Otro proyecto de cantera tensiona a San Isidro y La Quintana

Es el tercer emprendimiento a cielo abierto que se propone en la zona en los últimos cinco años, ahora sobre la costa del río. Los otros dos fracasaron por la resistencia popular.
mapa-01
La Cantera Grupo Dos Ríos es un proyecto a cielo abierto a trece cuadras al este de Villa San Isidro y 400 metros de la vivienda más cercana.

chapa_ed_impresa_01  

 

Especial para La Nueva Mañana

En el invierno de 2016, el lema “Mi pueblo no es tu cantera” resonó con fuerza en Villa San Isidro y José de la Quintana, dos localidades del departamento Santa María que se plantaron frente a un proyecto minero que proponía hacer voladuras a escasos metros de viviendas del conglomerado, dentro del predio de la estancia La Isla. Ese slogan fue calco, consigna y bandera, y también un grupo de WhatsApp que a la postre resultó determinante para la organización vecinal.

Cinco años más tarde, ese grupo de mensajería instantánea resurgió, más por necesidad que por gusto: en este diciembre de 2021 un nuevo proyecto minero amenaza a la zona. Entre ambas intenciones extractivistas, en 2018 una tercera propuesta por el poderoso grupo Blancaley también debió desistir, huérfana de licencia social. ¿La tercera, será la vencida? ¿Esta vez podrán avanzar?

Fariña y Blancaley

La zona tiene tanto una tradición minera más propia de cuando estaba poco poblada como una historia reciente de resistencia y lucha contra el extractivismo. El primer antecedente cercano data de 2016, cuando un empresario de apellido Fariña se asoció con una familia local para intentar explotar un yacimiento en el mismo lugar en el que dos años antes el entonces secretario de Minería de Córdoba, Aldo Bonalumi, había señalado los riesgos de realizar una explotación con voladuras. Con un estudio de impacto ambiental de bajo nivel y sin licencia social, las dos audiencias públicas le fueron adversas, y sobre el final de ese mismo año un fallo judicial en contra sepultó sus intenciones.

En esa bucólica zona del interior profundo aunque cercano, la paz duró poco: exactos dos años más tarde, el poderoso grupo Blancaley, con epicentro en la cercana San Agustín, intentó extraer carbonato de calcio por diez años, a razón de 2.500 toneladas mensuales y mediante “voladuras controladas”.

“¿Qué hay peor que una cantera? ¡Dos!” destacaron los vecinos en aquel momento, y retomaron la organización para oponerse al nuevo emprendimiento, esta vez de 25 hectáreas. Con la audiencia pública otra vez abrumadoramente contraria al proyecto, Blancaley retiró su intención y todo volvió a como era entonces. Hasta hoy.

Un río, un canal

Para los vecinos, la nueva amenaza se llama Cantera Grupo Dos Ríos. Se trata de otro proyecto a cielo abierto, ahora en la Estancia Dos Ríos de San Isidro, a trece cuadras al este del pueblo y a unos 400 metros de la vivienda más cercana. Y dato no menor: sobre la costa del río y el canal Los Molinos, que grupo Roggio mediante abastece de agua al sur de la ciudad de Córdoba y que ya fue noticia nacional años atrás por el desborde de Taym, que sigue impune.

Dos Ríos “pretende extraer 15.000 metros cúbicos mensuales de material que equivale a más de 130 camiones diarios completamente cargados, de lunes a viernes durante 4 años”, señalan los vecinos. El socavón que dejaría la explotación sería reforestado, pero lo más alarmante es que, señalan los vecinos, “el río corre riesgo de modificar su curso por la cantera, que empezará a no más de 20 metros de la costa”.

Como en los dos proyectos ya rechazados, los puestos de trabajo que se generarían son apenas 5 en esta oportunidad, de mano de obra no calificada y para unos diez mil pobladores en la zona de influencia. Bien poco. Por otro lado, el ruido de la explotación constante, la afectación sobre los caminos y el polvo en suspensión son los primeros efectos nocivos que, a priori, identifican los vecinos de esa comarca que tiene al turismo como norte.

Salven las terrazas

Guadalupe Muñoz Reviglio es una de las vecinas más activas en la lucha contra esta cantera. Relata a La Nueva Mañana: “Nos enteramos hace unos diez días que en diciembre de 2020 se presentó en Ambiente un informe de impacto ambiental para instalar una cantera a la orilla del río; la comuna de Villa San Isidro no estaba al tanto y como el campo está en zona gris, no se pidió uso de suelo a la comuna”. 

El emprendimiento prevé una explotación de 150 metros de frente en un área de 20 hectáreas, que tiene a otras 14 como “reservas futuras explotables”. Arena, granza, piedra bola serían extraídos de modo sistemático durante unos cuatro años, estimando la misma empresa una reserva de 800 mil metros cúbicos.

En el estudio de impacto ambiental firmado por Fabián Leynaud, la empresa señala como punto positivo que la cubierta vegetal de la zona no presenta nativas –hay que decirlo: porque ya fue desmontada para el anterior uso del campo, agropecuario- y admite que la cantera estará sobre la costa del río, muy cerca del canal y bajo potestad de la Comunidad Regional Santa María.

Todos a la audiencia pública

Sin eufemismos, el responsable técnico señala en el EIA que “la actividad consiste en la extracción de áridos de las antiguas terrazas del río Los Molinos”, que se clasificarán luego en una planta ubicada dentro del mismo predio. Admite que la actividad  generará ruido y modificará el paisaje y que generará en el ambiente material particulado sólido, que se prevé mitigar…. regando los caminos. Como parte del plan de remediación, propone nivelar terrenos y reforestar.

Enfrente –literal y simbólicamente- los vecinos se preparan de a decenas para rebatir cada uno de los puntos en la audiencia pública virtual que tendrá lugar el 7 de diciembre a las 10 y que amerita inscripción previa. Incluso el propio jefe comunal Claudio Peña será expositor, con postura contraria a un proyecto que se da de patadas con lo que él sueña para su pueblo. Y el Consejo Local de Niñez y Adolescencia de San Isidro y La Quintana llamó a la población a inscribirse, y a los niños a enviar sus expresiones sobre el tema al mail [email protected], porque “la Audiencia Pública es la manera en que podemos expresar lo que pensamos y sentimos y queremos para el lugar donde vivimos, para que no sean otros de afuera los que decidan por nosotros”. 

Que la audiencia será virtual acota las posibilidades de participación, en una zona donde la conectividad no es buena –señala Muñoz-. Pero instamos a todos a inscribirse; cuantos más vecinos y vecinas de la zona podamos participar y hacer oír nuestra voz, menos podrán acallarnos e invisibilizarnos”.  “Porque no es que importa solo lo técnico, las instancias de audiencias públicas son muy trascendentes, aunque no sean vinculantes: cada vecina tiene la oportunidad de dar su punto de vista”, finalizó. 


Intendentes y jefes comunales de la Comunidad Regional, en contra el proyecto

En la misma línea que los vecinos de San Isidro y La Quintana, autoridades de la Comunidad Regional Santa María dirigieron un documento al secretario de Ambiente de la Provincia, Juan Carlos Scotto, manifestando su rechazo a la instalación de una cantera a cielo abierto por parte de la empresa Grupo Dos Ríos. El documento lleva las firmas de intendentes y jefes comunales: Marcos Torres (Alta Gracia); Carolina Basualdo (Despeñaderos); Ramón Salazar (Anisacate), José Luis Becker (Santa Ana); Verónica Diedrich (La Bolsa); Carlos Guzmán (La Serranita); Alejandro Sosa (La Rancherita); Gerardo Martínez (Potrero de Garay); Víctor Toledo (Toledo); Rubén Liendo (Falda Del Carmen) y Claudio Peña (Villa San Isidro).

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar