Escalada de contagios: “Hay que construir consenso para otra cuarentena total”

Sociedad 11/09/2020 Por Miriam Campos
Así lo manifestó a LNM Rodrigo Quiroga, especialista en bioinformática y científico del Conicet. Crujen los sistemas sanitarios y a este ritmo de contagios, se proyectan para noviembre, más de 25.000 víctimas fatales en Argentina.
Rodrigo Quiroga @ La Voz de San Justo
“Vemos que el virus ha llegado a ciudades pequeñas y pueblos que realmente no estaban preparados", dice el investigador. - Foto: Gentileza La Voz de San Justo

chapa_ed_impresa_01

 “Es dramático y no lo vemos porque tampoco se está mostrando. Lo cierto es que hay una percepción del riesgo por parte de la sociedad que es realmente muy baja en comparación al riesgo real”, dice Rodrigo Quiroga, científico del Conicet, especialista en bioinformática y quien junto a investigadores de las distintas provincias, analiza estadísticamente cómo evoluciona la pandemia en Argentina y las proyecciones numéricas de la misma, aunque aclara: “Todo esto está condicionado por las decisiones que se vayan tomando”. 

Quiroga también forma parte de los científicos miembros del comité asesor que convocó la provincia de Buenos Aires. Fue él quien hace unos meses propuso activar el rastreo de casos sospechosos, a modo preventivo, antes que esperar la confirmación de contagios. Y hoy, cuando la cifra de contagios oscila entre los 10.000 y 12.000 casos diarios, Quiroga muestra preocupación: “Advertimos hace tiempo que había que tener mucha plasticidad, porque sin cumplimiento de las medidas preventivas, esto se iba a descontrolar”, dice. 

“Vemos que el virus ha llegado a ciudades pequeñas y pueblos que realmente no estaban preparados; no había percepción de riesgo porque no hubo casos en esos lugares hasta ahora, la gente estaba muy relajada y los cuidados eran muy pocos en cuanto a barbijos y reuniones sociales”, explica Quiroga y agrega: “Cuando llegó el virus, el contagio fue muy veloz, y los agarró totalmente desprevenidos.

grafico
Fuente: Análisis y Control basado en Datos - COVID-19 en Argentina Instituto UBA-CONICET de Ciencias de la Computación. 

-¿Qué es lo que agrava la situación?

- Está muy difícil la situación porque muchas veces estas ciudades o pueblos tienen un sistema de salud de una dimensión bastante reducida en comparación de lo que son las ciudades más grandes o lo que es el Amba. Por eso, ahora estamos viendo tantos problemas en localidades de Jujuy, el Alto Valle, Río Negro, Neuquén, Mendoza, Salta, La Rioja está muy difícil y creo que no terminamos de dimensionar el desastre que se está viviendo en estas provincias. En Córdoba, ahora vemos, por ejemplo, que hasta Río Cuarto tiene problemas con el sistema de salud. Ante picos de contagios, crujen los sistemas sanitarios de las localidades pequeñas.

-¿Qué proyectan los contagios de estas semanas?

-A nivel país lo que se ve es una situación muy dispar entre las provincias en cuanto al testeo, por lo que analizar la cifra de fallecidos es muy revelador porque nos muestra el panorama más importante. Tenemos alrededor de 200 fallecidos por día y esto corresponde a los contagios que teníamos hace dos semanas, que eran en promedio 7.000 ó 7.500 casos. Si uno mira en los últimos días que estuvimos más cerca de los 10.000 u 11.000 contagios, claramente lo que uno espera de acá a dos semanas es que superemos las 300 muertes por día. Eso es gente que ya se contagió y por lo tanto es inevitable que ocurra. Analizando los datos, se configura una escena de 16.000 fallecidos para fin de mes y aunque el contagio bajara a cero hoy mismo, prácticamente es ineludible que ocurra porque es gente que ya está contagiada.

 -¿Existe alguna forma de evitar que la curva siga creciendo? 

-Tiene que haber medidas a nivel nacional, porque las medidas solo a nivel local no alcanzan a construir consenso. El escenario para el 1 de noviembre es entre 25.000 y 30.000 fallecidos. Y esto sucederá mientras no logremos tomar consciencia como sociedad que ese es el panorama más probable. Lo mismo ocurre con la dirigencia política, no sé hasta dónde se da cuenta que eso es lo más probable que ocurra. 

“En Córdoba, ahora vemos que hasta Río Cuarto tiene problemas con el sistema de salud. Ante picos de contagios, crujen los sistemas sanitarios de las localidades pequeñas”.

-¿Qué tanto ayudaría volver a la fase 1?

- Creo en realidad que no va a quedar otra, hay que hacerlo tarde o temprano. Y hay que tratar de hacerlo cuando se pueda garantizar el mayor acatamiento posible. Por eso mismo, hay que construir consenso para otra cuarentena total. Esa es la clave, porque si tiene un alto acatamiento va a ser muy efectiva. Todos los países sudamericanos tuvieron que recurrir a esta medida para frenar el colapso del sistema de salud y la enorme cantidad de muertes que venían teniendo. Chile y Colombia son ejemplo de ello. Sabemos que funciona pero tiene que haber un alto acatamiento por parte de la población y cuanto más temprano se haga más vidas se van a salvar, pero también es real que cuesta mucho construir ese acatamiento.

-¿Cómo es el trabajo del Gobierno respecto a esto?

-Lo que me desespera un poco es que no veo que se esté en camino de ir construyendo ese consenso para lograr un acatamiento. El Gobierno está en una actitud más de desentenderse de la situación y lo que va a terminar pasando es que todos estos meses de esfuerzo van a haber sido un poco en vano. Que el Gobierno se rinda y tome actitud de espectador parecido a lo que hace el gobierno de la ciudad de Buenos Aires es realmente una situación dramática, porque es básicamente abandonar a su suerte a los que menos tienen.

-¿Y en cuanto a Córdoba?

-Lamentablemente, creo que el Gobierno local ya no piensa en reducir los casos a cero como habíamos logrado hasta principio de junio, sino que van a dejar que la gente se vaya contagiando porque creen que en Córdoba capital ya no es manejable. Lo cual es sumamente peligroso y como ya vimos, los sistemas de salud crujen bastante rápido cuando empiezan aumentar los casos con esta velocidad en el interior del país. 

“Hasta hace un mes el COE tomaba decisiones y ahora solo sugiere. Ahí empezó a nivel local el predominio de la decisión política sobre la sanitaria”.

-¿Crees que hay un cambio en cuanto al enfoque de las medidas?

-Es decepcionante que no se pueda en estas instancias frenar ciertas actitudes políticas guiadas por el voto o por la imagen. Lo llamativo acá en Córdoba es que el COE hace tres o cuatro semanas nos decía que el principal foco de contagio eran las reuniones familiares, y ahora el gobernador se pelea con el gobierno nacional para pedir más reuniones familiares. Hasta hace un mes el COE tomaba decisiones y ahora solo sugiere. Ahí empezó a nivel local el predominio de la decisión política sobre la sanitaria. 

Coronavirus en Córdoba prensa Gobierno de Córdoba
Hay un problema muy grande respecto a la disociación de dos mundos distintos, lo que pasa con los médicos en los hospitales y lo que se ven en las calles, gente haciendo una vida normal. Foto: archivo

En estas semanas, sociólogos hablan de que hay un mecanismo muy fuerte de negación para enfrentar la catástrofe. La premisa es que, a veces, es más fácil negar el problema y hacer de cuenta que no pasa nada porque eso permite hacer las cosas que uno le gustan y brinda cierta recompensa emocional. “Obviamente que es lindo salir a tomar cerveza con amigos, entonces es más fácil negar el problema o minimizarlo e intentar volver a una vida lo más normal posible”, dice Quiroga en relación a los análisis y puesta en común que vienen haciendo distintos actores de la ciencia, la política, la salud, que desde el inicio de la pandemia arman debates virtuales, escriben proyectos, y tal como el aporte del científico cordobés, ponen mano a la obra para intentar acercar soluciones a los problemas inmediatos que se transitan en este contexto. 

 “La gente necesita saber qué está ocurriendo exactamente, que no les mientan, la idea no es aterrorizar a nadie pero sí que tomemos conciencia”, dice Quiroga y agrega: “Es difícil transitar ese camino sin caer en la falta de seguridad, el pánico es sumamente complicado, y está costando en todo el mundo, no solamente en Argentina”.

 Tal como se ha visto en otros países, cuando empieza a rechinar el sistema de salud en las distintas regiones, no solo se producen muertes por coronavirus sino también por un montón otras enfermedades. “Cuando te quedas sin cama no podes atender al que tuvo un infarto, un accidente de auto, y entonces no son solo las muertes por Covid-19 el problema sino que se empiezan a dar muertes de otros tipo y es lo que se vio en otros países latinoamericanos, Ecuador, Perú, Bolivia”.

Hay un problema muy grande respecto a la disociación de dos mundos distintos, lo que pasa con los médicos en los hospitales que reciben muchos pacientes contagiados, sometidos a cargas laborales y emocionales muy intensas; y aquello que pasa con la gente en las calles, haciendo una vida normal pensando, tal vez, que un tapabocas preserva de todo. 

“Lamentablemente esto es en parte porque se les dio muy poca voz a los médicos que están en las trincheras, en particular en CABA vienen con un nivel de saturación desde hace meses y probablemente tengan que seguir un par de meses más. Hay un problema ahí porque no se sabe cuánto más pueden aguantar ese nivel de estrés físico y psicológico. Es muy difícil”, dice el investigador.  

En esa línea es que se surge el problema de sostener  un nivel alto de casos sin tener colapso del sistema de salud porque la cantidad de fallecidos acompaña siempre esa escalada. “Solo entre CABA y provincia de Buenos Aires, llega alrededor de 200 fallecidos por día, y eso es producto del nivel de casos que hay diarios a pesar de que no está colapsado aún del todo el sistema de salud, aunque está al borde”. 

-Tras estos meses de pandemia, ¿es la vacuna la luz al final del túnel?

-Un poco sí, cuando estén las primeras dosis no van a alcanzar para vacunar a todo el mundo pero sí podrían servir para vacunar al personal de salud, personas de riesgo y eso ya sería un cambio, frenaría muchísimo la propagación y bajaría enormemente los niveles de letalidad. Luego seguiría habiendo complicaciones pero la situación sería muy, muy diferente. De todos modos, la solución a la pandemia tiene que ser a través de lo social porque no pasa por ‘cuidate más’, sino por algo más en conjunto, algo que sea verdaderamente colectivo. 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar