Cuál es el escenario electoral cordobés, a tres meses de las PASO

La agenda electoral se abre camino en medio de la crisis. La ausencia de referentes con la capacidad de desequilibrar el tablero y la necesidad de instalar candidaturas.
Fernández - Schiaretti - Macri
Los análisis electorales comienzan a centrarse en las figuras centrales de una disputa que tiene como telón de fondo los primeros dos años de gestión del Frente de Todos.

chapa_ed_impresa_01  

ENTREVISTA A LA POLITÓLOGA PAOLA ZUBAN

Esta semana, la Cámara Nacional Electoral oficializó la actualización del cronograma que contempla las nuevas fechas para la realización de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y los comicios generales para el recambio de diputados y senadores en el Congreso nacional. Así, la acordada extraordinaria del martes terminó de definir las nuevas fechas para las Paso, el domingo 12 de septiembre; y para las elecciones generales, que serán el domingo 14 de noviembre. 

Con fecha puesta, los análisis electorales comienzan a centrarse en las figuras centrales de una disputa que tiene como telón de fondo los primeros dos años de gestión del Frente de Todos, marcados por la pandemia y la consecuente profundización de la crisis económica. 

A pesar de que a nivel nacional la disputa tiende a polarizarse cada vez más entre las dos principales coaliciones políticas, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, en Córdoba la presencia de un partido provincial fuerte y gobernando hace ya dos décadas complejiza el análisis. Sobre todo teniendo en cuenta que esa coalición que comanda la gestión mediterránea se conforma con fuerzas y expresiones políticas que a nivel nacional se identifican (en partes desiguales, es cierto) con las dos expresiones que parecen monopolizar la discusión nacional. 

Para la politóloga Paola Zuban, el clima electoral comienza a matizarse con un “perfume a cierre de ciclo del Gobierno provincial”. O al menos, al final de una época marcada por los liderazgos indiscutibles de José Manuel De la Sota y Juan Schiaretti. De todos modos, a pesar de que los principales exponentes de la arena política nacional buscan adelantar la discusión del 2023, los sondeos de opinión señalan que las inquietudes principales de la ciudadanía que encuentra sus preocupaciones puestas sobre los temas que se superponen en el cotidiano. La inseguridad, los temas relacionados con la economía y la creciente mirada sobre el narcotráfico se cuelan entre los problemas prioritarios en la agenda urgente de cordobeses y cordobesas según el sondeo realizado durante el mes de mayo de este 2021. En el medio, naturalmente, la pandemia. 

Superpoblación de candidatos

Según advierte Zuban, la discusión será entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, y Córdoba no presentaría (al menos hasta hoy) un escenario demasiado diferente al nacional. Salvo por las preferencias del electorado, por supuesto. “El resultado en Córdoba es claro, la elección le va a otorgar una buena ventaja a Juntos por el Cambio; pero más allá de la votación en sí, esta etapa descubre el entramado complejo en el que se inscribe esa coalición”, señala la politóloga que destaca la gran cantidad de aspirantes a ocupar las bancas que se ponen en juego en el Congreso y “el ruido interno” que eso genera. 

Si uno desglosa el espacio representado, principalmente por el PRO, el radicalismo, la Coalición Cívica y el juecismo, dará cuenta de una alianza integrada por sectores y referentes “poco afectos” a discutir las candidaturas por fuera de las decisiones de las cúpulas nacionales que “señalan” y “bendicen” a determinados referentes. Quizás el radicalismo sea la fuerza más afecta a exponer públicamente sus discusiones internas, aunque eso muchas veces haya terminado por jugar en su propia contra. Las últimas elecciones provinciales pueden dar cuenta de eso. 

Cuando Macri vino a Córdoba dijo que los votos eran de él y eso no se verifica en las encuestas”, asegura Zuban. “Si uno analiza la simpatía que los cordobeses tienen respecto a los partidos políticos te vas a dar cuenta de que está todo muy repartido y que PRO está lejos de ser el espacio más elegido (3%, muy atrás de la UCR -22,6%- e, incluso que Juntos por el Cambio -14,7%-). De hecho, la mayoría de los encuestados entiende que Córdoba es más antikirchnerista que macrista (el 80,7% de los encuestados manifestó algún nivel de acuerdo con esta lectura) y la gran mayoría entiende que las candidaturas deben dirimirse en nuestra provincia”, describe la especialista en estudios de opinión pública dando cuenta que el revuelo ocasionado por los dichos del ex presidente lejos estuvieron de aquietar las aguas en el espacio opositor mediterráneo. “No hay nadie que sea dueño de los votos, ni mucho menos Mauricio Macri”, asegura. 

Ganar, siendo segundo

En un escenario cordobés donde históricamente ya se descuentan las victorias opositoras, la disputa se concentra por quien se ubica segundo en la elección general. Eso representaría la obtención de la banca por la minoría en el Senado (hoy ocupada por Carlos Caserio) y la posibilidad de colocar dos o tres diputados nacionales, de los nueve que se eligen en la contienda. 

Si como ya se dijo, la polarización nacional se trasladará automáticamente a Córdoba, el Frente de Todos corre con ventaja por sobre Hacemos por Córdoba que, pese a eso, concentra sus expectativas sobre el aparato construido tras 20 años en el poder y la posibilidad de “mediar” en una pelea “engrietada”. 

Hacemos por Córdoba se ha ido integrando por diferentes fuerzas y fue tomando una identidad propia. En ese sentido, se ha ido alejando de su origen peronista para transformarse en otra cosa. De todos modos, la imagen de Schiaretti sigue siendo de las más altas a nivel provincial (63,5%) y su espacio político es la principal opción que los cordobeses tienen en cuenta cuando se eligen autoridades ejecutivas”, destaca Zuban al describir un conjunto de fortalezas que se identifican fácilmente entre las filas del oficialismo cordobés que también tiene fuertes debilidades propias del contexto particular existente en la propia historia de la fuerza. 

Zuban: “Cuando Macri vino a Córdoba dijo que los votos eran de él y eso no se verifica en las encuestas. No hay nadie que sea dueño de los votos, ni mucho menos Mauricio Macri”

En ese contexto, la imposibilidad de reelección de Schiaretti, la inexistencia de una referencia clara que encarne el proyecto del oficialismo provincial, la imposibilidad de trasladar ese poderío político y la alta preferencia del electorado por la principal fuerza opositora parecen atentar sobre las posibilidades concretas de la expresión cordobesista en las elecciones de noviembre.

Con todos esos condimentos, la percepción final es que el principal desafío del Frente de Todos y Hacemos por Córdoba consiste en lograr instalar candidaturas fuertes en un escenario marcado por la apatía del electorado. Si bien el sondeo de opinión da cuenta de una leve ventaja por parte de los aspirantes del oficialismo nacional, ninguno de los “anotados” logra imponerse por sobre el resto con demasiada claridad. Carlos Caserio, con una imagen positiva del 29,4%, y Alejandra Vigo con un 26,6% encabezan ese listado por fuera de los candidatos de Juntos por el Cambio, que encuentran en Mario Negri (48,6%) y Luis Juez (44,3%) sus puntos más altos. 

Ni siquiera Gustavo Santos (el elegido por Mauricio Macri para encabezar sus listas) logra levantar en la imagen pública, aun cuando ha tenido cargos de gran exposición a nivel provincial y a nivel nacional. No es fácil, se requiere conjugar una serie de factores muy amplia para lograr que un candidato pueda lograr la atención del electorado, tener a mano los recursos para el posicionamiento y contar con ciertas características para merecer la aceptación popular que sostenga una candidatura”, concluye al respecto Paola Zuban.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar