Agujeros en la educación “modelo pandemia”: alumnos sin docentes y docentes recortados

Opinión 16/05/2020 Por Santiago Bibiloni
Autoridades del Ministerio de Educación provincial han asegurado públicamente que no hay alumnos que se hayan quedado sin docentes en el marco de la pandemia, pero esto no es verdad.
aula
- Alumnos y docentes realizan un esfuerzo conjunto, transitando un año muy particular por la pandemia del Covid-19. Foto: archivo.

Autoridades del Ministerio de Educación provincial han asegurado públicamente que no hay alumnos que se hayan quedado sin docentes en el marco de la pandemia, desde que irrumpió la cuarentena obligatoria a mediados de marzo. No es verdad. En lo que respecta al sistema público, tanto en nivel primario como en nivel medio hay alumnos que no pueden cursar las asignaturas correspondientes, justamente porque no hay docentes que hayan sido nombrados oficialmente para desarrollar el contenido de esas disciplinas; docentes estos que han visto recortado su salario al no poder renovar suplencias e interinatos vencidos el último día de febrero pasado y docentes –también- que directamente perdieron la totalidad de su remuneración.

Obviamente hay responsabilidades detrás de esta problemática que muchos –pareciera- quieren minimizar. O bien funcionarios del gobierno conocen la situación e igual deciden hacerse los distraídos, aprovechando la ocasión para ahorrarle unos pesos a la Provincia sin importarles la continuidad escolar de los alumnos; o bien las autoridades de las escuelas no informaron a Educación sobre la falta de nombramientos docentes para que los alumnos puedan acceder al conocimiento de las diversas asignaturas en cuarentena; o bien el gremio (que obviamente está al tanto del problema) ha decidido no reclamar formalmente al gobierno sobre la circunstancia que atraviesan muchos de sus representados. Cualquiera de éstas sea la causa, u otra, lo cierto es que el problema existe y sería saludable buscarle una solución.

Se sabe del esfuerzo conjunto que realizan alumnos y docentes transitando un año muy particular, por supuesto con muchas dificultades para que el vínculo educativo se mantenga. Al final de 2020 –dadas las circunstancias especiales de la marcha de este año lectivo con modalidad virtual- todos los alumnos avanzarán de grado o de curso, algunos inclusive culminando niveles de estudio, lo que tiene cierta lógica cuando se piensa que en 2021 se podría trabajar con programas integrados para asociar y recuperar algunos conocimientos. Ahora, ¿no tendría hoy un sentido más igualador que todos los alumnos tuviesen la misma oportunidad de acceder a las propuestas educativas de cada una de las asignaturas obligatorias de la curríucula? Claro que sí, y también sería un buen gesto del Estado, un buen síntoma para la educación pública, que los docentes recuperaran sus salarios y tengan así la posibilidad de volver a ocuparse de aquellos alumnos que esperan novedades hace ya tres meses.

Te puede interesar