Creación de empleo: un debate necesario de cara a la reactivación

Aunque representa una de las principales preocupaciones para la ciudadanía, aparece apenas en slogans en el medio de una campaña concentrada en el efectismo.
Ed 220 © Pito Campos
El 37,9% de los argentinos considera a la generación de empleo como la cualidad más valorada en el sector empresarial. Ilustración: Daniel "Pito" Campos, para La Nueva Mañana.

chapa_ed_impresa_01  

Según la enorme mayoría de las consultoras de opinión del país, los problemas relacionados con la situación económica y el empleo aparecen como las principales preocupaciones a tener en cuenta de cara a las próximas elecciones.

Según los últimos datos del Indec, la desocupación es un problema que padecen el 10,2% de los argentinos y argentinas. Entre esa población, que en números contabiliza más de 1.300.000 personas que buscan trabajo activamente, el 56,5% estaba sin empleo desde hacía 6 meses o más. El 30,9% llevaba menos de 3 meses en el proceso de búsqueda de trabajo.

A esa crisis que se profundizó en el país desde mediados de la década pasada, se le suma pandemia. Un parate generalizado que golpeó a todos los sectores hicieron que el proceso de recuperación que fue la bandera política del Frente de Todos durante la campaña del 2019 se fuese diluyendo, a pesar de las intenciones del Gobierno.

Los esfuerzos se redireccionaron para enfocarse en la compra de equipamiento médico, vacunas y políticas sociales para sostener los ingresos de la enorme mayoría de los argentinos y argentinas, tanto para quienes tenían la posibilidad de desarrollar su actividad desde el empleo formal (Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción - ATP) como para los informales y desocupados (el IFE es la política más significativa en esta dirección).

Mujeres busqueda laboral © Puntal
13% de los jóvenes En el mundo no tiene trabajo. Si se pone el foco en la situación de las mujeres, la cifra asciende al 30%. (Gentileza: Puntal).

Empresas y generación de empleo

Una reciente encuesta de la consultora Taquión reveló que el 37,9% de los argentinos considera a la generación de empleo como la cualidad más valorada en el sector empresarial.

Manpower es una empresa que se dedica al “reclutamiento y tercerización de personal para puestos temporales y/o permanentes”. Desde allí, y con los números de desempleo actualizados, semanas atrás presentó un informe que señala que más del 70% de los empresarios no encuentra personal capacitado para responder a las necesidades de sus empresas. El argumento tiene que ver con las capacidades y perfiles profesionales, pero desde las experiencias públicas que mayor impacto generan tienen que ver con la falta de estudios básicos que no tienen que ver con habilidades específicas, concretamente.

A comienzos de mes, se viralizó la noticia que indicaba que empresa automotriz Toyota no podía dar con 200 trabajadores que necesitaba para su planta de Zárate, en la provincia de Buenos Aires. ¿La razón? Entre los requisitos se solicitaba el secundario completo.

La situación llevó a un sinnúmero de interpretaciones que pusieron el ojo en la educación formal y en las dificultades que la pandemia había generado, profundizando el acceso a los conocimientos básicos por parte de una significativa porción de la población. Allí aparece otro de los “grandes temas” que aparecerán en la campaña: la educación.

Pero el problema que advierten las empresas no radica solamente en la educación, sino en la capacitación específica que se requiere a la hora de convocar trabajadores.

Intentando paliar esa situación es que el Gobierno provincial lleva adelante los Programas de Inserción Laboral (PIL), que se ejecutan a través del Ministerio de Promoción del Empleo. “Los objetivos fundamentales de los programas que desarrollamos son la generación de nuevos puestos de trabajo y la conservación y fortalecimiento de sectores de la producción a través de la formación”, indicaba a LNM Laura Jure, titular del área, con motivo de la presentación del programa.

“Desde el Ministerio entendemos que tenemos la obligación de formar el capital humano que los diferentes sectores demanden y desde ese lugar se prepararon instancias de capacitación. La idea es que quienes están fuera del mercado laboral formal puedan ingresar mediante una capacitación y una práctica laboral, al tiempo que aquellos que ya están trabajando adquieran nuevas capacidades que hoy requiere el mercado para que esos trabajos no se pierdan”, decía la ministra dejando expuesta otra de las trabas actuales de la que el sector privado no se hace cargo de solucionar: el acceso a la actualización de saber.

La transformación digital, la inteligencia artificial, el manejo de nuevos programas y herramientas tecnológicas son otras de las dificultades que no solo atañen al mundo laboral sino que también quedaron expuestas en el plano educativo durante la pandemia con niños, niñas y adolescentes que quedaron imposibilitados de acceder a las clases virtuales por falta de herramientas y conectividad.

Empleo Mujer
70% de los empresarios no encuentra personal capacitado para responder a las necesidades de sus empresas (Foto: NA).

El género, la edad y las estrategias para achicar las brechas

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la crisis generada por la llegada del coronavirus hizo que 1 de cada 6 jóvenes no tenga trabajo en la actualidad. Para llegar a cubrir todas las necesidades de empleo juvenil, se deberían crear 600 millones de puestos de trabajo en los próximos 15 años. Lo que representa un verdadero desafío para los Estados nacionales, pero también para el sector privado. En el mundo, un 13% de los jóvenes no tiene trabajo. Si se pone el foco en la situación de las mujeres, la cifra asciende al 30%.

De acuerdo con los datos oficiales, en nuestro país la realidad no esquiva la brecha de género. Actualmente el grupo más afectado por el desempleo son las mujeres de 14 a 29 años con una tasa de 24,9% en el primer trimestre de 2021, más del doble de la tasa general de 10,2%, además de representar un aumento de 1% respecto del mismo periodo de 2020.

En tanto, en el caso de los varones jóvenes, la tasa de desocupados es de 17% en comparación con el 18,5% de igual periodo del año anterior.

A razón de esos datos, en los últimos años creció en el mundo la cantidad de empresas que comenzaron a recibir lo que se llama currículos ciegos. Se trata de CV en los que no se requieren los datos básicos de los aspirantes a ingresar a algún tipo de trabajo: nombre, género, edad, estudios básicos.

Con estas estrategias, las empresas pretenden bajar el nivel de conflictividad por ellas mismas generado a partir de selecciones que en muchos casos dejan excluidos a un gran número de sectores sociales, entre las que también es necesario agregar a las personas “mayores” que aunque estén en condiciones de acceder a un empleo determinado, no se les contrata por su “avanzada” edad.

Mirando hacia el otro extremo del universo etario, el Gobierno nacional lanzó a finales del pasado mes el programa Te Sumo, con el objetivo de fomentar la inserción laboral de jóvenes de 18 a 24 años en pequeñas y medianas empresas.

El programa, que persigue la idea de fomentar la inserción laboral de 50.000 jóvenes de 18 a 24 años “en una primera etapa”, tiene su espejo en el Plan Primer Paso de la Provincia de Córdoba que, desde su aparición es presentado en Córdoba como uno de los programas de empleo más destacados desde el Centro Cívico, que este año habilitó unos 15 mil convenios con empresas y comercios locales.

La estrategia desde el Estado vuelve a parecer aquí como una variable determinante.

Nuevas formas

Con los cambios en el Gabinete, se reavivó la discusión sobre el rol de las organizaciones sociales y el reclamo respecto a la creación de nuevos puestos de trabajo.

“El objetivo nuestro no es que la gente tenga planes sociales, el objetivo es que tenga trabajo”, dijo el presidente Alberto Fernández semanas atrás en una visita a la provincia de Entre Ríos, en la que también señaló que en la gestión Macri se llegó a “cerca de 700, 800 mil planes sociales”.

“¿Qué pasó? Se degradó la Argentina y esos planes no fueron pensados para que hoy sirvan para el trabajo, fueron pensados por el asistencialismo. Ahora viene una etapa en la que la recuperación empieza a sentirse”, indicó el jefe de Estado.

En el marco de las recorridas de campaña, las propias fuerzas opositoras se refieren a ese tipo de problemáticas que exigen el esfuerzo colectivo de dejar atrás el llamado “asistencialismo” para avanzar en la recuperación del empleo genuino. Desde Juntos por el Cambio al Frente de Izquierda cada una de las expresiones políticas pone ese desafío en el tope de las prioridades. Obviamente, cada cual con su receta. Algunas más conocidas, otras más arriesgadas.

El desafío está en el horizonte. A pesar la profundización de la crisis, un relevamiento de la consultora Randstad señala que el 38% de las empresas considera que su dotación de personal crecerá este año con relación al anterior.  El relevamiento se efectuó durante el mes de julio entrevistando a directivos y referentes de recursos humanos de 204 empresas de todo el país. Avanzar en esa esa dirección es uno de los tantos temas que, entre tanto revuelo declaracional e indignaciones de ocasión, debiese comenzar a resolverse en base a la discusión política que encuentra en la campaña una excelente excusa para comenzar a suceder.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar