La Unicameral suspendió por seis meses a la legisladora De Ferrari

Patricia De Ferrari fue sancionada por el tuit en el que refirió a los "Falcon verdes". No podrá ocupar cargos en la Legislatura ni representar al cuerpo en actos hasta que finalice su mandato.
Legislatura 28 10 2020
El oficialismo impuso su mayoría y, pese a las criticas opositoras, suspendió a Patricia De Ferrari por seis meses. - Foto: Legislatura de Córdoba

Desde el momento mismo en que el escándalo se desató a través de las redes sociales, era cuestión de horas para esperar que la discusión en torno a los tuits de la legisladora Patricia De Ferrari se trasladase al recinto virtual de la Unicameral cordobesa.

Tras una cuestión de privilegio presentada por un grupo de legisladores y legisladoras de Hacemos por Córdoba, el debate llegó a la acalorada sesión este miércoles, que en un triste capricho del destino también puso sobre la mesa la discusión en torno a la violencia institucional, que en Córdoba se cobró una nueva víctima el pasado fin de semana.  

“¿Falta mucho para que aparezcan los Falcon verdes para ‘impartir’ justicia a la medida de Grabois y compañía?”, había escrito De Ferrari la semana pasada, cuando quiso cuestionar el accionar de la Justicia en el marco de la disputa que el ex Ministro de Agricultura, Luis Etchevehere, plantea contra su hermana por unos terrenos ubicados en la Provincia de Entre Ríos.  Ante la lluvia de críticas, la legisladora de Juntos por el Cambio había borrado dicho mensaje al advertir que había sido “malinterpretado”. 

El debate

Nadia Fernández fue la primera en hacer uso de la palabra para presentar la cuestión de privilegio contra la legisladora labouyense. Según su exposición, los dichos de De Ferrari “son una afrenta a esta casa de la democracia y a cada uno de los legisladores y legisladoras”. “Los dichos son de una gran gravedad institucional” ya que “banaliza los sucesos y el trabajo de las Abuelas de Plaza de Mayo y los Organismos de Derechos Humanos”.

“Para subsistir, la democracia no debe permitirse discursos que la ataquen de modo directo”, aseguró la legisladora que pidió que el cuerpo aplica las sanciones que habilita la “causal de indignidad por dichos impropios de una representante electa por el voto popular”.  

Para Juan Manuel Cid, los dichos de De Ferrari directamente "reivindican a la dictadura", al "pedir que vuelvan los Falcon verdes". "Si estuviésemos en Alemania, a esta altura ya estaría presa de oficio", dijo el legislador de Hacemos por Córdoba que luego realizó un repaso por los alcances legales que en otros países condenan las reivindicaciones del tipo que aducen a la representante de Juntos por el Cambio. Ese detalle fue uno de los más criticados por los opositores en sus posteriores intervenciones.

Tras describir las causales que sirvieron para justificar el pedido de sanción, Cid solicitó la suspensión por el período de seis meses, sin goce de sueldo. También pidió que a De Ferrari no se le permitiese ocupar cargos en la Unicameral, ni en las comisiones que la componen; como así también evitar que la legisladora represente al cuerpo en cualquier acto público en lo que resta de su mandato. 

Tweet De Ferrari
Cuando tuvo la oportunidad de defenderse, Patricia De Ferrari eligió leer. “No soy apologista de la dictadura ni de sus atroces crímenes”, aseguró en su alegato, durante el cual acusó al oficialismo por su “incapacidad para tender puentes de diálogo” y, así, “quedar entrampado en el pasado”. En la descripción de los hechos, De Ferrari insistió en la idea que advierte que su mensaje fue “malinterpretado” y que el tuit fue redactado mientras presenciaba “cómo se descomponía a la vista de todos el imperio de la ley ante un Estado impotente”.

“Ese tuit no me expresa. Ese tuit no soy yo y mi trayectoria no puede quedar reducida a ese tuit”, sostuvo De Ferrari que pidió que se adjunten al debate todos los proyectos y documentos que certifiquen su accionar en la defensa de la democracia y los derechos humanos, los pueblos originarios y las reivindicaciones de género. “No se puede poner en la picadora de carne a un trayectoria de 35 años”, se lamentó.  

Para la ex diputada nacional, la sesión de este miércoles expreso una “violencia simbólica e institucional enorme”. “La prepotencia del número me va a privar a mi al derecho de la debida defensa”, manifestó al señalar que aunque ya había pedido disculpas, era consciente de que, para quienes promovieron su sanción, “no alcanzan”.

Entre los opositores, en general, el repudio a las palabras de De Ferrari imperó entre las opiniones. Pese a eso, una buena parte de los legisladores y legisladoras hablaron de yerro expresivo, y la mayoría cuestionó al oficialismo por "aprovechar" la situación y generar una especie de "caza de brujas" a partir de la mayoría automática de la que dispone desde las elecciones del año 2019.  

El radicalismo pidió que el tema se gire a la Comisión de Asuntos Constitucionales, ámbito en que la legisladora podría defenderse. Entre las advertencias que enumeró Verónica Garade Panetta se destaca la que refiere a la violación del derecho de “inmunidad de opinión” que poseen los legisladores.

"¿Cómo puede ser que seamos los propios legisladores los que vulneremos los derechos que están garantizados en esta Cámara?" dijo, en esa dirección, Cecilia Irazusta.

Para la representante de la Coalición Cívica, los dichos de De Ferrari fueron desafortunados, pero de ninguna manera ese "error" puede justificar el accionar de quienes impulsaron su sanción en la Unicameral. Citando al fallecido juez Carlos Fayt, Irazusta aseguró que "los dichos son libres y los hechos son sagrados" y calificó como "feroz y salvaje" el accionar de la mayoría legislativa del oficialismo. 

“Aun cuando rechazamos de modo público los dichos de la legisladora, rechazamos también algunas de las interpretaciones” que se hacen respecto a los mismos, aseguró Garade Panetta, que pidió que se garantice “el derecho de defensa”. “Espero que detrás de esta cuestión de privilegio no se busque callar a la oposición. Aunque estemos absolutamente en contra de sus opiniones, estamos ante el riesgo de poner fin a la inmunidad de opinión, que cobra una gravedad mayor al ser aplicada sobre una integrante de la minoría”, advirtió.

María Rosa Marcone habló de “linchamiento mediático” y, repasando la trayectoria de De Ferrari, acusó ser “víctima de la prepotencia del número” que permite “avasallar” los derechos de ciudadanos y legisladores opositores. “Equivocarse al redactar un tuit no es una indignidad, hacer este circo y sumarse al linchamiento mediático contra una legisladora que molesta, es gravísimo”, afirmó la titular del bloque de Encuentro Vecinal Córdoba, para quien la sanción es “absurda”.

Laura Labat cruzó el argumento que advierte sobre la violación de la “libertad de opinión”, al que también se sumó el legislador Alberto Ambrossio, con un enérgico discurso en el que le pegó fuerte al oficialismo por el abuso de la mayoría parlamentaria. “No estamos hablando de inmunidad de opinión sino que estamos señalando dichos que atentan contra el sistema democrático”, dijo la legisladora de Hacemos por Córdoba al advertir que “cualquier reivindicación de los métodos utilizados por el terrorismo de Estado” debe ser rechazado y sancionado por el cuerpo del que forman parte y que tiene como tarea “representar y defender la soberanía popular”.

Como lo habían anticipado, tanto Soledad Díaz García como Luciana Echevarría rechazaron las palabras de De Ferrari, pero también acusaron de “hipócritas” a los representantes del oficialismo que propusieron la sanción. Retomando discusiones históricas y presentes, acusaron al PJ y la UCR de cómplices durante la dictadura y de ejecutores de las políticas represivas que la izquierda viene denunciando desde hace años en Córdoba y el país.

“¿Una cuestión de privilegio contra qué están presentando, si es la política que ustedes aplican?”, dijo Díaz García; que denunció “siete casos de gatillo fácil” en lo que va del 2020 en Córdoba y acusó al Gobierno de “cercenar el derecho al voto” por las reiteradas suspensiones de las elecciones en la ciudad de Río Cuarto.  

Al tiempo que cruzó a De Ferrari por tuits y dichos que exceden a la discusión en cuestión, Luciana Echevarría recordó cuando la legisladora puso en cuestión la existencia de los 30 mil desaparecidos y disparó contra el radicalismo, el peronismo y el kirchnerismo por “rasgarse las vestiduras” repudiando prácticas que durante años avalaron.  “Vulneran los derechos humanos de millones todos los días. Este tuit surgió en medio de un contexto en el que la grieta se esfuma. Vivimos en un país en donde hay casas sin gente y gente sin casa, sin embargo todos los Gobiernos están impulsando los desalojos y dándole vía libre a la policía. Hace tres días la Policía de esta Provincia mató por la espalda a un pibe. ¿Eso no es violar los derechos humanos?”, dijo la representante del MST desde su banca en el recinto. “¿Están preocupados por los derechos humanos? Me gustaría saber qué tienen para decir los legisladores del oficialismo sobre esto. Deberían llamarse a silencio porque no tienen ninguna autoridad para hablar”, argumentó Echevarría que, como Díaz García, pidió abstenerse al momento de la votación.

De Ferrari 30 mil

También el argumento de la violencia de género se impuso entre los discursos opositores. Uno de ellos fue Aurelio García Elorrio, que en un enérgico discurso anticipó cuestiones de privilegio contra Nadia Fernández, Juan Manuel Cid y Francisco Fortuna, tres de los voceros del oficialismo durante la jornada del miércoles.

En esa dirección, Marcelo Cossar aseguró estar “shockeado” por la actitud del oficialismo en general y de Juan Manuel Cid, en particular, al que denunció por ejercer violencia de género contra De Ferrari y de destruir la posibilidad de seguir dialogando con la oposición “por los próximos tres años”. “Esto es un linchamiento”, aseveró el ex vice-intendente.

“Acá se defrauda al pueblo de Córdoba, pero por el trabajo de ustedes que no tratan los temas que le importan a la gente. Pero para linchar a una legisladora por una desafortunada expresión se suman todos creyendo que son el Poder Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Van a suspender a una legisladora por seis meses. ¿Quiénes son?”, espetó Cossar que definió la decisión como “un mal antecedente y una mancha para la Legislatura”.

Con un tono que bajó por completo al efervescencia que había reinado a lo largo de las casi tres horas que llevaba el debate, Oscar González fue el encargado de buscar un cierre para el debate por parte del oficialismo. El histórico dirigente peronista hizo una semblanza de la historia de la defensa de la democracia en nuestro país y, citando a Raúl Alfonsín, recordó las luchas y los desafíos por la recuperación democrática de 1983. 

"Si bien la Argentina aún presenta importantes diferencias internas, hay un acervo valioso construido sobre la base de un gran acuerdo: no hay espacio en este país para que desde un espacio propio de la democracia se evoque al período del terrorismo de Estado concluido en 1983", señaló el legislador de Hacemos por Córdoba que repasó los tratados internacionales a los que, constitucionalmente, adhiere la Argentina. 

González reconoció a legisladora De Ferrari como "una destacada dirigente política", y repasó su trayectoria de modo detallado. Lo puso en valor y lo destacó, para luego asegurar que "es impensable que una representante con su preparación académica y semejante foja de servicios haya podido soslayar las consecuencias que una evocación como la que realizó podía generar en la sociedad".   

"No pueden pasarse por alto la referencia a los Falcon verde. No se trata ni de una leyenda popular ni de un mito, es un hecho de nuestra historia reciente que una representante del pueblo no puede soslayar", dijo González, que también repasó la historia. "No puede atribuirse el carácter de mero desliz a este despropósito", afirmó.

"Una persona con esa experiencia conoce la conmoción que pueden generar ciertos mensajes", señaló el legislador peronista al asegurar también que "si la legisladora no previó causar tan estrepito es porque despreció esa posibilidad, no la vio o no la quiso ver, lo que es muy grave y determinante en el pronunciamiento de esta legislatura". "Nadie puede alegar su propia torpeza en su defensa", afirmó.

"No tenemos duda alguna que el episodio protagonizado por la legisladora De Ferrari, además de repudiable, sustenta el hecho de que la Legislatura avance con la cuestión de privilegio", consideró González. "Los funcionarios y los servidores públicos deben tener un especial cuidado para tutelar en toda situación con su acción o su prédica los principios básicos de nuestro orden institucional. Un comentario de un representante del pueblo de la Provincia que pueda suponer o inducir a suponer reivindicación a procedimientos ilegales que ya han recibido condenas firmes no pueden pasar por alto. Este tipo de decisiones también nos proyectan hacia al futuro. Algún día estas actas se revisarán y ello nos enfrenta a un doble compromiso con la historia: asumir la coyuntura y señalar un rumbo. Los bloques hoy presentes deben meditar su postura frente a estos acontecimientos", manifestó González al cerrar su discurso reivindicando la postura del bloque mayoritario que ejerció, en sus palabras, un "debido reproche, ajustado a la ley fundamental".

Habían pasado casi cuatro horas de debate cuando Francisco Fortuna acusó de "burdos y vulgares" a los argumentos opositores que buscaron evitar la suspensión de De Ferrari. Para el presidente del bloque oficialista, los dichos de su par de Juntos por el Cambio son una genuina manifestación de lo que "la legisladora siente y piensa". "De acuerdo a eso, se desprende que para la legisladora los Falcon verdes fueron una herramientas idónea y eficaz para impartir Justicia a los que opinan de manera correcta", acusó el ex ministro de Salud. 

"Esto (prosiguió Fortuna) en el pensamiento de alguien que ocupa un lugar en el que se representa a la ciudadanía es absolutamente inadmisible". "Por eso, lo que nosotros estamos haciendo es poner de manifiesto que todo esto se trata de una indignidad. Nadie que ocupe una banca puede reivindicar todas las atrocidades cometidas en la última dictadura militar, que escribió las peores páginas del horror y el sufrimiento en nuestro país", afirmó Fortuna. 

Noticia relacionada

Patricia De FerrariPresentaron una denuncia penal contra la legisladora Patricia de Ferrari
Patricia De FerrariEn un desubicado tuit, una legisladora se pregunta por "los Falcon verdes"

Te puede interesar