Liberaron a Víctor, el ambientalista detenido cuando combatía el fuego

Córdoba 02/10/2020 Por Consuelo Cabral
Víctor Barría estuvo preso cuatro días, acusado de incendio culposo, por un foco en la zona de La Paisanita. Su pareja, Natalia Neher, confirmó a LNM que fue liberado anoche.
victor barria
- Imagen: gentileza.

Víctor Hugo Barría Zumulzu y Natalia Neher llegaron hace 15 años al Valle de Paravachasca. Desde hace cuatro años viven sobre el camino que une La Paisanita con Villa Los Aromos, en medio del monte nativo, donde construyeron su casa, tuvieron cuatro hijos, y dedicaron sus días a vivir en armonía con la naturaleza y a tejer redes solidarias y ambientales con sus vecinos y vecinas. 

Por eso, cuando uno de los focos del peor incendio de los últimos años en Córdoba, comenzó a acercarse a su zona, no dudaron en unirse para darle batalla, igual que tantas otras personas en distintos puntos de la provincia, al resultar insuficiente el rol del Gobierno de Juan Schiaretti.

De ello dan cuenta las 146.600 hectáreas devoradas por el fuego y relevadas por la Asamblea Paravachasca dadas a conocer este viernes. Es la superficie más afectada en 20 años. Solo en Paravachasca se quemaron 16.300 hectáreas, el mayor número en la historia. 

El lunes 28 de septiembre a la tarde Víctor y Natalia, junto a sus vecinos y vecinas, se distribuyeron distintas tareas para hacerle frente a las llamas que veían aproximarse. A Víctor, quien nació en Chile y es conocido en la zona como el Mapuche, le tocó ir con la motoguadaña a la montaña para hacer un camino por donde pudiera circular la gente cuando llegara el fuego. Pero el golpe de la cuchilla con una piedra generó una chispa que provocó un incendio, luego sofocado por aviones hidrantes, la gente y los bomberos.

Desde el lunes pasado y hasta el jueves 2 de octubre, Víctor estuvo detenido en distintas comisarías de Alta Gracia y Córdoba, acusado de incendio culposo, incomunicado y expuesto al coronavirus que circula en los distintos establecimientos policiales y penitenciarios. Este jueves a la noche, finalmente fue liberado pero continúa imputado.

Natalia, su pareja, habló con La Nueva Mañana momentos antes que Víctor fuera liberado, y contó en primera persona como ocurrieron los hechos, la desesperación por el avance de las llamas, la organización colectiva para combatirlas, y la impotencia de no saber qué pasaba con su compañero, con quien pudo hablar recién tres días después.

Aquí su testimonio:

Nosotros vivimos sobre el camino que une a La Paisanita con Villa Los Aromos, es camino de tierra, toda zona de monte nativo, hermoso. Estamos en un espacio de cuatro hectáreas, con vecinos con los que nos conocemos y compartimos este lugar en general. Vivimos en la zona hace 15 años, y hace cuatro años vinimos al camino, ya pertenecientes a La Paisanita.

En esta situación del fuego, estuvimos desde el viernes pasado trabajando en apagar el fuego primario que se inició al oeste en La Paisanita, dentro de las montañas. Todos los chicos, toda la gente, hemos estado yendo a sofocar ese incendio, luchando a la vez contra el jefe comunal y con la policía, que vallan las calles y hacen barricadas de autos para que no entre ni salga nadie. Una cosa muy increíble el comportamiento de determinados personajes.

Pero a pesar de eso la gente no paró de insistir, organizarse, y de buscar apagar el fuego donde estuviera. No cuando llega a la puerta de tu casa, sino a dónde sea que esté. Y más donde se generó que era pastizal bajo, que era tan controlable, que se controló y se apagó. El sábado llovizno, estuvo divino, hasta que a la tarde, se encendió de nuevo. Por eso el lunes decidimos trabajar en la zona, no en nuestra casa en particular, sino en la calle, con todos los vecinos, preparandonos para recibir el fuego que estaba muy al frente. A unos les tocó limpiar, desmalezar, juntar agua en bidones, a mí me tocó buscar una bomba de agua, y a Víctor le toca armar un caminito uniendo las casas por sobre la montaña en la línea de agua para poder comunicarnos y caminar por la montaña, y entonces toca una piedra con la cuchilla de la motoguadaña y se inicia el fuego. Ahí nomás con la gente que había se activa y aparecen aviones hidratantes que sofocan el fuego. Los bomberos nos vieron que estábamos súper equipados y nos dijeron que nos quedemos de este lado de la montaña controlando y ellos se fueron del lado donde aún quedaba un poco de fuego. Hubo dos días de guardia de cenizas, y se apagó el fuego. 

En medio de esta situación de apagado llega la policía, que son vecinos conocidos porque acá nos conocemos todos, y se les cuenta la situación, y lo llevan a Víctor declarar a Anisacate y nunca más volvió. Nunca más comunicación, ni nada. Se lo llevaron a la comisaría de Alta Gracia donde había coronavirus, y de ahí a Córdoba a la UP5, todo esto nos fuimos enterando. Recién el miércoles pudimos hablar, lo escuchamos bien, con ganas de salir. Esa misma noche que lo detuvieron estuvo un abogado, y nos dicen que ellos tardan mínimo 72 horas para la llegada de la ficha prontuarial y cuando vean que no tiene antecedentes lo dejan en libertad. Así que todo esto que nos están haciendo padecer, más allá de él allá y yo acá con mis cuatro hijos, teniendo que dormir en otro lado, con la montaña quemada, podría haberse evitado usando el sentido común y escuchando a todos los vecinos que nos conocen.

Noticias relacionadas: 

Incendio en Bosque Alegre by OACIncendios: afirman que se quemaron 146.000 hectáreas en las sierras
incendio alta Gracia gentileza Andrés SoriaAsamblea Paravachasca pide a municipios políticas ambientales participativas

Te puede interesar