La interna de JXC se coló en una votación sobre los centros vecinales

El apoyo o la negativa al proyecto de concesión de inmuebles a centros vecinales puede ser un botón de muestra de la pelea por un lugar en las listas de las PASO.
Juan Negri y Rodrigo de Loredo,
Juan Negri y Rodrigo de Loredo, dos radicales que no acompañaron al sector del mestrismo en la votación.

chapa_ed_impresa_01  

CONCEJO DELIBERANTE

La disputa intestina de Juntos Por el Cambio en Córdoba se hace cada vez más visible mientras se acerca el cierre de listas para las PASO. Y aunque este miércoles se oficializó que los partidos que la integran van a ir juntos en la alianza opositora, la puja por un lugar toca de cerca a ámbitos que se mantenían relativamente tranquilos hasta el momento, como son los centros vecinales y el Concejo Deliberante.

Durante la 16ta Sesión Ordinaria, el oficialismo consiguió la aprobación en primera lectura de la autorización al Ejecutivo Municipal de prorrogar y ceder los comodatos de inmuebles destinados al funcionamiento de los espacios por 99 años. La votación resultó con 22 votos afirmativos, entre los que se cuentan los del bloque UCR ligado al mestrismo. Hubo siete abstenciones de Córdoba Cambia (donde juegan el negrismo, el PRO y el juecismo) con fuertes críticas al proyecto y dos ausencias en Evolución: Esteban Bría y Rodrigo de Loredo. Las notables diferencias se acrecientan más cuando se tiene en cuenta la fuerte presencia que tiene el radicalismo en los centros vecinales de la ciudad, territorio que disputa el Ejecutivo municipal desde el primer día de Martín Llaryora en el Palacio 6 de Julio.

Justamente fue el propio intendente el que anticipó, al cumplirse el primer año de su gestión, el envío del proyecto que hoy refleja la disputa entre cambiemitas. La iniciativa tomó estado parlamentario el 8 de abril pasado y divide fundamentalmente en un concepto clave: quitarle o no atribuciones al Concejo respecto a la concesión de los edificios donde funcionan los centros vecinales.

La votación resultó con 22 votos afirmativos, entre los que se cuentan los del bloque UCR ligado al mestrismo. Hubo siete abstenciones de Córdoba Cambia (donde juegan el negrismo, el PRO y el juecismo) y dos ausencias: Esteban Bría y Rodrigo de Loredo.

La oposición habla de “superpoderes”

“De aprobarse, le estaríamos otorgando al Ejecutivo Municipal la posibilidad de ceder los espacios públicos, prorrogar los comodatos e incorporar bienes de dominio público y privado sin participación del Concejo Deliberante y sin participación de los vecinos. Cada comodato tiene una audiencia pública donde los ciudadanos pueden expresarse. Con esta delegación legislativa se les quita esa posibilidad”, indicó durante la sesión la edil del PRO María Eugenia Terré. Posteriormente, Juan Negri afirmó que dar el visto bueno al proyecto les restará autonomía a los centros vecinales, “dándole al oficialismo de turno la posibilidad de disciplinarlos, y así coartar la libre participación de los ciudadanos”. Negri a su vez habló de “excepciones” y “superpoderes” que le concedió el propio Concejo a Llaryora. En contraste, el bloque UCR que responde a Ramón Javier Mestre mostró tibiezas y apoyó el proyecto, que tras la audiencia pública se encamina a ser aprobado el 22 de julio próximo.

Posiblemente se trate de un botón de muestra, teniendo en cuenta las ausencias de Bría y De Loredo. En el ida y vuelta de JxC la pelea se define entre quien encabezará la lista de Diputados, fundamentalmente. Tanto Mestre como De Loredo se autopropusieron y ninguno de los dos quiere ir detrás del otro, mientras Gustavo Santos es el candidato de un Mauricio Macri que no ve con buenos ojos la idea de un radical en la parte más alta de la boleta. Similar panorama en Senadores, con Luis Juez como la otra mitad del binomio con Santos frente a Mario Negri. Allí juega también la cuestión del lugar donde se toman las decisiones: si baja línea Horacio Rodríguez Larreta desde Capital Federal o el ex vicegobernador termina teniendo la última palabra, lo que agrega tensiones entre el partido amarillo y los radicales. A esto se suma la necesidad de cumplir con la paridad de género en las listas, algo que agrega un escollo para las distintas líneas del centenario partido y su convivencia con el PRO, el Frente Cívico, la Coalición Cívica-ARI y Primero la Gente. Es que todos los referentes que pujan por escalar junto a sus discípulos entre los cinco o seis lugares que asegurará Córdoba a JxC en Diputados son varones. Esto será otro punto interesante dentro de la negociación y más teniendo en cuenta que, por ejemplo, la ex concejala Miriam Acosta ya hizo pública su intención de formar parte de la lista. Será también motivo de análisis el rol que jueguen las actuales diputadas Soledad Carrizo y Brenda Austin. Desde los pasillos de la Casa Radical confiaron a este medio: “Lo más probable es que puertas adentro quede todo roto”.

En Córdoba se ponen en juego las bancas de nueve diputados: cinco de Cambiemos (tres radicales y dos amarillos), tres de Córdoba Federal que responden a Juan Schiaretti y uno del Frente de Todos. También se disputarán tres escaños en el Senado: dos de JxC y uno del FdT.

Llamado a la unión

Tanto para el Concejo como para la Legislatura, desde el Congreso de la UCR se llamó a unir los distintos bloques del partido.

La posibilidad, al menos en el corto plazo, es nula. ¿Los motivos? La reticencia del juecismo respecto a los mestristas del bloque UCR, la poca voluntad de discusión en medio de las internas y el reparto de los cargos de bloque. 

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"