“Pasamos de la tiza y pizarrón a la aplicación de la tecnología en clases”

Sociedad 18/02/2021 Por Mónica Hernández
En diálogo con La Nueva Mañana, Javier Martín, docente de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (UNC) realizó un balance de los cambios de hábitos que trajo el aislamiento social.
Javier Martin

chapa_ed_impresa_01  

ENTREVISTA A JAVIER MARTÍN

No quedan dudas de que la tecnología fue la vedette del ciclo lectivo y de la actividad académica en general durante gran parte del 2020 y en lo va de este año.

El 20 de marzo se decretó el aislamiento social preventivo y de allí se pasó del estado laboral presencial a no presencial, lo que en algunos casos resultó más rápido que en otros. “Por ejemplo en la UNC al principio nos costó un montón, nosotros de un lunes para otro debimos volver en un formato virtual. Si bien nos dieron un tiempo y tuvimos la posibilidad de adecuarnos, donde se pasó de la actividad totalmente presencial a una totalmente virtual. En mi caso venía trabajando en Ciencias Exactas con el cursillo de ingreso, dictando unas asignaturas en algunos períodos del año en forma virtual y ello permitió que uno tuviera la experiencia como para rápidamente volcar toda la actividad a un aula virtual”, contó Javier Martín.

Hoy continúa siendo la base, pero se acrecentó más el uso de la tecnología, “¿qué hubiera sido de docentes y alumnos sin los avances tecnológicos?”, se pregunta el catedrático y se responde: “A partir de la tecnología se nos ha permitido seguir con algún grado de normalidad a pesar de la pandemia”. 

Por otra parte, “te imaginás si hubiera sucedido en otro momento en el que no estaría disponible la Internet, las comunicaciones, se hubiera tornado prácticamente imposible llevar a cabo esta casi normalidad y mantener el mínimo estado de funcionamiento que se tuvo el año pasado en todo el país”, acotó.

“A partir de la tecnología, a los docentes y alumnos se nos ha permitido seguir avanzando con algún grado de normalidad a pesar de la pandemia”. 

Creo que 5 años atrás no hubiera sido lo mismo tampoco…

-Pienso que no y te digo más, esto generó la irrupción de la tecnología y la metodología de trabajo que se va a ir incorporando lentamente a prácticas que veníamos haciendo y que se debieron incorporar de golpe. Es decir, avanzamos de prisa en un par de meses lo que hubiéramos avanzado en algunos años. 

“Por suerte la UNC y la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales contaban con la infraestructura necesaria como para poder dar el salto, aulas virtuales funcionando, servidores para que esas aulas pudieran aumentar de tamaño y que el sistema no se sature. Y bueno, paulatinamente uno se fue acomodando y hoy estamos bastante, en lo que es docencia, acostumbrados, inclusive tomando exámenes, parciales, todo en formato virtual. Si nos hubieran preguntado hace un año, te hubiera dicho que todo lo que se realizó era imposible”, enfatizó Martín. 

Clase virtual

Claro, inclusive plataformas poco conocidas hasta ese momento...

-Zoom, Meet, además de los servicios que proporciona Google y la disponibilidad de almacenamiento de datos, sin costos y solventarlo con la publicidad que realizan las mismas plataformas, son fundamentales para poder cumplir con la actividad académica más o menos acorde a todo lo que se había programado. Diría que ya en la primera semana del aislamiento tuvimos una actividad virtual y colaborativa desde el Mincyt (Ministerio de Ciencia y Tecnología); armamos un esquema y salimos con las primeras conferencias por Zoom, tipo Webinar, que resultaron una de las primeras experiencias, porque la cartera provincial fue muy ágil y compró la licencia. Con el tiempo nos dimos cuenta que por ahí era conveniente no solo dar las conferencias en formato virtual y luego vimos que estaba bueno grabarlas y dejarlas en un repositorio como YouTube.
El segundo paso “es que hoy tenemos una gran cantidad de material que está disponible de muy buena calidad y contenido, charlas de divulgación y con la posibilidad de interactuar con el expositor, levantando la mano o siguiendo el chat del público participante”, acotó.

“Tenemos gran cantidad de material que está disponible, de muy buena calidad y contenido, charlas de divulgación y con la posibilidad de interactuar con el expositor”.

Ventas de equipos 

Además de la cantidad de equipos que se vendieron (celulares, notebooks, tablets, etcétera) la gente salió masivamente a comprar accesorios que “permitieron hacer más fácil el trabajo para mejorar las cámaras con los famosos anillos de luz, yo me compré una tableta digitalizadora la cual permite dibujar y escribir en otro sistema, pues para poder dar mis clases con muchas fórmulas y números resulta difícil hacerlo con el mouse. Al principio, me sentía muy inseguro, pero seleccionando aplicaciones y comprando dispositivos me fui equipando de ciertas herramientas nuevas que luego fueron muy útiles. En la enseñanza prepandemia las herramientas de trabajo eran la tiza y el pizarrón o el power point y un proyector para pasar alguna presentación y de allí pasamos al teclado, al mouse, a la tableta digitalizadora”, afirmó. 

Hoy continúa siendo la base, pero se acrecentó más el uso de la tecnología, ya que se puede grabar el power point, transformándolo en un video o bien guardar las diapositivas con un formato de video.  

Actividad académica 2021

-Es muy raro ver la Ciudad Universitaria despoblada a esta altura del año…

-Sí, fijate que pasó lo mismo en todo el período académico en que no se veía ni a una sola persona en el Campus universitario, muy raro. Pero a la vez, debemos resaltar la gran participación de la comunidad en general desde sus casas a los conversatorios que organizaron las diferentes casas de estudios de manera gratuita. 
Asimismo, existen actividades que se adaptan mucho más que otras en lo que es teletrabajo (home office), siendo algunas imposibles de realizar. 

“La normalidad pospandemia va a ser muy diferente desde el punto de vista académico, para lo cual tendremos que reorganizarnos y concientizar acerca del uso de los recursos que tenemos, con lo que muchas de estas modalidades han venido para quedarse; cosas de las que no se vuelve atrás por la eficiencia que tienen y porque uno se ha acostumbrado a ponerlas en práctica, además de los costos”, finalizó el docente.

Feria de Ciencias

Otra experiencia muy significativa fue con los ministerios de Educación y de Ciencia y Tecnología, que hicieron posible el desarrollo de la 52ª Feria de Ciencias en un formato por primera vez totalmente virtual, con alrededor de 500 trabajos que se presentaron en las distintas instancias y con 250 seleccionados, con el desarrollo de una plataforma virtual para que esos mismos trabajos se pudieran exponer en las ferias Provincial y Nacional de Ciencias.

Una experiencia muy linda, novedosa, desafiante, continuando un evento que en Córdoba nunca se suspendió.
  

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"