Argentina ya recibió inversiones por más de us$25 mil millones en 2021

El Gobierno gana en optimismo a partir de la llegada de capitales extranjeros que apuestan a la producción y la generación de trabajo en el país.
Ed 231 © Pito Campos

chapa_ed_impresa_01  

 

Además de la importancia en el marco de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la gira europea del presidente Alberto Fernández y la comitiva argentina de la última semana trajo consigo una de las inversiones más grandes de las últimas décadas. A partir de la apuesta de la australiana Fortescue, con un anuncio de inversiones de 8.400 millones de dólares en hidrógeno verde, la Argentina proyecta la creación de 15 mil empleos directos y cerca de 50 mil indirectos que se enmarcan en el proceso de reactivación que, no sólo se sustenta en la llegada de capitales externos, sino también en procesos internos de financiamiento e inversión.

Según los datos con los que la Argentina cerró el primer semestre del año, el acumulado sumaba anuncios suman u$s17.324 millones, y eso ya significaba una suba del 580% en la comparación interanual. Con la provincia de Buenos Aires como principal destino de esos fondos, las inversiones llegaron de 17 países y apuntalaron trabajos en 16 provincias argentinas.

Eduardo Fernández cita a Aldo Ferrer para destacar la importancia de la inversión extranjera en un país en el que la fuga y la llegada de capitales especulativos fue la tendencia en el movimiento económico exterior de los últimos años. “Tener inversiones genuinas y de tipo productiva es fundamental porque tira por la borda la idea de que un supuesto desorden en las finanzas públicas estaría alejando a los inversores. Estuvimos al frente del Gobierno durante un período muy corto, y la mayor parte de estos dos años los transitamos en pandemia. Bueno, incluso durante la pandemia se fueron creando las condiciones para que estas inversiones se anuncien”, destaca el diputado nacional del Frente de Todos consultado por La Nueva Mañana.

Cop26 Hidrogeno Verde
Autoridades de la firma australiana Fortescue anunciaron una millonaria inversión en la Argentina destinada a producir hidrógeno verde, durante un encuentro que mantuvieron con el presidente Alberto Fernández, Agustín Pichot y parte de la comitiva argentina que acompaña al presidente.

El sector energético a la cabeza

Con el sector energético a la cabeza, sobre todo a partir de los últimos anuncios que se suman a los procesos de apuesta en pos de la soberanía energética que se viene consolidando con la mirada puesta en la explotación de Vaca Muerta y el creciente mercado del litio, las inversiones extranjeras también apuntaron a la Construcción, Minas y Canteras, Industria Manufacturera e Información y Comunicación.

El desembarco de esos capitales es valorado desde el propio Ejecutivo nacional a partir del reaseguro que representan en materia de previsibilidad. El propio jefe de Gabinete valoró el “gesto”, semanas atrás cuando anunció la llegada u$s 156 millones por parte de la empresa Bayer. “Lo valoramos enormemente porque representa previsibilidad, sustentabilidad y apuesta hacia el futuro”, dijo entonces Juan Manzur.

En su nuevo rol como canciller, Santiago Cafiero mantuvo múltiples conversaciones el fin de semana pasada en el marco de la Sesión de Ministros de Comercio e Inversiones del G20 que se llevó a cabo en Sorrento, Italia. Si bien Cafiero subrayó la importancia de las negociaciones de la Argentina con el FMI como aspecto central para la recuperación del país, Cafiero le expresó a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, María Reyes Maroto, la decisión de “promover inversiones desde una perspectiva Pyme y Federal, propiciando el nexo entre potenciales inversores y proyectos productivos locales”. En esa dirección se fortalecerá el “operativo seducción” de la administración nacional en busca de hacer crecer un volumen de inversiones, que según los números que se conocen al día de hoy, ya superó los niveles del año 2018. 

Vaca Muerta
El sector energético lidera las inversiones, con Vaca Muerta y el creciente mercado del litio. Además, las inversiones extranjeras se concentraron en la Construcción, Minas y Canteras, Industria Manufacturera e Información y Comunicación.

El movimiento interno

Más allá de la llegada de capitales extranjeros, en la Argentina se viven los albores de un proceso de reactivación que es celebrado por las autoridades y que tiene a las empresas nacionales como protagonistas excluyentes. 

Eduardo Fernández lo explica a partir de la decisión política para impulsar medidas, que en la mayoría de sus casos contempló herramientas puntuales de fomento que se discutieron en el Congreso nacional. “Al haberse acotado las posibilidades para la economía especulativa, cada vez más empresas nacionales, medianas y pequeñas salen a invertir –señala- Esto lo demuestran los requerimientos que hay en las líneas de crédito del Banco Nación, que se complementan con algunos programas que apuntan a fomentar la sustitución de importaciones. Todo ese proceso de inversión interna dan forma a un círculo económico virtuoso que va a aparecer reflejado en los números de algunas industrias como la alimenticia, la de línea blanca, la metalúrgica vinculada a la maquinaria agrícola, entre otras tantas que están reaccionando muy favorablemente”.

Más allá de las discusiones en torno al valor del dólar, las implicancias de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la apertura de un proceso devaluatorio, desde el Gobierno nacional aseguran que una de las razones de la renovada confianza en la Argentina tiene que ver con que “los factores de producción que determinan los costos internos están teniendo seguridad”. Para ejemplificar eso no sólo refieren a los valores en el financiamiento interno sino a otras políticas más generales como la prórroga al congelamiento de las tarifas energéticas en el país. Por esa razón, “hay que romper esa permanente idea de que en cualquier momento se va todo al diablo porque está demostrado que eso no sucede”, aseguran.

Eduardo Fernández - Apyme © 2019 Javier Imaz_016
Eduardo Fernández: “Tener inversiones genuinas y de tipo productiva es fundamental porque tira por la borda la idea de que un supuesto desorden en las finanzas públicas estaría alejando a los inversores”. (Foto: Javier Imaz / LNM)

Una realidad que contrapone los discursos de la oposición y de mediáticos dominantes

Consultado por ese tipo de discursos, que desde la oposición siempre se sostuvieron en la agenda y se intensificaron durante la etapa de la campaña, Fernández advierte que “hay sectores que vienen manifestando un claro sostenimiento de la actividad” y que ese dato sirve para contraponer a las lecturas más pesimistas. “Ningún fenómeno se puede analizar aislado de su contexto”, señala respecto a las informaciones que, de la mano de la crisis profundizada por la pandemia, advertían sobre empresas que decidían radicarse fuera de la Argentina. “Sería erróneo intentar explicar las decisiones empresariales sino lo enmarcamos en un contexto mundial que ha sido jaqueando por la pandemia. Algunas de las empresas que supuestamente se iban a ir del país, en realidad cambiaron el objeto o la dimensión de sus negocios a nivel global y eso afectó a las sucursales que estaban radicadas en la Argentina. Hay otras fueron las que más fuerte sintieron el golpe de un mundo que bloqueó todas las fronteras”, explica el diputado que descubre una “alta intencionalidad política” detrás de las actitudes que eligen poner el acento en esos eventos que, desde las órbitas nacionales, se trata de hechos aislados. 

Otro elemento que el contador cordobés propone tener en cuenta a la hora de analizar esos fenómenos en la actualidad tiene que ver con los cambios y transformaciones en los usos y costumbres que llegaron (para quedarse) con la pandemia. Y agrega: “Yo creo que las deliberaciones del G20 y esta idea ya consensuada de ponerle un impuesto a nivel global a las transnacionales nos dice que todos estos movimientos también son parte de un efecto de la concentración económica y el movimiento financiero a nivel mundial”. “Que las empresas se trasladen a otro lado en medio de una concentración económica sin comparación en la historia que se aceleró estos últimos años con la pandemia es un proceso que hay que analizar desde el punto de vista del desarrollo nacional, proyección del empleo y trabajo registrado, de la radicación de industria, de las transformaciones de producción y de la economía y la competitividad de nuestras empresas. En esa labor está el Estado para contrarrestar esos brotes especulativos que no son masivos y que si mantenemos un mercado interno vigoroso como siempre lo fue el argentino, serán cada vez más marginales”, asegura.

 

AlimenticiaLa industria se consolida: una alimenticia aumenta su capacidad productiva

   

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"