“El socorrismo no hace nada que tenga que ver con el ejercicio de la medicina”

Ed Impresa 31/12/2022 Por Lucia Ceresole
Bajo la figura de “ejercicio ilegal de la medicina” detuvieron a socorristas en Villa María. Es la primera vez que ocurre en el país. Organizaciones apuntan contra el Poder Judicial.
Socorristas © Socorristas en Red00001
Hay “un poder judicial decidido a provocar daño contra los feminismos", asegura Ruth Zurbriggen. Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01   

 

Es 28 de septiembre de 2018 en Plaza Centenario, la plaza principal y céntrica de Villa María. Alrededor de ella se abre la ciudad que tiene casi 90 mil habitantes. En el calendario feminista es el Día de Lucha por la Despenalización y Legalización del Aborto en América Latina y el Caribe. 

Una bandera gigante, color rosa chicle, cuelga de la fuente de agua que ocupa una gran porción de la plaza diseñada por el famoso arquitecto Francisco Salamone en 1935. Sobre la bandera se lee “Socorro Tribu Rosa” y un número de teléfono que se va a replicar también en otros afiches. Un papel pegado sobre la misma fuente reproduce la experiencia, transformada en palabras, de Paola de 32 años: “Hola chicas de rosa, hoy salí de mi esterilización definitiva, gracias por haber estado en el momento en el que las necesité, mi vida cambió y sin embargo sigue en el mismo camino. Ustedes son la clase de amigas que quiero tener”. 

Esa esquina, la más céntrica de la ciudad, ahora se tiñe de rojo por un rato. Entre dos árboles cuelgan una serie de “toallitas femeninas” pintadas con inscripciones: es una intervención. Se lee “gracias por todo me salvaron, abrazos”, dice Maca de 27 años; “gracias a dios que existen las socorristas”, dice Bety de 42 años, “cero dolor”, dice Ale de 33 años. Las socorristas, en esa Plaza Centenario, no se esconden. 

“El socorrismo acompaña y brinda información”

Cuatro años más tarde, con una acción ilegal, persecutoria y desmedida, en Villa María, y por primera vez en el país, detuvieron a cuatro activistas de la red nacional Socorristas en Red y las imputaron por presunto “ejercicio ilegal de la medicina”. Tras una presentación ante el Juzgado de Control de Villa María las liberaron, pero el proceso recién empieza. Según la causa, que aún está bajo secreto de sumario, las activistas están siendo investigadas por brindar información para el cuidado de la salud sexual y reproductiva y acompañar a quienes deciden abortar en el marco de lo que establece la Ley 27.610 de Interrupción Voluntaria del Embarazo. El abogado defensor, Sebastián Elia, trabaja para fijar los hechos y esperan la indagatoria a las cuatro activistas. 
“El socorrismo no hace nada que tenga que ver con el ejercicio de la medicina porque no recetan medicación, no practican abortos, no tiene un quirófano clandestino, si no que acompañan y brindan información. Se presentó su accionar como prácticas clandestinas. Es muy grave la idea de clandestinidad, podés googlear y entender cómo lo hacen”, dice la abogada de Fundeps y la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito de Córdoba, Mayca Balaguer. 

Para la abogada, hubo “amedrentamiento” en las detenciones ya que la privación de la libertad es una medida excepcional y todas se pusieron a disposición de la Fiscalía. Pese a esto, la fiscal Juliana Companys dispuso la orden de captura de dos de ellas que se encontraban en el exterior y fueron detenidas en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.  

“Buscamos quitarle al aborto los grados de vergüenza que todavía tiene”

La socorrista y referente de Socorristas en Red, Ruth Zurbriggen, analiza lo que pasó: “Nosotras buscamos quitarle al aborto los grados de vergüenza que todavía tiene y nos interesa que no haya procesos de estigmatización en los centros de salud. Estamos cuidando y garantizando salud. Pienso que estamos amenazadas todo el tiempo porque hemos decidido romper los marcos de lo permitido y no permitido, de no callarse, de no querer practicas clandestinizantes en un país que tiene ley”. ¿Qué pasa con el Poder Judicial? Zurbriggen asegura que hay “un poder judicial decidido a provocar daño contra los feminismos. Es el movimiento feminista que quiere la reforma judicial feminista. Es un poder que nos odia y que es conservador. Es un poder misógino, racista y está decidido a provocar daño. Siempre duda de las palabras de las mujeres cuando van a denunciar y estigmatiza a travestis y personas trans. Viene demostrando un avance en el uso de estrategias que tienen para avanzar en la persecución y criminalización”. 

“Estuve acompañada por ustedes”

“¿Abortaste o conocés a alguien que haya abortado? ¿Estuviste/estuvo acompañado por nosotras?”, pregunta en una historia de Instagram la cuenta @socorristasvillamaria. Las respuestas no tardan en llegar: “Estuve acompaña por ustedes. Fue un proceso doloroso, físico y mental. Creo que nunca les agradecí por estar ahí para mí”. O “estuve acompañada por ustedes, fue un antes y un después en mi vida. Me sentí contenida, abrigada y agradezco haberlas encontrado en el camino”. Otra usuaria responde “en cada paso, en cada momento siempre ahí. En la charla ustedes fueron muy hogar, muy acogedoras, sentir estar en el lugar y momento justo. Nada traumático, todo espectacular”. Y otra: “Gracias a ustedes no estuve sola”. Las socorristas, en las redes sociales, no se esconden. 

El socorrismo no es un delito

Balaguer y Zurbriggen hablan del aborto autogestionado como una posibilidad legal reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la interrupción del embarazo. Incluso, la institución reconoce al socorrismo como una práctica de salud comunitaria. “Es importante que la sociedad se haga cargo de este tema”, dice Zurbriggen y ahí aparecen las socorristas. También para exigir al sistema de salud privado y público el cumplimiento de la ley 27.610. 

Ambas se muestran “alertas y preocupadas” y exigen un “procesamiento contundente” donde quede establecido que el socorrismo no es un delito. “Si persiguen a las socorristas persiguen a muchas que quieren acceder al aborto con ellas. Lo entendemos como una afrenta y la respuesta articulada de la sociedad civil dejó muy en claro que esto no puede pasar. Quedó en evidencia que no tiene sentido esta persecución y no creo que tenga efecto multiplicador porque es muy alejado de los hechos”, dice la abogada. Y la socorrista suma: “Creo que la respuesta que hemos dado habla de ese movimiento feminista vivo que existe y le habla al poder judicial. Le estamos poniendo un freno. ¿Será que lo que pretenden es desarmar, disciplinar, amedrentar a esta Red? No olvidemos que el Poder Judicial es un poder punitivista y disciplinador”. 

  

 

La Nueva Mañana - Semanario de Edición Impresa 291

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

360-x-360

 

 

HINS-Energía---360x150

 

PyL_Neum-360x150

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"