El oficialismo busca destrabar los pedidos de Massa al Poder Legislativo

El ministro de Economía pidió avanzar con cuatro leyes que considera como punto de partida de los cambios que quiere imponer. La oposición, entre el diálogo y el endurecimiento.
Massa © NA
(Foto: NA)

chapa_ed_impresa_01   

 

Cuando Sergio Massa abandonó la presidencia de la Cámara de Diputados para sumarse al Gabinete nacional, dejó una serie de pendientes que luego anunció públicamente como tarea para sus ex compañeras y compañeros de trabajo. En su primera conferencia de prensa como ministro de Economía pidió que el Congreso avanzara sobre una serie de leyes que él considera centrales para rumbear la situación de la Argentina hacia el puerto que se puso como destino.

De las cuatro que hizo públicas en aquella intervención, Cristina Fernández de Kirchner ya activó el Senado para darle rumbo a una de ellas. La semana pasada, el oficialismo, con voto en contra de Juntos por el Cambio y la mano alzada de la cordobesa Alejandra Vigo, le dio el ok a la prórroga del blanqueo de capitales destinados a la construcción, una norma que había sido presentada por el propio Massa y que beneficiará al sector por un año más desde su entrada en vigencia.  

Las otras tres tienen que ver con la promoción del sector automotriz, la biotecnología y la agroindustria. Todas buscan poner a mover “la máquina de generar dólares” que tanto se pregonó en la previa a la llegada del ministro al Gabinete y que aparece en el horizonte como uno de los planes centrales de su flamante gestión. Nadie asegura que con esas leyes alcance, pero Massa las considera fundamentales. 

Según fuentes del Congreso, resulta complicado que los deseos expresados desde el Palacio de Hacienda lleguen a puerto seguro. La razón principal es la paridad y lo “inflexible” de algunas posiciones opositoras, sobre todo por parte de los espacios más duros del cambiemismo. “El ministro lo sabe, por eso hizo el pedido público, para que los temas estén en la agenda y quede claro quiénes son los que van a colaborar con que la Argentina salga de la actual situación y quiénes están especulando con otra cosa”, señalaron a La Nueva Mañana.

Esta semana, el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Juan José Bahilo, pasó por las comisiones de Agricultura y Ganadería e Industria, constituidas plenariamente para discutir el proyecto de Agroindustria que había sido presentado por el entonces ministro Julián Dominguez y que, de todas las leyes que pidió Massa, es la única que no fue aprobada por ninguna de las Cámaras. Según señaló el radical Ricardo Buryaile en ese encuentro, la intención de la oposición es avanzar con la normativa pero aplicando algunos cambios que estarían consensuados con el oficialismo y una parte de la Mesa de Enlace. El oficialismo, proclive a incorporar modificaciones que Massa y el propio Bahilo ponen en común con los referentes del sector, señala que la interna opositora es la que traba el avance.  

La agenda

La llegada de Massa al Ministerio de Economía obligó a correr el informe del jefe de Gabinete en la Cámara baja, originalmente pautada para el último miércoles de agosto. Ahora, será el 14 de septiembre. Casi aprovechando el compromiso que personalmente diputados y diputadas habían asumido para ese día, es posible que el 31 sea la fecha en que Cecilia Moreau presida su primera sesión como presidenta de la Cámara. El objetivo es demostrar que la maquinaria funciona, por lo que se espera poder avanzar en temas que contemplen algunos de los pocos acuerdos que hoy existen entre el oficialismo y la oposición.

En ese panorama general de incertidumbres, se supone que Massa regresará al Congreso en octubre para discutir el Presupuesto para el año que viene. Todos y todas en el Gobierno esperan que el panorama sea otro y que el plan del tigrense haya dado sus primeros frutos. De eso dependerá el futuro.  

En la reunión del Senado del pasado miércoles, la Cámara alta también aprobó el Consenso Fiscal, que Moreau quiere discutir antes de que llegue el momento de avanzar en el debate por el Presupuesto. Hubo un largo debate durante el miércoles que lo dejó al oficialismo a un paso de lograr su objetivo, sobre todo por el apoyo de los diputados y diputadas que responden a los gobiernos provinciales, que se hacen eco del pedido de los jefes políticos que firmaron el acuerdo con la gestión nacional.

El Estado nacional les permitirá a los gobernadores alcanzar una solución financiera a costa de aumentar los impuestos”, dijo la cordobesa Laura Rodríguez Machado al justificar su posición contraria al proyecto oficial. “El kirchnerismo generó récords de presión tributaria para financiar el descontrolado gasto público nacional. Lo hacen con emisión, inflación y presión tributaria. Son los reyes de la presión fiscal, que tienen hoy el objetivo de castigar a los sectores competitivos, que son los que generan trabajo en la Argentina”, detalló, a la vez que denunció que la estrategia oficial es crear una contrareforma tributaria, que provoca un receso en la relación a la que instauró Cambiemos durante la presidencia de Mauricio Macri y logró una reducción de impuestos de Ingresos Brutos y Sellos, entre otros”.

Consultada por este medio en torno a la actividad de las próximas semanas, Rodríguez Machado se hace cargo de la postura de Juntos por el Cambio y asegura que el bloque “participa activamente de los debates en las comisiones que están funcionando y expresa posición en cada uno de los temas” pero asegura que “el oficialismo no necesita” de los votos de su espacio para avanzar con los proyectos que considera necesarios. En ese cálculo parece contar votos que no necesariamente siempre se unen a las posturas oficiales, a pesar de ser algunos de los espacios que el Frente de Todos considera aliados a la hora de proyectar las votaciones.

Desde la otra punta de la grieta, Eduardo Fernández augura que vendrán tiempos en los que “seguramente va a haber leyes que saldrán por consenso, pero todos los temas que signifiquen habilitar al Gobierno de una herramienta concreta para solucionar los problemas, encontrarán trabas”. En ese sentido, pone algunos ejemplos, como los que llegarán al recinto durante la sesión del próximo 31 de agosto y que tiene, que jerarquizarán a la enfermería y la nacionalización de la ley de alcohol cero.

“La oposición imaginó que había construido una nueva mayoría cuando logró aprobar la boleta única meses atrás y con el tiempo se dio cuenta de que eso era solo momentáneo. Por eso el diálogo es necesario siempre”, señala el cordobés a este medio mientras considera que serán necesarias normas que avancen en el principio de solución de algunos de los “temas urgentes” que esta semana volvieron a poner a los gremios y a las organizaciones sociales en multitudinarias movilizaciones callejeras.

“Si bien la postura de la oposición no se modificó demasiado, creo que hay otra fuerza desde la estructura política del Frente de Todos. Los últimos movimientos le dieron al espacio un peso político que se consigue principalmente por el trabajo conjunto de todos los sectores que conforman el frente y que, como quedó demostrado, estamos tirando todos para el mismo lado. Creo que eso se siente también en el trabajo que se lleva adelante desde las comisiones y en las reuniones de trabajo que tenemos a diario”, destacó el diputado.

 

 

La Nueva Mañana - Edición Impresa 272

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"