Construir respetando el medio ambiente

Economía social 16/10/2020 Por Mónica Hernández
El primer intento de la Cooperativa de Trabajo El Chañar Ltda. surgió en el año 2016 con el propósito de organizar a personas que trabajan en la construcción con una mirada social y amigable con el ambiente.
Del chanar 01

chapa_ed_impresa_01

COOPERATIVA DE TRABAJO NUEVO CHAÑAR

En San Javier, en el valle de Traslasierra, un grupo de trabajadores se inclinó hacia el sector de la construcción, parquización, limpieza de terrenos y apertura de calles públicas, “con el objetivo de tener los papeles al día a los fines de poder trabajar para la Municipalidad de la localidad y otros municipios, además de facturar y así salir de la precariedad”, contó Emiliano Fernández, referente de la cooperativa de trabajo.

El tema laboral en Traslasierra siempre ha sido un problema: “Cuando llegué en 2006 a San Javier me compré un terrenito. Soy de Córdoba Capital, de la zona sur, y tuve algunas experiencias en Ecoaldeas y movidas de permacultura, varios seminarios, cursos, lo cual siempre me llamó mucho la atención”, comentó Fernández. 

Recién en 2012 se dispuso a vivir en San Javier, en el valle de Traslasierra, y en ese momento comenzó a trabajar para un vecino que llevaba maderas de San Luis, con lo cual hicieron todo lo que es carpintería de obra de un hotel muy grande de adobe de la zona y en una comarca biodinámica, siempre bajo condiciones muy precarias y con poco pago y “ni hablar si tenías una caída o un golpe, nadie te iba a ver. Hasta 2015 trabajamos en esas condiciones de precariedad, pero al mismo tiempo conociendo gente, sobre todo que para los nativos de Traslasierra hay mucho trabajo en construcción”, acotó.

Respecto de las condiciones laborales, el emprendedor dijo: “Yo veía cómo gente que tiene muchas capacidades, algunos que han sido albañiles desde los 7 o 10 años, cuando acompañaban a sus padres realizando todo tipo de trabajo en condiciones de precariedad. A partir de ver todo eso, se nos despertaron las ganas de ayudar para organizarse, a tener algún día un trabajo en blanco y dejar de estar siempre a la deriva, dependiendo de la suerte de encontrar un trabajo donde algún patrón te pague bien, te valore y que cubra las necesidades básicas de comer, que esos son los sueldos básicos”.

Allí comenzaron a organizarse a través de un vecino que estaba trabajando en Buenos Aires en el Ministerio de Desarrollo Social, que al enterarse de la situación les brindó la posibilidad de ir directamente a Capital Federal y poder abrir este tipo de cooperativas a través de la Resolución General de Afip Nº 3026. 

La matrícula

A partir de la obtención de la matrícula del Inaes (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social) comenzaron a devenir una serie de compromisos y obligaciones que no podían afrontar y tuvieron que viajar varias veces a Córdoba para completar los trámites. 

Todos comenzaron a poner dinero hasta que llegaron a conformar un fondo común, pero al tener varios inconvenientes, entre ellos que llegaron tarde a una inscripción virtual, para conformar esa cooperativa, decidieron fundar El Nuevo Chañar en 2019, lo cual era más práctico, además del hecho de que han mejorado mucho las conexiones de Internet en la zona.

Asimismo, están avalados por las cooperativas Cemdo de Villa Dolores y Libertarias de Córdoba, que les brindan formación en el tema de movimientos sociales. 

En ese momento fueron comprando herramientas y con el dinero que obtuvieron de algunas obras llegaron a incrementar ese fondo, además de tener como eje conciencia política y cómo trabajar con los clientes, “porque no es lo mismo abarcar un cliente que se esté haciendo una vivienda como una segunda residencia, o sea de descanso, que para una persona que reside en esta zona o una mamá que está sola con sus hijos, por lo que siempre a nuestro emprendimiento le dimos un marco y un carácter social teniendo en cuenta esas cuestiones a la hora de trabajar”, enfatizó Emiliano.

Del chanar 02
Tipos de construcción y materiales

Hacen todo tipo de construcción y pocas veces encararon obras de principio a fin, pero hay más trabajo para hacer changas, es decir, arreglar desde revoques hasta goteras, y otros tipos de fallas.

De cara a esto, “no queremos limitarnos a decir que hacemos solo construcción natural y de hecho han salido obras de todo tipo, para lo cual estamos capacitados y contamos con personal idóneo para los requerimientos de cada cliente, con una mirada más integral atendiendo siempre a cuáles son sus ideas. Lo fundamental para la cooperativa es asesorar y brindar soluciones a los problemas de habitabilidad y de vivienda, fundamentalmente respetando los derechos universales de cada persona a tener su vivienda”, enfatizó Emiliano. 

En este tema de la construcción, este tipo natural es mucho más económico. Construir con barro, con la técnica de quinchas (utilizada por los pueblos originarios), hasta aplicar tecnología para realizar casas con construcción en seco, como está de moda hoy, por ejemplo, la “tiny house”, en madera, hierro, perfilería, chapa, etcétera, o sea desde lo más tecnológico hasta lo más primitivo.

Por otra parte, “tenemos la suerte de haber experimentado y perfeccionado en todas esas tipologías. Siempre contamos con tiempo para hacer un proyecto ecológico que es lo que más nos interesa, que tenga el menor impacto posible y que no cambie el paisaje, que cumpla con esta nueva visión a nivel mundial sobre el gasto energético que requiere una vivienda en la cual no se contemplan estas cuestiones de diseño permacultural, aprovechando los materiales y las posiciones geográficas del lugar para aclimatar la casa, evacuando el calor del verano e incorporarlo en invierno, lo que lleva a que uno construye una unidad en la que no se gastó tanto en materiales pero toda la vida vas a pagar una abultada suma en electricidad por el uso de acondicionadores de aire”, explicó el constructor.

En cambio, haciendo un estudio más profundo se amortizan los gastos para luego no ir poniendo parches a un problema que se podría haber solucionado de base y, lo fundamental, que tenga un respeto por el medio ambiente, porque San Javier es una zona de protección en la cual se valora el monte nativo, aprovechando la calidad de la tierra arcillosa y con el pozo que queda luego de extraerla. 

Por ello, el lema es: “Somos una Cooperativa de Trabajo dedicada a la construcción de casas para hogares felices”

Por más información ingresar al Facebook "Chañar Cope"

  

  

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar