Desactivaron una fiesta en Unquillo: aseguran que había 1.500 personas

Córdoba 03/01/2022
El evento fue en la estancia San José del Rosario sobre la ruta E-53 y trascendió que es propiedad de un juez federal de Villa María. Los asistentes dijeron que pagaron entrada.
Policía de Córdoba prensa Policía
La fiscal Jorgelina Gutiez investiga el hecho. Foto: archivo.

En la madrugada del 1 de enero, la Policía desactivó una fiesta clandestina de Fin de Año en la estancia San José del Rosario sobre la ruta E-53.

Según trascendió, el evento se llevaba adelante en la propiedad de un juez federal de la localidad de Villa María, quien había argumentado que "estaba celebrando un cumpleaños" pero aseguran que había 1.500 personas, publicó El Doce TV.

Fuentes policiales indicaron que al llegar el operativo, afuera había otras personas esperando poder ingresar e indicaban que habían pagado por una entrada, pese a que los eventos masivos están prohibidos hasta el 4 de enero en toda la provincia de Córdoba.

Inspectores municipales labraron el acta correspondiente. La fiscal Jorgelina Gutiez investiga el hecho. 

Aclaración de La Nueva Mañana:

Con el correr de las horas, se supo que no se trataba de la propiedad de un juez federal sino del juez de ejecución penal de Villa María que este mismo lunes 3 de enero, reconoció que en allí hubo una celebración en la que su hijo convocó a sus amigos y “se difundió viralmente” por las redes sociales.

En diálogo con Telenoche, el juez de ejecución penal de Villa María admitió que la fiesta se llevó a cabo en el campo donde reside junto a su familia. “No puedo dejar de hacerme cargo de la parte que corresponde porque somos propietarios”, dijo.

“Mi hijo me dijo que se iba a juntar con sus amigos y yo le dije que me iba a pasar las Fiestas con mi hermano en Villa Allende”, contó a Telenoche, el juez Claudio Ferreyra. Después del brindis de Año Nuevo, el magistrado regresó a su casa y, al rato, cayeron la Policía y los inspectores.

"Les dije que estaba esa gente porque se difundió viralmente esta reunión. Como no hay lugares adónde salir se han venido todos para acá. Mi hijo me dijo había gente que no sabía quién era”, señaló.

El funcionario judicial relató que ese momento “fue una situación estresante porque toda la gente creía que era una fiesta pública y que podían entrar todos”. “Nunca tuvimos la intención de eso. ‘Papá yo invité a 30 amigos míos’, eso me dijo mi hijo”, dijo Ferreyra, sin mencionar cuántas personas efectivamente ingresaron a su propiedad.

Aunque inicialmente trascendió que la fiesta convocó a 1.500 personas, el acta que labró el inspector municipal señala que había “más de 300”, según manifestó el intendente de Unquillo, Jorge Fabrissin, en El Show del Lagarto de Canal Doce.

Aquí la nota reflejada en dicho programa televisivo:

Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"