcal´”, detalló.

Los otros encuentros gratuitos, dirigidos para personas mayores de 14 años, continuarán con temáticas como: géneros y diversidades; autodefensa y prevención del Abuso Sexual en las Infancias (A.S.I); ruta crítica de la violencia: femicidios y transfemicidios; las violencias de géneros en el marco de los Derechos Humanos: formas de discriminación, la conquista de derechos, la organización y formas de resistencias, entre otras. Además, la escuela cuenta con un espacio de cuidado y reflexión para la niñez, en el marco de las propuestas derivadas de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI). “A la vez que se trabaja con los adultos determinado eje temático, se trata desde otra perspectiva el mismo tema con los niños y las niñas, con información acorde a esas edades”, indicó.

Es de destacar que la escuela funciona en el Espacio Comunitario Merendarte, en el barrio El Zapato de Capilla del Monte. Y que una vez completados los ocho talleres, a los y las asistentes se les entregarán certificados del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación.

Grilla de actividades

La inauguración de la escuela de género conllevó un sentido acto, donde estuvieron presentes los padres de Cecilia Basaldúa, Daniel y Susana. Ellos expresaron cómo vivieron este proceso, recordaron  cómo era su hija y compartieron un video sobre la vida de Cecilia, que incluye material que la familia aportó. Además, se hizo un altar en su honor. “Ella, en su visita por toda Latinoamérica, tomó muchas cosas de los pueblos originarios, como los altares”, contó Lucero.

Posteriormente, junto a la abogada Daniela Pavón se interiorizó a los presentes de cómo serán los pasos a seguir en esta segunda investigación judicial. 

En tanto, este sábado 25 de febrero está previsto tratar el tema de las violencias, los diferentes tipos y ámbitos. El sábado 4 de marzo se hablará de género y diversidades, y el miércoles 8 de marzo habrá una intervención en Capilla del Monte por el Día de la Mujer; al sábado siguiente, la temática en la escuela será la de prevención de abuso sexual en las infancias y autodefensa. 

Por su parte, el 25 de marzo habrá una mesa de diálogo e intercambio de Género y Derechos Humanos junto a Liliana Martín y Cristina Salvarezza (ex detenidas), Olga Tallapietra (mamá de Jorge Reyna, asesinado en la comisaría de Capilla del Monte) y familiares de Joaquín Paredes. 

“Por último, el 1 de abril se hará una jornada de cierre con la restauración de un mural de Cecilia Basaldúa, y se proyectará cómo continuará funcionando la escuela de género con charlas y debates sobre distintos contenidos de nivel social, de lo que hay que trabajar para cambiar en la sociedad”, cerró Karina Lucero.


“A Cecilia le hubiese encantado esta propuesta”

escuela basaldua00003

En el marco de la inauguración de la escuela, Susana Reyes aseguró a La Nueva Mañana que a su hija “le hubiese encantado esta propuesta”. “Pienso que las chicas se inspiraron en algunos de sus textos para crear este proyecto. Estoy segura de que esta escuela será un espacio de diálogo, donde se podrá escuchar a los niños y a los adultos, contenerlos y darle herramientas para enfrentar a esta sociedad”, manifestó.

Además, la mamá de Cecilia Basaldúa aseguró que la joven “recorrió muchos lugares, hablaba mucho con la gente y luego escribía textos, contando lo que iba experimentando en sus viajes. También les daba clases de autodefensa a mujeres que eran maltratadas por sus parejas. Por eso cuando nos contaron la idea, nos encantó y nos emocionó mucho”, contó Susana.

Por su parte, su papá Daniel deseó que los conocimientos que se impartan en esta escuela “sean el puntapié inicial para que la violencia contra la mujeres cese de una vez por todas. Alguien tiene que luchar. En nuestro caso, la lucha es lo único que tenemos. A Cecilia no nos la devuelve nadie, pero su memoria persiste y los conocimientos que adquirió en sus viajes se van a desparramar en muchas otras personas”, reflexionó.

Además, Daniel Basaldúa desmintió rotundamente que su lucha y acción en pedido de Justicia se enmarque en una preferencia política. “Queremos saber la verdad de lo que le pasó a Cecilia. Visibilizar todo esto. No politizamos nada y no vamos a permitir que se nos acuse de hacerlo. Esto no es algo político. No queremos que lo que le pasó a Cecilia le pase a otra persona”, subrayó.

Para el papá de la mujer asesinada, es hora de hablar de lo que ocurre en el pueblo: “Queremos que se abran casos anteriores, porque sospechamos que hay muchos femicidios tapados, en los que no se logró que se haga justicia. El cambio es posible cuando la gente pierde el miedo y por eso es tan importante darles herramientas como las que se propone dar esta escuela”.

Un femicidio no resuelto

Cecilia Gisela Basaldúa tenía 36 años cuando llegó a Capilla del Monte en marzo de 2020. Viajera y artesana, recorrió durante casi cinco años Latinoamérica, y había elegido la localidad para terminar de escribir su libro con las reflexiones que le dejaron sus viajes. El 25 de abril, después de estar 15 días desaparecida, la encontraron sin vida en las cercanías del basural de esa localidad, en un espacio de difícil acceso y con signos de haber sido asesinada brutalmente. 

Muchas organizaciones se movilizaron exigiendo justicia por Cecilia. Días después fue detenido un albañil de la zona, Lucas Bustos. Desde el primer minuto, los padres de la víctima señalaron que el hombre no era quien había asesinado a su hija. A sus oídos había llegado la información de que policías lo habían torturado para que confesara el crimen. El caso llegó a juicio por jurados, donde se dictó su absolución. Además el tribunal ordenó que se remitiesen las actuaciones para una nueva investigación. El femicidio hasta el día de hoy continúa impune. 

Sin embargo, se abre una nueva instancia, una nueva investigación, y una nueva esperanza para Daniel y Susana, que aún buscan justicia por su hija Cecilia Gisela Basaldúa.

  

 

Edición Impresa Nro.: 299

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Últimas noticias
Lo más visto
Aula gentileza Radiofonica

La docencia en su laberinto

Néstor Pérez (*)
Opinión 20/07/2024

"Tal vez no sea tan mala idea comenzar al revés, río arriba, problematizando en cada hogar la cuestión educativa. Como si se tratara del antídoto para corregir la estupidez, la brutalidad que nos machaca cada nuevo día", sostiene el autor de la columna.