Hecho en Córdoba: una nueva oportunidad para el desarrollo local

El lanzamiento del programa provincial apunta a fortalecer la producción cordobesa a través del fomento a la promoción de mercadería para productores locales.
Ed 173 © Pito Campos
Ilustración: Daniel "Pito" Campos, para La Nueva Mañana

chapa_ed_impresa_01

 

A comienzos de esta semana, el gobernador Juan Schiaretti encabezó el lanzamiento del programa Hecho en Córdoba, con el que la administración provincial busca impulsar las ventas de los productos locales en supermercados, almacenes y comercios de cercanía.

A la par de intentar fortalecer la imagen de la marca “provincia” en el país y el exterior, la iniciativa apunta a facilitar la accesibilidad a espacios de promoción de mercadería para productores locales, identificarlos, aumentar el valor en la consideración de los consumidores, e impulsar las ventas por medios tradicionales y por las plataformas de e-commerce.

En esa dirección, el Gobierno alcanzó un acuerdo con Mercado Libre para la creación de una Tienda Oficial Córdoba que, según advierten, servirá para “democratizar el acceso al comercio”. A eso apunta el programa de Mentoreo y Capacitaciones en Comercialización y Marketing, también anunciado el lunes.

Consultados por La Nueva Mañana, desde Mercado Libre señalaron que “la Tienda Oficial Córdoba está en proceso de armado, la etapa de la convocatoria, para pasar luego a  activar y sumar a los vendedores”. La plataforma, que ya lanzó las tiendas de Salta y San Juan, proyecta que “en una primera instancia se sumen al menos 50 pymes de productos locales y luego se sigan sumando sin límite de participantes”.

“Desde Mercado Libre estamos trabajando con gobiernos para desarrollar ‘marca provincia’ y permitir que productores y pymes locales puedan llegar a todo el país a través de nuestra plataforma, teniendo mucha mayor visibilidad. Las provincias que se vayan sumando tendrán una tienda oficial con marca propia y productos de calidad 100% de origen local”, describieron al ser consultados por este medio.

Según los números aportados, en la actualidad Córdoba tiene más de 44 mil vendedores activos, entre empresas y personas, que generaron ventas por más de 1,5 millón de unidades en lo que va del 2020, lo que representa un 25% más de unidades vendidas respecto a todo el 2019. “El año pasado iniciamos programas en la provincia para acercar Mercado Libre a las pymes locales y acompañarlos en el proceso, siendo Córdoba la primera provincia donde lo realizamos y continuando el programa en el 2020 con nuevas pymes locales”, afirman.

La opinión de las pymes, las cooperativas y las empresas locales

En la mirada de Noemí Falco, “toda medida que proteja la economía local y regional es fundamental, de hecho, los países desarrollados se toman muy en serio la premisa”. La representante de la Asociación de Empresarios Nacionales (ENAC) recuerda que este tipo de iniciativas se tomaron varias veces en Córdoba, por lo que “la cuestión es sostenerlos en el tiempo”.

“Los oligopolios hacen valer su poder y terminan fagocitándose las buenas intenciones. Con esto quiero decir que este nuevo Programa funcionará solo con una decisión política contundente y con el apoyo generalizado y fuerte del sector, conjunción que no siempre se consigue. Lamentablemente es difícil seguir a fondo la cuestión de parte de los funcionarios y del sector pyme donde también suele faltar conciencia en ese sentido”, señala a La Nueva Mañana.

Noemi Falco
Noemí Falco, representante de la Asociación de Empresarios Nacionales.

“Analizándolo, lo vemos con muy buenos ojos” indica Pablo Tissera, jefe de la Filial Córdoba del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (IMFC), que entiende al programa como “una adhesión ‘a la cordobesa’ a la Ley de Góndolas impulsada por el Gobierno nacional”.

“La idea es que los productos generados desde los espacios de la economía popular tengan un mayor espacio, ya sea en la venta física como en el e-commerce, que con la pandemia ha explotado”, destaca Tissera que anticipa “una resistencia”, principalmente de las grandes superficies y no así de supermercados y almacenes que acompañaron el proyecto.

“Una de mis dudas es ver cómo se hace para garantizar que esas grandes superficies cumplan con la norma”, señala. Entre los puntos flacos, el representante cooperativo advierte sobre los “requisitos para ser parte” del programa, que pueden encontrar una complejidad para una parte importante del sector que desarrolla su actividad “de modo muy artesanal”. Sobre todo las pymes más pequeñas y los emprendimientos familiares en esa dirección.

Pablo Tissera © 2019 Javier Imaz_005
Pablo Tissera, jefe de la Filial Córdoba del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. (Foto: Javier Imaz / LNM)

Rafael Astigueta, industrial y comerciante mueblero, destaca la importancia de advertir “que hay que darle importancia a la producción nacional. La competencia con las grandes cadenas y los productos importados son muy disímiles en términos de calidad, terminación, procesos y costos. Este tipo de medidas ayuda al desarrollo local, y van de la mano de otras medidas de la provincia que tienen que ver con la financiación a través del Banco de Córdoba, eso también ayuda a la toma de conciencia para que se le dé al trabajo argentino y cordobés la importancia que realmente tiene”, afirma.

Para el industrial panadero Marcelo Caula “es muy importante que lo que se produce en Córdoba pueda comercializarse entre los cordobeses. En la crisis actual resulta muy necesario que nos podamos apoyar entre todos: empresarios, trabajadores, proveedores y consumidores. De lo contrario se va a hacer muy complicado”. “Este programa servirá como puntapié para que las pymes puedan ocupar espacios que, en muchos casos, quedan gestionados sólo por las grandes marcas”, agrega.

Yendo más allá con su análisis, el industrial metalúrgico Ginés Muñoz evidencia “una intención del Estado para involucrarse con todo un conglomerado pyme que por su peso específico es muy importante para Córdoba”. “Yo siempre me imagino un mapa productivo que nos permita saber qué se produce, dónde, y en qué condiciones. Me parece que si el Estado mira hacia adentro y no tanto a aquellos sectores que apuntan únicamente a la exportación, vamos a ir mejor”, señala.

“Tenemos que apuntar a no importar tanto y a producir con lo nuestro. Esto lleva su tiempo, pero hay que empezar a hacerlo alguna vez. Tener una marca que nos permita reconocer qué es lo que se hace aquí, qué se produce, de qué manera y cómo lo podemos presentar frente al país y al mundo, me parece un buen paso”, afirma. 

Astigueta 01
Rafael Astigueta, industrial y comerciante mueblero.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar