Juan Cruz Giacone: “Estoy viviendo un sueño todos los días” 

Ed Impresa 07/10/2022 Por Federico Jelic
El juvenil delantero de Talleres, ya es parte de los partidos oficiales, con dos encuentros de titulares y un gol. Cuenta la historia de su arribo, sus gustos y los pedidos de Gandolfi.
Juan Cruz Giacone © TAlleres00005
Javier Gandolfi lo utilizó dos veces de titular, con un gol incluido, ante Newells por Copa Argentina.         Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01   

Historia de sueños juveniles, crecimientos precoces y una realidad que no contempla edades ni inexperiencia. Jugar en la Primera de Talleres es una responsabilidad que trasciende pergaminos: a la hora de ponerse la camiseta hay que rendir. Singular momento vive el delantero Juan Cruz Giacone (18 años) quien apenas cumplida la mayoría de edad tuvo que saltar a la cancha, en parte por necesidad, en parte por capacidad. Y ya tiene un gol, además de que en cuestiones conceptuales, es el único delantero de área del plantel, luego de lesiones de otros referentes. 

“Estoy viviendo un sueño, vivo emocionado todo el tiempo, este mundo es nuevo y me encanta, me tengo que adaptar. Se dio todo tan rápido que no me detuve a pensar del momento, solo lo disfruto pero también me comprometo a rendir al máximo”, fueron las primeras palabras que soltó el nacido en Oliveros, localidad con 4750 habitantes según el último censo, ubicado al Este, casi al límite con Entre Ríos.  

“Es todo una locura: la gente que acompaña, el aliento de los compañeros, las concentraciones, jugar en el Kempes, ir a otros estadios de visitante. Es como uno lo soñó de chico pero que ahora debe cumplir. Estoy contento con mi momento, debo aprovecharlo al máximo”, describió sus emociones precisamente con ilusión.  Claro, las lesiones de Federico Girotti y de Michael Santos le abrieron espacio, sobre todo teniendo en cuenta que ni Diego Valoyes ni Matías Godoy son hombres de área. Un día el ex DT Pedro Caixinha lo hizo debutar en Rosario y ahora Javier Gandolfi lo utilizó dos veces de titular, con un gol incluido, ante Newells por Copa Argentina.        

Juan Cruz Giacone © TAlleres00001

-Y de repente, llegaron dos partidos como titular… 

-Impresionante. Cuando uno es nombrado en la lista ya tiene un significado especial y más cuando te dan la oportunidad de estar entre los once, es algo indescriptible. Se va dando todo. Esa noche casi no dormí… 

-¿Es diferente el juego en Primera? Por ser más joven, seguro te van con todo… 

-Es fuerte, es otro ritmo, otro roce, hay que estar preparado para los contactos, no te dejan nada fácil. Ya no es como antes, acá cada golpe se siente, entonces yo también me tengo que hacer valer como sea. Son las reglas del juego y las tengo en claro. 

-¿Sos de devolver los golpes? 

-Y depende, ahora con el VAR hay que tener más cuidado (risas). No siempre, no es mi estilo pero tengo que imponer mi juego. De a poco voy acumulando experiencia. 

-¿Qué podés contar sobre tu primer gol, allá en San Luis? 

-Uff, esa noche en serio no pegué un ojo, de la emoción y de las sensaciones que se me cruzaban en la cabeza. Encima sirvió para ganar y clasificar, te juro que me pasé todo el colectivo de regreso a Córdoba mandando mensajes, me llamaron de todos lados: amigos, colegas, vecinos, familiares, compañeros del colegio, de la pensión. Y no quería descansar tampoco. Me quedé sin batería, feliz. 

-¿Cómo llegaste a Talleres? 

-Por una prueba en mi pueblo, Oliveros, pude andar bien y metí goles, fue en 2016. Me trajo Esteban Lizzi. 

-¿Siempre fuiste delantero de área o te podés mover por el frente de ataque? 

-Siempre de área, me gusta más estar ahí, peleando el rebote, definiendo, pivoteando, sobre todas las cosas. 

-¿Algún referente en tu puesto? 

-Martín Palermo. El mejor. Por movimientos, por instinto, por cabezazo. Trato de seguirlo, me gustaba cómo se movía, es muy inteligente sin tener la pelota, se ubicaba muy bien de cara al gol. 

-¿Qué te pide Gandolfi? 

-Que me haga fuerte, que estire a los defensores, que trate de jugar entre líneas. Debo adaptarme a los cambios. Puedo jugar cuando el equipo apuesta a pelotazos o a pivotea, creo que tengo esos recursos. Gandolfi me dice que no me deje sacar del área por los zagueros, sino que los “estire”, es decir, que me sigan un poco y de ahí generar espacios para las diagonales.  

-¿Alguna comida especial? 

-En este momento tengo un nutricionista de Talleres, cada comida está siendo parte de una dieta especial. Si me toca elegir, voy con el asado de una, con alguna “achurita”. 

-¿Cómo pasás tus ratos libres? 

-Recién termino de ver “Breaking Bad” en Netflix. Algún jueguito en el celular, algo de música, estamos todos juntos. 

-¿Y en música? 

-Me adapto al cuarteto y al rock nacional. Desde La Mona, la Konga a Ciro y los Persas, los Astros. Pizzini y Guido Herrera están siempre con el control de la música del vestuario. Yo me prendo. Y cuando hablan los referentes, me quedo calladito la boca, para aprender más. 

-¿Cómo fue tu bautismo en el vestuario? 

-Nada de otro mundo, capotón en pasarela, y me pelaron, los nuevitos nos la tenemos que aguantar (risas). 

-¿Qué hiciste con tu primer sueldo? 

-Todavía no lo cobré, de eso se encarga mi representante.  Pero en Talleres no me falta nada. Estoy tranquilo por ahora. 

  

 

La Nueva Mañana - Edición Impresa 279

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar