“Estamos horrorizadas, desconsoladas, frustradas y muy enojadas"

Jugadoras de Estados Unidos exigen mayor seguridad "cueste lo que cueste", después de las atrocidades que destapó el informe sobre abusos a las futbolistas.
becky-sauerbrunn
Becky Sauerbrunn, capitana de la Selección de EEUU femenino. Foto: Sky Sports.

Las futbolistas de Estados Unidos aún intentan procesar una investigación que encontró que el abuso emocional y la conducta sexual inapropiada son sistémicos en el fútbol femenino. “Estamos horrorizadas, desconsoladas, frustradas, agotadas y muy, muy enojadas”, dijo la defensora Becky Sauerbrunn. 

La exfiscal general interina de los EE.UU. Sally Q. Yates investigó las denuncias de abuso en la Liga Nacional Femenina de Fútbol después de una serie de escándalos el año pasado. La NWSL y su asociación de jugadoras están llevando a cabo otra investigación. Y es que cinco de los diez entrenadores de la NWSL fueron despedidos o renunciaron la temporada pasada en medio de acusaciones de mala conducta.

Entre ellos el entrenador de North Carolina Courage, Paul Riley, despedido después de que dos exjugadores, Mana Shim y Sinead Farrelly, lo acusaron de coerción y acoso sexual desde hace una década. Riley negó las acusaciones. 

db32da69-0ffe-420f-91d5-0932332c9fcb_alta-libre-aspect-ratio_default_0Salen a la luz los abusos sistemáticos en el fútbol femenino de Estados Unidos

El informe de Yates se centró en tres ex entrenadores, incluido Riley y no solo encontró mala conducta por parte de los tres, sino que también dijo que sus clubs no cooperaron por completo.

“Durante mucho tiempo ha recaído en las jugadoras exigir un cambio porque las personas en posiciones de autoridad han fallado repetidamente en protegernos y no han logrado responsabilizarse a sí mismos ni a los demás. ¿A quién están protegiendo y qué valores están defendiendo? Han fallado en su gestión. Los propietarios, ejecutivos y funcionarios de la federación que han estado investigando deberían dimitir”.

Alana Cook, jugadora del OL Reign, dijo por su lado: “Creo que tenemos una ocasión trascendental el viernes jugando en un estadio como Wembley con las entradas agotadas, pero el partido está empañado por este informe, y está empañado por las atrocidades que han sido aprobadas, toleradas y permitidas”.

El informe hizo numerosas recomendaciones para priorizar la salud y la seguridad de las jugadoras.

Entre ellas está el requisito de que los equipos informen con precisión de la mala conducta de los entrenadores a la liga y a la federación de fútbol para garantizar que los entrenadores no puedan moverse entre equipos. También exige una investigación significativa de los entrenadores e investigaciones oportunas sobre las denuncias. 

La US Soccer también dijo que implementaría de inmediato programas para proteger a las jugadoras. "Fue un día difícil, ayer, muchas emociones, diferentes emociones. Personalmente me entristece el informe por todo lo que vimos en él", dijo el entrenador estadounidense Vlatko Andonovski. “Al mismo tiempo, siento mucha empatía por las jugadoras y tengo un gran respeto por la valentía de las que hablaron y participaron en este informe. El fútbol es un deporte que todos amamos y debería ser un espacio seguro".

Fuente: Mundo Deportivo.

Te puede interesar

Boletín de noticias

2022-09-05_360x360

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"