Inadi Córdoba: “Tenemos situaciones muy violentas por la pandemia”

Sociedad 17/04/2020 Por Consuelo Cabral
Carina Bittar, titular del organismo en la provincia, habló de la discriminación y los ataques que personas de distintos sectores sociales vienen sufriendo por el coronavirus.
detenciones

chapa_ed_impresa_01

En 1992, la Fundación Huésped y el Consejo Publicitario Argentino lanzaron una publicidad en la televisión para concientizar sobre que el virus del sida nos podía tocar a todos. Durante casi un minuto la cámara enfocaba una hilera de camas vacías en un hospital, a la vez que una voz en off iba enumerando los distintos prejuicios que existían en la sociedad sobre las personas infectadas. “Homosexuales”, “drogadictos” y “hemofílicos”, eran algunos de los estereotipos de las personas que contraían el Virus de Inmunodeficiencia Humana. Al final, la voz en off advertía: “Ahora están tocando a tu puerta”.

La publicidad, con las carencias propias de la época en cuanto a conquistas discursivas de derechos humanos, funcionó de forma tan poderosa que el sida se convirtió en tema de conversación hasta entre quienes no llegábamos a los 10 años. Sin entender tal vez demasiado acerca de la enfermad, repetíamos la frase final como muletilla en nuestras charlas diarias para decir "ahora te toca a vos".

A 28 años de aquel momento, el mundo se enfrenta al desafío de controlar la pandemia del coronavirus, no solo de forma sanitaria y económica, sino también social y simbólica. Hoy la discriminación y los ataques a personas infectadas, posiblemente infectadas, a profesionales de la salud, a quienes regresaron del exterior, y a poblaciones vulnerables, entre otros casos, aumentan de forma alarmante. Los estereotipos y los prejuicios cobran la fuerza y la crueldad que históricamente han desnudado las grandes coyunturas, como ocurrió en la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo. 

Y si bien son enfermedades diferentes, épocas distintas, y asociarlas es justamente estigmatizante, se podría decir que ambas han sido blanco de la violencia que genera en muchas personas la conjunción del miedo y la desinformación. Es por eso que el mensaje al que apelaba la vieja publicidad del VIH se vuelve más urgente que nunca porque el coronavirus no discrimina, es una pandemia, pero también una oportunidad para que la sociedad del “sálvese quien pueda” sea vencida por la del “nadie se salva solo”. 

Así lo viene advirtiendo el Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) desde el día que comenzó la cuarentena obligatoria decretada por el presidente Alberto Fernández para aplanar la curva de personas infectadas en Argentina, y de esa forma evitar las miles de muertes que países como Estados Unidos, Italia y España ya acumulan. 

Este miércoles el organismo nacional informó que desde el 20 de marzo hasta el 14 de abril se recibieron 720 consultas por casos de discriminación a pacientes con coronavirus y que el promedio de consultas diarias es de 28, un 40% más que la cantidad de consultas históricas.

Hoy la discriminación y los ataques a personas infectadas, posiblemente infectadas, a profesionales de la salud, y a quienes regresaron del exterior aumentan de forma alarmante.

En ese contexto, La Nueva Mañana dialogó con Carina Bittar, directora de Inadi Córdoba, para conocer la situación en la Capital provincial y en el interior. Bittar hizo un repaso por los principales tipos de agresiones que se registran; los lugares donde ocurren; el rol de las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea como Whatsapp en el círculo de la discriminación; y se refirió a la pandemia como una oportunidad histórica para repensarnos como sociedad.

carina bittar inadi cba
Carina Bittar, titular del Inadi Delegación Córdoba. Foto: gentileza.

¿Cuáles son las principales consultas y denuncias que están recibiendo en relación al coronavirus en Córdoba?

Si bien desde que comenzó el aislamiento todas las oficinas de las delegaciones cerraron, estamos trabajando más cantidad de horas ya que lamentablemente aumentaron muchísimo las consultas y denuncias. De hecho, tenemos más actividad que Buenos Aires o Santa Fe, hay situaciones muy violentas. En estos últimos días tuvimos cinco situaciones de agresión a personal de salud en Córdoba capital. Este tipo de agresión proviene de personas de sectores medios. Dos hechos ocurrieron, por ejemplo, en barrio Poeta Lugones y en el Cerro de las Rosas. En el interior también ha habido agresiones a vecinos, especialmente en Sierras Chicas, todo el departamento Colón en general.

¿Qué pasa con los grupos históricamente vulnerados en la pandemia?

Hemos recibido denuncias por desalojos, como fue el caso de una joven trans en Córdoba, así como también avisos de abuso policial y detenciones arbitrarias a personas con discapacidad. El abuso policial está ocurriendo en los barrios más humildes. Un ejemplo es el de un hombre con problemas de vista, que estaba haciendo una changa de cadetería en Villa El Libertador, y fue detenido y humillado por efectivos policiales que le hicieron burla.

¿Qué tipos de agresiones están receptando?

Desde amenazas contra profesionales de la salud a través de carteles en edificios y escraches en redes sociales y Whatsapp a vecinos, hasta apedreos a casas de personas infectadas o que los vecinos y vecinas sospechan que pueden estar infectadas. El tema del teléfono y Whatsapp es imparable, horrible, e injusto porque desaparece la identidad y la responsabilidad de quien inicia la agresión. En Marcos Juárez obligaron a una mujer trans sin síntomas de Covid-19 a realizarse un hisopado, es decir, vincularon la enfermedad con su condición de género, y luego personal del hospital donde ocurrió viralizó audios con agravios e insultos hacia esa mujer.

¿A qué atribuyen desde el Inadi esta escalada de discriminación?

Venimos de un proceso de individualismo sin perspectiva solidaria, de muchos años de ‘sálvese quien pueda’, de meritocracia. En los últimos años el Estado desconoció el andamiaje construido en derechos humanos, se impulsaron doctrinas como la “Chocobar”, donde un policía puede matar por la espalda. La pandemia pone en juego los valores. Tenemos una oportunidad histórica y debemos apelar a la pedagogía del cuidado, ser más amorosos. Entender el concepto de pandemia y que el coronavirus iba a llegar de una u otra manera, porque el mundo está hiperconectado. Acá no hay culpables, no hay un enemigo. El virus no discrimina.

Hay que asumir la responsabilidad del autocuidado, leer información oficial, estar tranquilos, y preguntarnos cómo vamos a mirar a nuestro vecino cuando termine esto, al que le apedreaste la casa. Está bueno que repensemos algunas cosas. Existe una representación de los cordobeses y cordobesas como alegres y solidarios. Está bueno para repensarnos como sociedad y confiar en que hoy el Estado te cuida y no te mata o agrede.

Información importante

El Inadi puso a disposición vías de contacto por Whastapp: 116 492 1079 y 116 185 3968, todos los días de 9 a 15. Por el mail a [email protected] Por correo: [email protected] Por redes sociales, Facebook, Instagram o Twitter.

inadi

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar