"Queremos terminar con las cuatro décadas del neoliberalismo en Córdoba"

Atilio López es parte del grupo de dirigentes peronistas que se abrieron de las listas del FdT. Desde Forjando Córdoba busca sentar las bases para la construcción de una alternativa a futuro.
Atilio López gentileza
Atilio López es pre candidato a senador nacional por el espacio Forjando Córdoba. Foto: gentileza

Para Atilio López, el desarrollo pre electoral está preso de “una campaña atípica”. “Todas las formas a las que estábamos acostumbrados cambiaron por la pandemia y, en ese marco, las propuestas no se pueden expresar en forma amplia y la gente recibe poca información”, señala con un tono entusiasta a pesar del mensaje cargado de cierta frustración.  

“La campaña se está basando en los spots publicitarios que están circulando en la radio, la televisión y las redes, y las cartelerías que se ven por la calle. No por eso deja de ser importante para que los espacios políticos puedan plantearse de cara a la sociedad. Es un proceso distinto, pero que está en marcha”, asegura el pre candidato de Forjando Córdoba.

El Frente de Todos, el peronismo cerrado, el cordobesismo y el centralismo del Gobierno nacional, algunos de los temas de la charla con La Nueva Mañana.

Atilio Lopez con Alberto Fernández

-¿Cómo busca Forjando Córdoba colar discusiones que entiende que son necesarias en este contexto?
-No se está discutiendo demasiado, estamos haciendo campaña a través de una foto y priorizando los defectos del otro por sobre las virtudes propias. Yo no he escuchado proyectos de ningún tipo y la mayoría de los partidos están prometiendo cosas que un legislador no puede cumplir. La obra pública no se maneja en el Congreso, por ejemplo. Sin embargo ponen el foco ahí no hablan de cuáles son problemáticas que tiene la gente y cuáles son las soluciones que cada espacio tiene para ellas. No se está discutiendo la pospandemia, ni el trabajo, ni la casa, ni la tenencia de la tierra. Es decir que no se está discutiendo lo verdaderamente importante. 

-¿Por qué no están en el Frente de Todos (FdT)? ¿Cuál es el objetivo del espacio?
-En la lista del Frente de Todos hay infiltrados de Hacemos por Córdoba y el neoliberalismo y eso no cayó bien en muchos sectores. Si vos mirás los primeros nombres de las listas, vienen todos del peronismo cordobés, hasta la ex esposa del gobernador De la Sota. Eso, más el armado que siempre se hace en Buenos Aires, más la falta de territorio que tiene el FdT y el anticristinismo terminan haciendo un cóctel que nos empuja a presentar esta lista para plantar un mojón para tratar de cambiar la historia. Hoy estamos ejerciendo esta resistencia dentro del FdT para ser una alternativa a futuro. Nuestro objetivo es poder terminar con las cuatro décadas del neoliberalismo que encarnaron el radicalismo y el pejotismo cordobés dirigidos, en ambos casos, por la Fundación Mediterránea. 

-¿Pero por qué crees que no se pudo armar una lista que contenga a todos los sectores del FdT?
-Hay que tener en cuenta que el kirchnerismo nunca ha sido federal. Todo se define en CABA y la provincia de Buenos Aires y parece que muchos de los que estamos en las provincias no fuésemos lo suficientemente necesarios, por decirlo de alguna manera. Lo que digo no significa que nosotros estemos en contra del Gobierno nacional, pero queremos hacerle llegar nuestra voz al poder central para decirle que Córdoba tiene su autonomía y nos merecemos un trato correcto. No puede ser que aunque ganemos las elecciones, los militantes sigamos perdiendo, ahora resulta que el que define quién ocupa cargos es el compañero Caserio. 

-¿Cómo se construye ese futuro con la gran concentración política que tienen los espacios que recién nombrabas?
-El peronismo siempre ha sufrido divisiones, no es algo de ahora. Para darte un ejemplo, de hecho, podría hablar de la época de mi padre (Hipólito Atilio López, el único  dirigente gremial que llegó a ser vicegobernador de Córdoba y fue asesinado por grupos paraestatales en 1974). Lo que pasa es que ahora hay un claro avallasamiento de un sector sobre el otro. Por eso, nosotros hablamos de “resistencia”, porque queremos pelear por las banderas del justicialismo dentro del peronismo. Este neoliberalismo que sufrimos hoy tiene que ser aggiornado de manera tal que se convierta en algo que favorezca a la gente y al pueblo. En Córdoba se ha priorizado la obra pública y está muy lindo el asfalto, pero tenemos indicadores que son muy bajos y preocupan. Hay una deuda terrible que es invisibilizada por los medios que evitan que la gente se entere de las cosas. Somos la segunda provincia más endeudada del país, sobre todo en dólares y en moneda asiática. Entonces, tenemos que hablar de las cosas. Lo que pasa con los incendios, otro ejemplo, es terrible y parece que nos acostumbramos a eso. Hay gente que pierde todo para que después esos lugares sean ocupados por emprendimientos inmobiliarios. Son todos negociados, hablamos de favorecer al turismo y construimos autovías sin tener en cuenta el impacto ambiental y el daño que eso genera al lugar en el que esas obras se levantan. Hay muchos temas. Queremos decirle a la gente que vamos a ir al Congreso a hablar de todo esto. 

-¿Cuál es tu opinión del peronismo cordobés?
-El peronismo de Córdoba es el único que nunca estuvo en el frente. En definitiva, siempre hemos sido una isla. Lo planteó Angeloz y lo continuaron los otros. Hoy, el partido está cerrado, con cadenas y candado, yo soy un afiliado de 45 años y hace 40 que no voto en una elección interna. No hay diálogo interno, no hay debate y nosotros necesitamos discutir las cosas para democratizar el peronismo. No podemos creernos democráticos para afuera si no podemos discutir las cosas hacia adentro. 

-¿Y no encuentran gente con la que se puedan dar esas discusiones que hoy estén dentro de Hacemos por Córdoba?
-La verdad es que no lo sé porque no nos han dejado debatir nunca. No hay democracia, nadie nos convoca ni nos permiten entrar. Durante el primer Gobierno de Schiaretti yo fui director de un hospital y, desde adentro, uno ve que hay cosas de las cuales no se puede hablar. Hace años que venimos con una política de parches. Nos ha tocado vivir esta pandemia y nos hemos dado cuenta de la situación que vive la salud provincial. Parecía que todo pasaba por poner más camas y resulta que no hay recurso humano. Y el que hay, está completamente precarizado. De nada de eso se puede hablar. Yo sigo teniendo los mismos pensamientos que tuve siempre y, lamentablemente, los problemas también son los mismos. Lo que pasa en salud, pasa en educación, con los jubilados y con un montón de temas más. 

-¿Cómo ves al Gobierno nacional?
-Nosotros tenemos un apoyo crítico. Creo que la intención es buena, pero nos cayó la pandemia, que es una tragedia global, y nos agarró muy debilitados. El Frente de Todos tomó un Gobierno luego de la destrucción del país y parece ser que la prensa no se da cuenta de eso. Nosotros somos una coalición de Gobierno a nivel nacional que no deja de tener problemas a la hora de tomar decisiones por la propia dinámica del espacio. En el armado original, Cristina demostró que está 200 kilómetros delante del mejor opositor y ejecutó una maniobra excelente; ahora, al momento de gobernar eso se complicó. Pero en gran parte eso es culpa de la oposición. Yo me acuerdo de Cafiero parado al lado de Alfonsín cuando se levantaron los carapintadas. No vi a nadie de la oposición haciendo eso en la pandemia, simplemente se dedicaron a hacer política durante la pandemia. Se opusieron a las vacunas, quemaron barbijos, marcharon sin cuidado, y ahora me vienen a discutir por una foto. Son momentos muy difíciles, pero yo creo que vamos a salir adelante. Y, en ese momento, deberemos sentarnos todos en una mesa de debate para definir la forma en la que cada uno puede colaborar. Si no lo hacemos nos estaremos autodestruyendo. 

Te puede interesar