“Trabajamos el diseño desde una perspectiva social, circular e inclusiva”

“Cromosoma” es un estudio de diseño que genera espacios de articulación entre diversos actores y acciones puntuales en pos de buscarle potenciales soluciones al residuo textil.
Entrevistadas
Cromosoma participó recientemente del Lab textil, un evento de networking y desarrollo de objetos lúdicos destinados a infancias a partir de residuo textil en alianza con FabLab Córdoba.

Suple R3 - Cabezal Nota

 
El ámbito textil es uno de los sectores económicos con mayor impacto ambiental, siendo el segundo más consumidor de agua y el responsable del 8 al 10 por ciento de las emisiones de CO² a nivel global; además, de provocar un alto impacto en la generación de residuos.

Hay diversos estudios que hablan de un futuro preocupante sobre el crecimiento de estos residuos. Por ende, es necesario incrementar su reutilización y su reciclaje.

En ese contexto, en el año 2012 surgió en Córdoba “Cromosoma”, un proyecto de diseño social que se conformó como estudio en el 2020. 

“Trabajamos el diseño desde una perspectiva social, circular e inclusiva”, le explicó a La Nueva Mañana Natsué Kiyama, diseñadora de indumentaria y textil, que junto a Agostina Martino y Noelia Ponce de León llevan adelante este proyecto que le presta real atención a la problemática relacionada con el residuo textil.

A propósito del tema, Kiyama explicó: “Generamos espacios de articulación entre diversos actores y acciones puntuales en pos de buscarle potenciales soluciones a este desafío socioambiental”.

Cosiendo Rebeldía 01
Taller textil “Cosiendo Rebeldía”, en Campo de la Ribera.

Este proyecto lleva adelante diversas iniciativas. Una de ellas es la creación de un “Mapa de remendadores”, que es una base de datos de remendadoras y remendadores de oficio residentes en la ciudad Capital: costureras, sastreros, zapateras o zapateros, o marroquineras y marroquineros. El mismo tiene como objetivo revalorizar el oficio, visibilizar a las personas detrás del mismo, facilitar información al ciudadano que desea remendar una prenda y reducir el impacto medioambiental a través de la extensión de la vida útil de las prendas. 

Kiyama contó  también a LNM: “Generamos espacios de creación de idea, conexión y acción, como fue  Mapathon, el evento formato hackathon que buscaba desarrollar productos con residuos textiles circulados de doce marcas y empresas de la ciudad”.

Este año, por medio del Mapa Textil Circular se continúan generando espacios de conexión entre diversos actores que hoy trabajan en torno al residuo textil, ya sea desde la demanda u oferta del mismo para su reinserción y reutilización. 

“Hay muchas personas trabajando con residuo textil o buscándole solución al problema de la contaminación. El desafío es conectarnos y potenciarnos desde la red”, resaltó quien también integra la Fundación Global Shapers Córdoba.

Preocupación y ocupación

Una empresa mediana de Córdoba genera aproximadamente mil kilos de residuo textil por semana. Diez fábricas producirían 40 toneladas en solo un mes. Desde este estudio de diseño sostienen que “existe una desar-
ticulación en el flujo de ese residuo desde su propia generación. Hay muchos hacedores de oficio que todavía no fueron ‘mapeados’ y mucha información en torno al residuo textil no registrada ni accesible a interesados y estudiantes”.

El año pasado estuvieron presentes en el “Mapathon”, el evento formato hackathon donde los equipos, mediante aplicación de la Metodología Design Thinking y otras similares, desarrollaron productos a partir de residuo textil.

A partir de este contexto, el 2 de julio pasado en el Espacio Mujeres TEC se llevó adelante el Evento Net Textil -Digitalización de datos-, creado en el marco del Concurso Jóvenes Innovadores e impulsado por CorLab, la Secretaría de Cultura y Juventud y Secretaría de Planeamiento, Modernización y RRII de la Municipalidad de Córdoba. El mismo sirvió de intercambio y construcción donde se integraron la tecnología, la innovación social y el impacto ambiental del residuo textil. 

Durante el evento hubo tres mesas de trabajo donde se generaron dos directorios: uno con información sobre el residuo textil y otro con técnicas y marcas que trabajan con el mismo. Además, se continuó trabajando en la mejora del Mapa de remendadores. 

Los dos directorios y el Mapa de remendadores estarán disponibles la semana que viene de manera abierta, para que quien lo desee pueda hacer uso de esa información, así como también aportar información faltante. “Son recursos abiertos y colaborativos”, resaltaron los impulsores de esta propuesta.

Nihay
Niyhay. Los productos de esta cápsula fueron construidos con fibra de chaguar, de manera artesanal, por mujeres wichís de Alto la Sierra, Salta, Argentina.

 

  

Especiales > Economía Circular - La Nueva Mañana

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar