La Cooperativa Textil que elabora los kits escolares para la provincia

Se trata de mochilas y cartucheras que cosen trabajadores autogestionados en talleres distribuidos en diez barrios de la ciudad junto a otras costureras que colaboran con sus propias máquinas.
Coop Textil00002
- En la actualidad la Cooperativa textil tiene 54 socios pero que brinda oportunidad laboral casi 200 personas. Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01

El proyecto nació hace alrededor de siete años atrás cuando desde el Encuentro de Organizaciones (EO) realizaban la marcha anual por la Educación Digna. 

En ese entonces, la protesta era por la democratización de la educación y se solicitaba que los kits escolares fuesen de una mayor calidad. En ese ámbito, surgió el proyecto de poder confeccionar ellos mismos las mochilas y cartucheras que distribuía el Gobierno de la Provincia a los sectores más humildes, y la experiencia piloto incluyó mil módulos en esa primera entrega.

Lo que lograron fue elaborar productos de mejor calidad con trabajo autogestionado, y permitieron que el Estado provincial ahorrara dinero al ofrecer productos con una mayor durabilidad.

La propuesta fue tomando forma a través de los años hasta la conformación formal hace dos años de la Cooperativa Textil de la EO Limitada, que en la actualidad tiene 54 socios pero que brinda oportunidad laboral casi 200 personas. 

Noelia Farías es la presidenta de esta cooperativa que desde hace tres años también confecciona los módulos maternales para las embarazadas del programa “Córdoba con Ellas”.

“La cooperativa de trabajo cuenta con 54 socios en la actualidad que son los que están a cargo de la confección de mochilas, pero además trabajan 120 costureras familiares que ayuda desde sus casas. Trabajamos en 10 barrios de la ciudad con talleres propios y máquinas que se lograron comprar a través de un proyecto con la Universidad Católica de Córdoba”, relató Noelia en diálogo con La Nueva Mañana.

“Todo comenzó cuando planteamos a la Provincia que las mochilas y cartucheras que nos distribuían eran de mala calidad v y se rompían muy rápidamente. Como ya teníamos un proyecto de conformar una cooperativa textil decidimos presentarles un modelo al Gobierno que incluyera el costo de mano de obra. Así empezamos con esa prueba de mil mochilas. Esto fue hace siete años atrás. El proyecto fue avanzando y el pedido de la Provincia se amplió. Es así que para el próximo 20 de febrero tenemos que entregar 14 mil mochilas y cartucheras”, explicó la presidenta de la cooperativa.

Además del kit escolar, la cooperativa también confecciona el módulo básico para las mujeres que van a tener bebés que consiste en ropa para el bebé, un cambiador, manta y un camisón para la mamá. “Arrancamos hace tres años a elaborar esos módulos. El año pasado entregamos mil al Gobierno”, precisó Farías.

Más allá de trabajar con pedidos de la Provincia, la cooperativa también realiza tareas para para empresas privadas, confeccionando sábanas, remeras, buzos, y camperas. “También hacemos sublimados y bordados que es un campo que fue creciendo bastante en el último tiempo”, contó Noelia.

“Cuando arrancamos éramos seis costureras en un solo barrio. Hoy estamos en 10 sectores de la ciudad, y tenemos trabajadores externos como cortaderos y coordinadores. En total somos 190 trabajadores en este proyecto textil y nuestra idea es ir capacitándonos y avanzar en otros proyectos”, aseveró.

Coop Textil00001
“Gracias a este trabajo pude mejorar un montón la calidad de vida de mi familia, de mis hijos. Entre otras cosas, pude reparar mi casa y hacerle un baño nuevo”, subrayó Lorena.

Un verdadero desafío

Cuando Noelia ingresó a la cooperativa lo hizo como ayudante porque no sabía coser. “Las compañeras me ayudaron. Luego fui asistiendo a las asambleas y terminé siendo parte del consejo”, recordó.

“Esta tarea ayudó a mi economía familiar porque hoy en día es mi entrada laboral. Pero también se tradujo en un crecimiento personal porque aprendí a coser y usar máquinas industriales”, aseguró Noelia.

Lorena Arias, una de las vocales del Consejo, también logró hacer de esta tarea su principal ingreso económico para su hogar.  “Yo ingresé al Encuentro de Organizaciones dando apoyo escolar en los salones comunitarios. Luego me interesé por la costura porque mi abuela me enseñó a coser en su máquina”, manifestó.

Lorena está embarcada por estos días en la producción de las 14 mil mochilas y cartucheras que deben estar listas para ser distribuidas antes del inicio del ciclo lectivo. La confección empieza en diciembre para que en marzo los chicos y chicas cuenten con los materiales previamente al cursado de las clases. “Es la producción más grande que hemos hecho”, recordó Lorena.

“Nosotros trabajamos en talleres que están en casas de familias y otros en salones comunitarios que tiene la organización en diferentes puntos de la Ciudad. Hay compañeras que para hacer las cartucheras usan máquinas de coser familiares. Pero para las mochilas, es necesario de máquinas industriales que tenemos en los talleres”, explicó.

“Gracias a este trabajo pude mejorar un montón la calidad de vida de mi familia, de mis hijos. Entre otras cosas, pude reparar mi casa y hacerle un baño nuevo”, subrayó Lorena.

  

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar