El “Cuti” Romero, consolidación y rendimiento de Selección

Deportes 04/06/2021 Por Federico Jelic
El defensor cordobés, ex Belgrano y San Lorenzo de Las Flores, presentó un crecimiento superlativo. En Atalanta es pieza clave. Y se ganó la titularidad con Argentina para Eliminatorias.
Romero 2 © atalanta
Hoy, con 23 años, fue elegido mejor defensor de la Liga de Italia tras su gran temporada en Atalanta.

chapa_ed_impresa_01  

Algunos entendidos y cercanos a la toma de decisiones en Talleres entienden que la trascendencia que tomó Cristian Romero le costó la cabeza a Adrián Ávalos en las Divisiones Inferiores. Es que le facturan el hecho de que haya quedado en libertad de acción para después emigrar a Belgrano y llegar a jugar en el Calcio Italiano y la Selección argentina. Quizás son mitos. Pero, de todas formas, al ver la prestancia y la solvencia que mostró en su debut, allá en 2016, con apenas 18 años, y dejando en el piso en el primer cruce a un potente Germán Denis, muchos abrieron los ojos con asombro y por barrio Jardín comenzaron a cuestionarse si no se trató de un error.

Lo fue. Hoy, con 23 años, fue elegido mejor defensor de la Liga de Italia tras su gran temporada en Atalanta, y como corolario de todo ese esfuerzo, se ganó la convocatoria a la Selección argentina. A la mayor, de la mano del DT Lionel Scaloni, porque el “Cuti” ya había tenido citaciones para Sudamericanos Sub-20 y hasta figura en lista para disputar los Juegos Olímpicos en Tokio 2021. 

Una carrera vertiginosa, ascendente, que tuvo algunos bajones solamente en su tercer año en Belgrano, justo en la época que fue vendido al Genoa por 1.700.000 euros.

Pero a pura personalidad logró revertir aquellos comentarios desconfiados, de que se trataba de un “producto inflado” para hoy ser una realidad.

Ya en Italia, en sus primeros pasos, además de mostrar solvencia en juego aéreo en las dos áreas, fue noticia por una férrea marca y una falta “táctica” sobre el estelar Cristiano Ronaldo, como si fuera un experimentado de años. 

En apenas 20 partidos cosechó elogios de toda la prensa además de ganarse una nueva transferencia, al poderoso Juventus en este caso, por una cifra cercana a los 20 millones de euros (cifra no del todo oficializada) aunque fue cedido a Atalanta con la finalidad de que ganar más minutos de juego. Allí encontró su pico máximo de rendimiento, jugando como líbero en una línea de tres defensiva bien definida, con capacidad para salir jugando y velocidad en los cierres. Logró a puro convencimiento el respeto de sus pares y hasta consiguió ser protagonista de una jugada viral, con su gran cruce ante ese mastodonte llamado Romelu Lukaku, saliendo bien parado. 

Belgrano vendió a Cristian Romero a Genoa de Italia en 2 millones de dólares brutos el 90 por ciento de su pase. Cobró el 10 por ciento del saldo restante luego de que fuera transferido a Juventus, en una operación de 20 millones de euros.

Con su estatura de 1,84 metros que hace valer a puro carácter contra grandes titanes, pulseando a la par y sin complejos. Es callado en el vestuario, pero una bestia feroz a la hora de salir a la cancha. Líder y con buen pie, un combo que hoy no es fácil de encontrar en las canteras de reclutamiento. 

Origen. Nacido en San Lorenzo de barrio Las Flores, llegó a Belgrano en silencio y en poco tiempo hizo su aparición en Primera. Debutó con Esteban González como DT en 2016 y rápidamente se ganó el lugar desde el arranque. De hecho su inminente transferencia a Italia por momentos pareció marearlo un poco, cambiarlo el eje y quizás producto de su autoconfianza, cometió algunas equivocaciones innecesarias que le costó el puesto. Propias de la inexperiencia y la edad precoz en la adolescencia en sus primeros pasos profesionales. No obstante, el delicado momento de Belgrano con los promedios no tuvieron piedad. Juveniles como el “Cuti” y Renzo Saravia pasaron al cadalso sin tolerancia por parte de la tribuna y ambos lograron crecer fuera de la presión y el hervidero que era Alberdi en esos momentos cruciales. 

Ahora transita por un camino ascendente, tanto de revancha como de consolidación. Por eso en Atalanta es clave, sabiendo que en un futuro no muy lejano podrá caer en Juventus, el gigante italiano. 

Y para ponerle el sello a su prolífico momento, el DT Lionel Scaloni le otorgó la titularidad para jugar contra Chile, por Eliminatorias Sudamericanas. Aprovechando que el habitual en su puesto, Nicolás Otamendi, tiene dos amonestaciones y debe purgar una fecha de suspensión, el cordobés le ganó la pulseada a Germán Pezzella y en su primera citación a la mayor, goza de ese privilegio legítimamente ganado en cancha. Como siempre le enseñaron. En silencio. Sin decaerse como cuando fue duramente criticado en Belgrano tras algunas desatenciones, que no permitieron ver el bosque, que hoy lo transportó al fútbol europeo.

Está en un tiempo de demostración y el “Cuti” lo sabe. Que los comentarios a puras loas no fueron exageraciones. Saber aprovechar el momento oportuno es una de sus facetas y por eso su gran desafío, de estar presente en la Selección, ya figura en marcha, a pura ilusión. 

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"