UNC: consejos claves para el uso del alcohol y lavandina en el ámbito de la salud

Universidad 18/06/2020 Por Fabiana Cuba
En plena pandemia, investigadoras de Farmacia Hospitalaria desarrollaron una serie de documentos donde detallan las particularidades de uso de estos productos.
Alcohol
Los documentos están disponibles en el Repositorio Digital de la UNC. - Foto: FCQ - UNC.

Investigadoras de la Especialización en Farmacia Hospitalaria de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) desarrollaron una serie de documentos que incluyen diversas recomendaciones destinadas a trabajadores de la salud, en relación a la manipulación y calidad de productos como el alcohol, la lavandina y el uso de dispositivos de protección respiratorias en el marco de la pandemia de coronavirus que azota al país y el mundo.

“La especialización está orientada para aquellos farmacéuticos que se desempeñan en el ámbito hospitalario. Cuando surgió la problemática de la pandemia, comenzamos a definir, como parte de este espacio, ciertas cuestiones a tener en cuenta por parte de estos profesionales a la hora de adquirir los productos como lo es la calidad del equipo de protección personal, y el uso del alcohol y la lavandina, tanto para el uso hospitalario como para el uso domiciliario”, detalló la Dra. María Eugenia Olivera, directora de la carrera de posgrado. 

En ese marco, afirmó que es clave la diferenciación entre el uso institucional y el domiciliario ya que el primero se corresponde con aquel que “implica a quienes que se exponen a cierta cantidad de gérmenes, superior a la que se puede encontrar en los hogares”.

La importancia del alcohol como antiséptico y desinfectante

El equipo de investigación asegura que la adecuada antisepsia y desinfección de manos, ropa y objetos es fundamental para prevenir la propagación de las enfermedades infectocontagiosas y tiene como objetivo principal la inactivación de los microorganismos presentes en el área de contacto. 

En la actualidad, el método más consolidado para inactivar de manera rápida y efectiva una amplia gama de microorganismos potencialmente dañinos, que están presentes en las manos o superficies inanimadas, es el uso de formulaciones evaporativas, sin enjuague, compuestas por alcohol etílico o isopropílico (etanol o isopropanol, respectivamente).

Es importante conocer la concentración del alcohol fundamentalmente en el ámbito hospitalario. El alcohol como mínimo tiene que tener al menos un 70% y hasta 85% de etanol para que sea efectivo. Otro aspecto a tener en cuenta es la dosis, que se vincula con una cantidad que tiene que ser suficiente para hacer toda la fricción necesaria de manos y que dure la mano mojada por esa sustancia durante 20 o 30 segundos”, destacó Olivera.

La lavandina como agente desinfectante en ámbitos de salud

De acuerdo a las recomendaciones realizadas por las investigadoras es fundamental entender la importancia de la lavandina como agente desinfectante y de la comunidad farmacéutica hospitalaria para garantizar su calidad y legitimidad

Las recomendaciones ofrecen datos científicos sobre diversos aspectos de la lavandina y las medidas que se deben tomar para que la dilución preparada tenga un efecto germicida óptimo.

La lavandina o solución de hipoclorito de sodio es un agente germicida muy importante en el control de infecciones: posee rápida acción; es efectiva frente a bacterias, hongos y virus y resulta accesible a bajo costo. Sin embargo, su actividad germicida varía en función de su concentración y condiciones de uso.

Además, en algunas instituciones de salud su manejo se realiza sin el adecuado asesoramiento del Servicio de Farmacia o, incluso, se llevan a cabo diluciones estandarizadas sin considerar criteriosamente la variabilidad de concentraciones disponibles comercialmente, lo cual puede atentar contra los resultados esperados en cuanto a la desinfección.

Es importante que se tenga en cuenta su rótulo y su concentración para hacer una dilución correcta. El cloro viene en una concentración muy variada que va desde el 20% hasta el 110%”, expresó Carolina Luciani, una de las especialista que participó en el proyecto. 

Por otra parte, subrayó que es importante hacer una limpieza previa antes de su uso para evitar que se inactive su acción ante la materia orgánica. "Para lograr un efecto desinfectante que las superficies estén limpias", agregó.

El papel clave de los farmacéuticos hospitalarios

Las investigadoras destacaron el papel clave que juegan los farmacéuticos hospitalarios a la hora de analizar la composición y la calidad de los productos de desinfección y protección que se utilizan en el marco de la pandemia

“Son los encargados de tomar la decisión sobre estos productos ante la variedad del mercado. El Servicio de Farmacia son los responsables de la compra y el uso de estas sustancias para proteger a los trabajadores de la salud. El alcohol y la lavandina son los más usados en este momento de la pandemia”, manifestó la especialista Carolina Bustos Fierro, quien se desempeña en el Hospital de Clínicas.

El farmacéutico hospitalario es un profesional que cumple una función imprescindible en el sector hospitalarios, y su trabajo se ha intensificado en el contexto actual. “Es el encargado de que todo el personal de salud de la institución disponga de todos los insumos necesarios. Se encarga de adquirirlos, de evaluar su calidad y de distribuirlos de forma oportuna. Cada vez que hay un barbijo, cada vez que hay guantes, hay un farmacéutico detrás”, aseveró Olivera.

Los proyectos

Los documentos están disponibles en el Repositorio Digital de la UNC (https://rdu.unc.edu.ar/)  y en la página web de la FCQ (http://www.fcq.unc.edu.ar/).

Te puede interesar