El “fuego amigo” complica la convivencia entre Juez y De Loredo

Ed Impresa 18/11/2022 Por Nicolás Fassi
El diputado pidió internas, Juez demora su “ok” para el reglamento interno. Un vínculo a prueba de todo que puede resquebrajarse. Las encuestas, otra vez.
Ed 285 © Pito Campos
Dos de los grandes jugadores del mapa político cordobés esperan el inicio del mundial para poder dirimir sus internas. (Ilustración: Daniel "Pito" Campos)

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

Los días previos al Mundial de Qatar 2022 se viven con extremada ansiedad en los pasillos de la política provincial. Al aguardo del pitazo inicial, dos de los grandes jugadores del mapa político cordobés cuentan las horas para que Lionel Messi y compañía acaparen la atención mayoritaria, les permitan salir del centro del ring y puedan resolver sus conflictos internos sin tanta repercusión pública.

La apuesta es clara: aprovechar el envión mundialista y llegar a 2023 con el panorama lo más claro posible. Sobre todo cuando parece que las elecciones se desarrollarían en abril, algo que se definirá en El Panal y que tendrá íntima relación con la fecha de los comicios nacionales.

Con Martín Llaryora ya lanzado, el panorama es más espinoso en Juntos, donde el vínculo entre Rodrigo De Loredo y Luis Juez amenaza con complicarse más de lo previsto.

¿Casus belli en Juntos?

“Mantener las formas ante todo y que nada ni nadie dude de la solidez del vínculo”. Palabras más, palabras menos ese era el mantra que se repetía desde noviembre del año pasado en Juntos respecto de la relación entre Rodrigo De Loredo y Luis Juez (por estricto orden alfabético). Ahora, habrá que ver...

Sin embargo, con el paso de los meses los interrogantes acerca de cómo se dirimirán las candidaturas comenzaron a ganar terreno, para desembocar en una situación que, reconocen, “hay que solucionar”.

La frase pertenece a De Loredo, quien en una entrevista televisiva sostuvo que la coalición opositora debe sentarse a resolver cuál será el mecanismo que permita conocer el nombre de quien encabezará la boleta.
Ante las cámaras del prime time noticioso, el ex titular de Arsat reconoció lo que hace rato dejó de ser un secreto a voces. Si es que alguna vez lo fue. “Está claro que hay dos candidatos: Luis y nosotros”, lanzó el diputado nacional radical. Antes, en el Auditorio de la Facultad de Ciencias Agropecuarias había presentado 11 propuestas “para que Córdoba vuele más alto”. 

Sin la efervescencia del mitin del 1 de octubre, De Loredo se cuidó de dar pistas. Cierto es que se trataba del anochecer de un lunes agitado en el que protagonismo lo tuvo Juez.

El senador nacional tuvo minutos de televisión, de radio e infinidad de clicks y tuits al ratificar lo dicho en la mesa de Mirtha Legrand: “La democracia no le cambió la vida a nadie”.

Quizá por esa exposición, el referente cordobés de Evolución Radical se vio forzado, a medias, a dar un título subiéndose al cuadrilátero: “Si estamos en condiciones porque así nos los dicen las encuestas y la gente, asumimos la candidatura a gobernador”.

Juez De Loredo © gentileza

Que comience el juego

Entrelíneas, la jugada deloredista significa también un mensaje para los radicales del interior cordobés, conocidos como “díscolos”, a los que la figura de Juez no les cierra del todo. 

Desde hace tiempo, el sector de intendentes encabezado por Myriam Prunotto (Juárez Celman) y Carlos Brinner (Bell Ville) reclamaba a viva voz ser escuchados, tener protagonismo en la vida partidaria y que “un radical” encabece la lista. “Rodrigo se tiene que meter y decidir qué quiere hacer”, señaló un integrante importante del grupo en off, tras la consulta de La Nueva Mañana. El mensaje fue claro. El tiempo apremia y la necesidad, también. 

El dato no menor es que el Frente Cívico no firmó el borrador reglamento interno de la coalición, algo que sí hicieron sus socios del PRO, la UCR y la Coalición Cívica. El texto, similar al que “bajó” la Mesa Nacional, prevé que “en aquellos distritos donde las PASO no se realicen, se establece que los referentes provinciales decidirán, con intervención de los referentes de los partidos nacionales, el mecanismo más idóneo para definir las listas de candidatas/os a cargos provinciales”.

Además, se explica que “para ello se podrán utilizar las encuestas electorales como instrumento indicativo de las preferencias de los electores, las cuales deberán garantizar imparcialidad y confianza”.

La hoja de ruta también establece que si no hay consenso, “el mecanismo para ordenar las listas será la interna abierta”, de la que podrán participar entonces afiliados y no afiliados. 

Esto último será la suma de todos los miedos de Juez, quien hace semanas atrás señaló que “no tener PASO, a nosotros nos trae en un terrible quilombo (sic)” porque “una interna propia de Juntos por el Cambio es inviable”. “En las provincias donde no tenemos PASO, nos piden que armemos un reglamento y vayamos a una interna abierta propia. ¿Para qué? ¿Para que el peronismo nos meta toda la estructura y el aparato?”, sostuvo el senador, quien no cuenta con la venia total de Mauricio Macri pero sí con la anuencia de Horacio Rodríguez Larreta.

Con todo, Ernesto Martínez, apoderado del Frente Cívico, trató de llevar paños fríos, al señalar que “no es necesario apurarse” para hacerle el luego al peronismo. De cualquier manera, ratificó la línea dialoguista de su jefe político para discutir cuanto antes la letra chica del acuerdo. Resuena, no obstante, el sincericidio que Juez repite cada vez que puede: “Será candidato el que mejor mida. Si no nos podemos poner de acuerdo, no merecemos gobernar Córdoba”.

Para el cierre de listas, se fijó que será a las 20 del décimo día posterior a la publicación del decreto de convocatoria a elecciones.

  

 

La Nueva Mañana - Edición Impresa 285

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar