Talleres, ¿club con fútbol o club de fútbol?

Deportes 16/04/2021 Por Federico Jelic
En barrio Jardín hay diferentes posiciones respecto de la participación de los deportes amateurs y federados, y la posibilidad de su autofinanciamiento. El club sostiene que la prioridad es el fútbol profesional.
Talleres futbol

chapa_ed_impresa_01  

 

¿Club de fútbol o club con fútbol? El silogismo que invade muchas morales dentro del ambiente del deporte y en la atmósfera amateur con su singular espíritu de integración sigue estando en escena. El hecho de que una institución tenga su auge a partir del crecimiento deportivo y económico a partir del fútbol profesional muchas veces es mirado de reojo y desconfianza por aquellas voluntades que profesan la deportividad por encima de la industria. Y en muchos casos se puede llevar a cabo; y en otros no. Mucho tiene que ver en esta problemática la idiosincrasia, la historia y la representación de la entidad mientras que, en otras organizaciones, simplemente se trata de una determinación institucional. Una decisión.  

¿En qué orilla de la grieta se encuentra Talleres? En los últimos días salieron a la palestra algunas circunstancias que revelan los criterios fundamentales de la entidad de barrio Jardín con un objetivo y proyecto institucional figuran en torno al fútbol profesional. Las demás disciplinas, del polideportivo, es un universo que no cuenta con los mismos privilegios. No es de ahora, es el mismo Status Quo desde su fundación, allá en 2013. 
En las últimas horas, con las redes sociales, se conocieron aspectos que generan algo de desencanto; pero apenas una dosis de realidad, al escuchar la voz oficial, dejan una posición valedera, pero que siempre generará debate. Y no es la excepción con respecto a otros clubes. 

fassi talleres

Fútbol por encima de todo, como indica el estatuto 

De acuerdo a la postura de las autoridades de Talleres, una vez planteada la problemática, sacaron a relucir el criterio de adhesión o, mejor dicho, los requisitos para acompañar al club con las actividades amateurs. 
Desde la conducción abonan a la teoría de que cualquier deportista amateur o federado debe cumplir la condición de ser socio de la institución. Además de dicha inscripción, debe abonar luego lo correspondiente al deporte federado que realiza. Es decir, primero la pertenencia, como garantía de prestar el escudo, el estadio, instalaciones, servicios y demás aspectos de identificación. 

De todas maneras, ese requisito de ser socios no se cumple del todo: desde la Secretaría informan que la mora es importante y solo el 15 por ciento se encuentra al día con el pago. Desde el club no hubo inflexibilidad, expresan; por el contrario, no han controlado teniendo en cuenta la situación delicada por la pandemia de Covid-19. Es decir, nadie ha dejado de entrenar o practicar la actividad en este singular contexto. “En Talleres a nadie lo dejamos sin participar por deber la cuota”, le dijeron a La Nueva Mañana desde la directiva. 

Asimismo, desde la cúpula dirigencia resaltan que no le cierran la puerta a ninguna iniciativa de disciplina. En ese sentido, hay pasos procedimentales: análisis de factibilidad y sustentabilidad, con la consigna de base de que cada actividad debe generar recursos para autofinanciarse. Dichas cuotas a los deportistas son destinadas al sueldo de profesores, árbitros y conjunto de camisetas, indumentaria, etc. Talleres en ese contexto abona impuestos, servicios de luz, agua, limpieza y seguridad. 

¿Cuánto debe pagar entonces un deportista federado? La cuota mínima que exige Talleres es de 655 en efectivo y 531 con débito automático (150 pesos en menores de 12 años), independientemente de que pueden acceder pagando un monto excedente a los partidos oficiales (aunque en pandemia el acceso al público está restringido desde hace un año). 

Dentro de ese panorama, en Talleres remarcan que los valores de la cuota están por debajo de otras entidades que son más específicas de dichas actividades, como Unión Eléctrica y Barrio Parque, por ejemplo. 

Hubo episodios polémicos con el Vóley Femenino, por ejemplo. De 50 jugadoras, apenas el 15 por ciento pertenece en carácter de socia.  “No se apunta a que sea un concepto erróneo, Talleres de un lado y la disciplina en otra. Es lo mismo”, describieron desde la Comunicación oficial del club. 

Hoy en Talleres hay prácticas de Hockey sobre Césped, Patín, Artes Marciales, Gimnasia y Voleibol. Según entiende, el espíritu a representar es con la lógica de deportes amateurs, con esfuerzos para generar recursos con la finalidad de solventar gastos como inscripciones, camisetas, sueldos y lo que surja en materia de organización. 

¿Sería como una especie de tercerización? Algo mixto, mejor dicho, desde Talleres asumen el saldo en caso de que la recaudación no alcance a cubrir los gastos. 
“Talleres tiene como prioridad el fútbol profesional, el amateur y el juvenil, y la misión ha sido mejorar la estructura, la infraestructura y el desarrollo deportivo. Es lo que indica el estatuto”, apuntan desde la conducción. 
Existió el caso polémico en 2017 con la salida del Fustal, de 30 jugadores ninguno era socio. No se llegó a un acuerdo por el incremento que significaba el complemento a la cuota y fueron a otro club. 

¿Y con el fútbol Femenino? Se armó un mecanismo para entender la evolución, convertidos en desarrollos autónomos del propio club, en este caso, es un punto de desarrollo, un proyecto a consolidar desde lo institucional. Para apuntar el desarrollo de parte de la institución, es que se hizo una excepción donde las chicas no pagan la cuota y Talleres abona el salario del entrenador y el preparador físico. Desde el club expresan que las futbolistas “entrenan en el predio, en la cancha sintética”. (Ver aparte). 

¿Devolución de la ropa? Todas las disciplinas devuelven la ropa, no solo el fútbol femenino, el masculino también. Cuando un jugador deja la institución, debe dejar la indumentaria oficial.  
Al pregonar el pago voluntario, no hubo regularidad en las cuotas. Más en situación de pandemia, siendo el Hockey la actividad más cumplidora: de 300 jugadoras, más del 60 por ciento están al día. En total hay poco menos de 500 deportistas amateur en Talleres. 
Vale aclarar que hay mínimas becas de parte de la Agencia Córdoba Deportes. Pero es un esquema participativo y recreativo, pero no en lo competitivo. Distinta esencia es en el fútbol profesional, donde todo gira alrededor y dependiendo de su crecimiento para subsistir. Talleres es fútbol profesional por encima de todas las cosas. 


El presente del básquetbol albiazul

Juan Pablo Casas - [email protected]

Talleres participa en los torneos organizados por la Asociación Cordobesa de Básquetbol y se ha convertido en un animador constante en cada temporada, luchando aún contra las situaciones actuales que afectan a la sociedad.

El básquetbol de Talleres es una de las actividades que siempre se mantiene como uno de los pilares del club y que lo realiza desde hace varios años, aun dependiendo de una comisión extra que se dedica a este deporte. La tarea no es sencilla y esto se potencia en una época de pandemia, en la que las circunstancias por el coronavirus produjeron un cambio total en las formas de trabajo.

Sobre esto, uno de los profesores del club le contó a La Nueva Mañana cómo afectó el Covid a las categorías, en algunos casos de forma positiva y en otros de manera negativa, en cuanto a la cantidad de chicos con los que cuenta el básquetbol de la T. “Haciendo una comparación con respecto a finales de 2019, comienzos de 2020 y la actualidad, en la categoría Mini se ha mantenido e incluso se ha llegado a un aumento de un 12 o 13 por ciento de chicos. En cuanto a la U13, ha costado tener la cantidad de años pasados, hubo una baja del 58 por ciento”, explicó el entrenador. Además, agregó: “La categoría Sub 15 ha tenido un gran mantenimiento del número que ha sido grande, teníamos 20 chicos a finales de 2019 y este año mantuvimos ese número y cerramos marzo de este año con un total de 22”.

Por otra parte, destacó la variedad de horarios que tienen los jóvenes jugadores para llevar adelante la práctica.


El reclamo de las futbolistas

El femenino albiazul tuvo un éxodo importante de jugadoras, además del cuerpo técnico que las dirigió por más de cuatro años.

Marcos Villalobo - [email protected]

Tuits-pilicasas

Desde hacía más cuatro años Talleres tenía uno de los más aplaudidos proyectos de fútbol femenino de Córdoba. Con Miqueas Russo a la cabeza había un “proyecto”, donde se lograron resultados grupales e individuales. Surgieron muchísimas jugadoras juveniles que fueron convocadas a la Selecciones juveniles nacionales.

Era un grupo fuerte que se bancaba varios sinsabores y ninguneos dentro de la institución. 
Desde el último partido oficial de las “Matadoras”, que data del 30 de noviembre de 2019, cuando jugaron la final de la Copa Córdoba ante Belgrano al día de la fecha se fueron diez jugadoras. Todas a clubes que militan (o militarán) en torneos semiprofesionales.

Hace unos días tome la decisión de irme de Talleres por distintos motivos...
de lo unico con lo que me voy conforme es que grupo como ese no se encuentra en cualquier lado, son las mejores.
Pero si me toca hablar de la institución, de cual me voy muy decepcionada +

— pilai (@pilicassas) April 11, 2021

La partida de Miqueas Russo, DT que estuvo cuatro años con las “Matadoras” fue el primer detonante. Se quedó reemplazándolo Esteban Fernández, quien había acompañado a Russo en todo el proceso. Pero sólo fue un mes y medio el que “Pipa” estuvo al frente. Los dos eran vitales para el funcionamiento del fútbol femenino en Talleres. Pero a Fernández no lo ayudaron desde el club. Él había solicitado algunas “cosas” para el plantel, como, nada más y nada menos, un ayudante para su cuerpo técnico, debido a que estaba solo al frente de las futbolistas. Se fue y las jugadoras se quedaron sin cuerpo técnico. 

Recién hace tres semanas asumió Miguel Ludueña. Sí, una semana antes del inicio del certamen de Primera A de fútbol femenino que organiza la Liga Cordobesa.

“Me desvinculé del club porque me la bajó mucho que se fueron los técnicos más que todo. La institución siempre fue igual, yo lo acepté y está perfecto. Pero se fueron los técnicos que eran los que más importancia nos daban (Miqueas Russo, y Esteban “Pipa” Fernández). Íbamos por ellos, llegamos a las finales gracias a ellos y fuimos profesionales gracias a ellos, por cómo entrenábamos y cómo jugábamos”, declaró Milagros Cisneros en Elresaltador.com. Ella junto a Pilar Casas, otras de las talentosas del femenino de Talleres que deja la institución de barrio Jardín, viralizaron la situación que viven las jugadoras en el club (Ver capturas).
Luego de estas denuncias, Talleres buscó mejorarles las condiciones a las jugadoras; entre ellas el entrenar en la cancha sintética, que hasta hace un mes no lo tenían.

Éxodo

Desde la finalización de la última temporada del fútbol femenino de la Liga Cordobesa hasta el inicio del nuevo certamen, se fueron las siguientes futbolistas del plantel:

* Florencia Pianello
* Paulina Gramaglia
* Betiana Soriana
* Florencia Barraza
* Milagros Cisneros
* Magali Chavero
* Jazmin Allende
* Pilar Casas
* Mariana Alisio
* Catalina Primo

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar